Ley No. 50-88 sobre Drogas y Sustancias Controladas de la República Dominicana, de 30 de Mayo de 1988 - Legislación - VLEX 360126914

Ley No. 50-88 sobre Drogas y Sustancias Controladas de la República Dominicana, de 30 de Mayo de 1988

ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Ley No. 50-88 sobre Drogas y Sustancias Controladas de la República Dominicana

EL CONGRESO NACIONAL

En Nombre de la República

Ley No. 50-88

CONSIDERANDO: Que el Artículo 5 de la Constitución Dominicana establece que el territorio de la República Dominicana está integrado por la parte oriental de la isla de Santo Domingo y sus islas adyacentes, y sus límites terrestres están fijados por el Tratado Fronterizo de 1929 y su Protocolo de Revisión de 1936, siendo también parte del territorio nacional, el mar territorial, el suelo y subsuelo submarinos correspondientes, así como el espacio aéreo comprendido sobre ellos,

CONSIDERANDO: Que la Ley No. 168 de fecha 12 de mayo de 1975, que regula la importación, fabricación, venta, distribución y uso de las drogas narcóticas resulta ineficaz en los momentos actuales como instrumento legal para prevenir y reprimir el tráfico y consumo ilícitos de drogas peligrosas, para el control de las mismas y de las sustancias indispensables para su fabricación, así como para rehabilitar a los usuarios de dichas drogas;

CONSIDERANDO: Que la magnitud del problema del tráfico y consumo ilícito de drogas alcanza en la actualidad, proporciones dramáticas y alarmantes, y nuestro país es utilizado como puente internacional,

CONSIDERANDO: La necesidad de que se categoricen y codifiquen los productos químicos básicos y esenciales en que se apoya el negocio internacional del tráfico y consumo ilícito de drogas y sustancias sicotrópicas, en relación con los niveles de peligrosidad resultantes de su uso y destino frecuentes y tomando en cuenta que no todas las drogas que requieren control legislativo son narcóticas,

CONSIDERANDO: Que las grandes sumas de dinero que se manejan en el tráfico y consumo ilícitos de drogas peligrosas, apoyadas en bien organizadas campañas publicitarias, ejercen una abierta, malsana y negativa influencia a la parte sana de la sociedad, principalmente a la juventud, que es factor esencial del desarrollo de los pueblos/

CONSIDERANDO: Que es indispensable crear centros contralados por el gobierno dominicano destinados a la destoxificación y rehabilitación de los individuos considerados adictos o fármaco-dependientes, en función de que, a diferencia de los ya existentes, se carece de las condiciones necesarias para el establecimiento de más centros privados dedicados a estas actividades a largo plazo,

CONSIDERANDO: La urgente necesidad de que se coordinen las capacidades y recursos disponibles para la ejecución de actividades, programas y proyectos de las diferentes instituciones que luchan en contra del abuso de las drogas, para la implementación de una estrategia y campaña nacional contra el consumo y tráfico de drogas y sustancias controladas en la República Dominicana,

CONSIDERANDO: Que es alarmante la cantidad de extranjeros que son sorprendidos en tráfico, posesión, consumo y uso ilícitos de drogas peligrosas, en violación a las costumbres y tradiciones de nuestro pueblo, a la actual Ley No. 168, así como a la Ley No. 95, sobre Inmigración,

CONSIDERANDO: Que en la actual Ley No. 168 no están clasificados ni subsecuentemente enumerados, los delitos relacionados con las drogas, ni tampoco están delimitadamente claras las sanciones penales y pecuniarias que han de imponérseles tanto a patrocinadores, traficantes, intermediarios, distribuidores o vendedores, lo mismo que a los usuarios;

CONSIDERANDO: Que la denominación "drogas narcóticas", como se consigna en la Ley No. 168, vigente, es muy confusa, simple y limitativa, y que toda tipificación de la conducta prohibida del hecho ilícito debe ser concreta, precisa, amplia, inteligible y, sobre todo, clara,

VISTA la Ley No. 168, de fecha 12 de mayo de 1975, que regula la Importación, Fabricación, Venta, Distribución y Uso de las Drogas Narcóticas,

VISTAS las Leyes, Reglamentos y Decretos sobre Drogas, anteriores a la Ley No. 168, de 1975,

VISTA la Ley No. 95, sobre Inmigración, del 1939,

VISTA la Ley No. 573, de fecha 16 de abril de 1977, sobre Mar Territorial, Zona Contigua, Zona Económica Exclusiva y Plataforma Continental,

VISTAS las Leyes Nos. 5439, de 1915, y sus modificaciones, sobre Libertad Provisional Bajo Fianza, la Ley No. 164 de 1980, sobre Libertad Condicional, y la Ley No. 223, de 1984, sobre el Perdón Condicional de la Pena,

VISTOS los Artículos 1, 2,, 3, 6, 7, 11, 18, 21, 23, 39, 40, 56, 57, 58 y 59 del Código Penal Dominicano y los Artículos 32 al 43 del Código de Procedimiento Criminal.

HA DADO LA SIGUIENTE LEY:

CAPITULO 1
TITULO YDEFINICIONESArtículos 1 a 95
Artículo 1Esta Ley se denominará como Ley sobre Drogas y Sustancias Controladas de la República Dominicana

Artículo 2

Las palabras y frases definidas en este artículo tendrán el significado que se expresa a continuación, a. menos que del texto de la Ley se desprenda otro significado.

ACAPITE I.- Adicción. Significa un patrón de conducta por el uso compulsivo de una sustancia, caracterizado por agobiante afección por el uso del fármaco, la necesidad de conseguirlo y una gran tendencia a recaer después de su supresión.

ACAPITE II.- Adicto o Fármaco-Dependiente. Toda persona que usa habitualmente un estupefaciente o sustancia peligrosa, con riesgo de poner en peligro su moral, salud, seguridad y bienestar, que haya adquirido la adicción o dependencia perdiendo el auto control sobre ese hábito, constituyendo así una amenaza para la sociedad.

ACAPITE III.- Administrar. Suministrar tratándose de medicamentos, aplicarlos, darlos o hacerlos tomar. Se entiende por esto, la aplicación directa al individuo, de una sustancia controlada o bajo régimen de prohibición legal, sea por inyección, inhalación, ingestión o por cualquier otro medio de ingreso al organismo.

ACAPITE IV.- Amapola Adormidera (Opium poppy). Planta de la especie Papaver Somniferum L., exceptuando sus semillas.

ACAPITE V.- Comercialización. Se entiende por comercialización las transacciones comerciales ilegales, compra, venta,, entrega, recepción, internación y exportación de estupefacientes y sustancias controladas, bajo régimen de prohibición legal.

ACAPITE VI.- Comercialización Ilegítima. Es cuando el sujeto activo, estando autorizado para comercializar o transportar sustancias controladas, les dá un uso ilegítimo.

ACAPITE VII.- Comercialización Ilícita. Es cuando el sujeto activo no tiene autorización debida para comercializar o transportar sustancias controladas que estén bajo el régimen legal de la prohibición.

ACAPITE VIII.- Consumo. Se entiende por consumo el uso esporádico, periódico o permanente de sustancias controladas que estén bajo el régimen legal de la prohibición, y que encierren el peligro de la dependencia.

ACAPITE IX.- Controlar. Significa incluir una droga o sustancia o precursor inmediato, en una categoría, eliminarla de ella o cambiarla de categoría, de conformidad con el Capítulo II de esta Ley.

ACAPITE X.- Cultivo.- Es la actividad destinada al desarrollo de una plantación, en los términos descritos en el numeral 2.33.

ACAPITE XI.- Dependencia Física.-- Síndrome específico y característico de síntomas físicos, provocados por la suspensión brusca de la droga (Síndrome de abstinencia).

ACAPITE XII.- Dependencia Psicológica.- Significa que existe una compulsión para continuar usando una droga a pesar de las consecuencias adversas.

ACAPITE XIII.- Dispensar,- Es la entrega de una sustancia controlada por orden o receta médica.

ACAPITE XIV.- Dispensador.- Es el médico, dentista, veterinario o farmacéutico que entrega la sustancia controlada.

ACÁPITE XV.- Distribuidor.- Es la persona que distribuye una sustancia controlada.

ACAPITE XVI.- Distribuir.- Significa entregar una sustancia controlada, por otro medio que no sea administrar o dispensar.

ACAPITE XVII.- Droga.- Es una sustancia simple o compuesta de origen natural o sintético, que, al ingresar al organismo, puede modificar la salud de los seres humanos y que se utiliza en la preparación de medicamentos, diagnósticos etc. Sustancia o preparado medicamentoso de afecto estimulante, deprimente o narcótico.

ACAPITE XVIII.- Drogas Alucinógenas.- Las drogas que pertenecen a este grupo se caracterizan por producir alucinaciones en los consumidores. Aunque esta no es su única propiedad, se exhibe como su efecto más destacado y dominante en el organismo de los consumidores. Entre las drogas alucinógenas de mayor uso, se destacan las siguientes: Dietilamida del Acido Lisergico,(LSD-25); Peyote, Mescalina y otras similares,

ACAPITE XIX.- Drogas Deprimentes o Estimulantes.- Todas aquellas que contengan cualquier cantidad de ácido barbitúrico o cualquiera de sus sales, cualquier derivado del ácido barbitúrico que se determine como capaz de formar hábito, toda droga que contenga cualquier cantidad de anfetaminas o cualquiera de sus isómeros ópticos, cualquier sal de anfetamina o cualquier sal de un isómero óptico de anfetamina, dietilamida del ácido lisérgico. Tienen potencial para el abuso debido a su afecto deprimente o estimulante en el sistema nervioso central o a su efecto alucinógeno.

ACAPITE XX.- Drogas Narcóticas.- Significa cualquiera de las siguientes sustancias, ya sean producidas directa o indirectamente extrayéndolas de sustancias de origen vegetal, independientemente por medio de síntesis química, o por una combinación de extracción y síntesis química:

  1. El opio, las hojas de coca y los opiatos.

  2. Cualquier compuesto, producto, sal, derivados o preparación de opio, hojas de coca u opiatos.

  3. Cualquier sustancia y cualquier compuesto, producto, sal, derivado o preparación de la misma, que sea químicamente idéntica a cualquiera de las sustancias mencionadas en los apartados a) y b) de este acápite, con la excepción de que, las palabras "Drogas Narcóticas" no incluyen las hojas de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS