Ley No. 1896, sobre Seguros Sociales, de 30 de Diciembre de 1948

Contenido completo sólo para clientes

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS
EXTRACTO GRATUITO

Gaceta Oficial No. 6883 de fecha 14 enero de 1949, pág.

Nota: Esta Ley, la última del año 1948, figura en este tomo por haberse omitido su publicación en el Tomo I de esta misma Obra, del año indicado, 1948.

EL CONGRESO NACIONAL

En Nombre de la República

HA DADO LA SIGUIENTE

LEY SOBRE SEGUROS SOCIALES

NUMERO 1896.

Capitulo I

CAMPO DE APLICACION.

Art. 1.- Se establece por la presente Ley el Seguro Social obligatorio, facultativo y de familia para cubrir, en las condiciones indicadas a continuación, los riesgos de enfermedad, maternidad, invalidez, vejez y muerte.

Párrafo I.- Para los fines de la aplicación de esta Ley se considera:

PATRONO, a la persona física o moral, y de derecho público o de derecho privado, que en función de empresa, negocio, explotación o actividad de cualquier clase, aprovecha en virtud de un contrato de trabajo los servicios de otra, a la que retribuye y somete en cuanto a la ocupación, a su dependencia.

EMPLEADOS, a quien en virtud del mismo contrato y en idénticas circunstancias prestan a un patrono servicios en los que predomina o se supone que predomina el esfuerzo intelectual.

OBREROS, a quienes en virtud de un contrato formal a tácito de trabajo y por una retribución fijada de antemano y fuera de su propia casa, prestan a un patrono servicios en los que predomina o se supone que predomina el esfuerzo muscular.

TRABAJADORAS A DOMICILIO, a quienes aisladamente o junto con otros trabajan en su propia casa o en un taller de familia por cuenta de uno o varios Patronos.

TRABAJADORES MOVILES U OCASIONALES, quienes sin distinción de sexo y sin sujeción fija a un patrono determinado puedan servir ocasional e indistintamente a varios empleadores; tales como los trabajadores portuarios, Picadores de caña, vagoneros y carreteros de caña (zonas azucareras), recolectadores y trifladores de café y cacao, sembradores y cortadores de arroz, despalilladores, enmanilladores y entrojadores de tabaco, ajusteros y peones de agricultura, obreros de construcción al servicio de Ingenieros, Arquitectos o Maestros de obra, peones de camiones y todos los que se ocupen de trabajos similares.

TRABAJADORES DOMESTICOS, a quienes sin distinción de sexo y también en virtud de un contrato de trabajo, prestan servicios a un patrono o a un principal de casa o establecimiento particular en calidad de choferes, porteros, portapliegos, ascensoristas, mozos, mandaderos, mayordomos, criados, cocineros, lavanderas y en cualquier otra ocupación equiparable.

APRENDICES, a quienes prestan sus servicios a un patrono a cambio de que se les enseñe un arte, profesión u oficio. Pierden el carácter de aprendices quienes reciban una retribución semanal mayor de seis pesos.

TRABAJADORES INDEPENDIENTES, a quienes sin sujeción a un patrono y sin la ayuda de tercero, trabajen por su propia cuenta o prestan directamente al público sus servicios, tales como artesanos, maestros de talleres, choferes y conductores de vehículos de alquiler, vendedores ambulantes, pequeños comerciantes, pequeños industriales, y en general, todos los oficios y ocupaciones autónomas asimilables.

Párrafo II.- La Secretaría de Estado del Trabajo, resolverá, a solicitud de la Caja Dominicana de Seguros Sociales o de los interesados, las discrepancias que puedan surgir respecto de la clasificación profesional de los asegurados.

Párrafo III.- Para los efectos de la presente Ley, no tienen calidad de patronos:

Apartado a). Los contratistas, subcontratistas, ajustadores o intermediarios que interviniendo personalmente en la ejecución material del encargo no ocupen tres o más de tres obreros o empleados auxiliares;

Apartado b). Los aparceros, medieros, colonos y los que con distinta denominación, Pero con el mismo carácter, explotan una suerte de tierras mediante el pago de un canon en productos o a partir de frutos con el propietario o conductor del fundo, siempre que no ocupen tres o más de tres obreros o empleados auxiliares;

Apartado c). Los trabajadores a domicilio, reconocidos por la Ley como asegurados obligatorios, en relación con las personas que en su propia casa o en un taller de familia lo ayuden en el trabajo, y

Apartado d). Los pequeños propietarios de tierras que siendo ellos mismos obreros agrícolas no ocupen permanentemente tres o más de tres obreros auxiliares.

Párrafo IV. Los trabajadores comprendidos en los apartados a, b y c del párrafo anterior y sus auxiliares serán considerados como asegurados obligatorios dependientes del patrono por cuya cuenta trabajan y los comprendidos en el apartado d) y sus auxiliares como trabajadores independientes.

SEGUROS OBLIGATORIOS.

Art. 2.- Están comprendidos en el seguro obligatorio, sin distinción de sexo, nacionalidad, género de ocupación ni clase de patrono:

Apartado a). Los obreros, cualquiera que fuere el monto de su retribución;

Apartado b). Los empleados, con las excepciones consideradas en los apartados a y b del artículo 4; y

Apartado c). Los trabajadores a domicilio; los trabajadores móviles u ocasionales, los servidores domésticos, incluidos los de casa particular, los aprendices, aunque no reciban salario y las personas retribuidas únicamente en especie.

Art. 3.- Se asimila a la condición de asegurados obligatorios, y sólo en cuanto a los riesgos de enfermedad e invalidez, a los trabajadores independientes de las colonias agrícolas fronterizas, siempre que no exploten un numero mayor de tareas que las que fije por decreto o en el reglamento el Poder Ejecutivo.

Art. 4.- Están exceptuados del seguro obligatorio:

Apartado a). Los empleados públicos previstos en las leyes sobre pensiones civiles; retiro militar y retiro policial, salvo que se trate de empresas de servicio Público o de que por ley especial se acordara incorporarlos;

Apartado b). Los empleados particulares, cuyo sueldo estimado en semanas, exceda el monto de la séptima categoría de salarios, establecida en cuadro del artículo 25;

Apartado c). Los menores de 14 años, salvo que conforme a las disposiciones legales sobre Contratos de Trabajo ingresen al trabajo con anterioridad;

Apartado d). Los mayores de 60 años, siempre que no soliciten que se prorrogue a los 65, la edad señalada para el disfrute de la pensión de vejez;

Apartado c). El varón o la mujer que esté al servicio de su cónyuge y los hijos menores de 17 años que trabajen por cuenta de cualquiera de sus padres; y

Apartado f). Los accidentados del trabajo y los enfermos profesionales, que perciben o puedan legalmente percibir por este título una pensión de invalidez.

Párrafo. Las excepciones consideradas en los apartados precedentes, se acreditarán:

Apartado 1.- Con la exhibición del Libro de Sueldo y Jornales que ordena llevar la presente Ley, si se trata de los empleados particulares, exceptuados por razón del monto del salario; o con el sistema de contabilidad que hubiere sido adoptado por los patronos que tengan servidores de carácter fijo en número mayor de 50, y cuyo sistema hubiera sido abrogado por la Caja Para los fines de inspección.

Apartado 2. Con la partida del nacimiento o a falta de ésta con la comprobación médica de la edad fisiológica, si se trata de los exceptuados por razón de la edad;

Apartado 3.- Con la partida de matrimonio o del nacimiento de los hijos, si se trata, de la excepción derivada del vínculo familiar, y

Apartado 4.- Con copia certificada de la sentencia judicial pertinente si se traba de excepción por accidente del trabajo o por enfermedad profesional.

Art. 5.- La excepción de los enfermos profesionales será absoluta y la de los accidentados sólo cuando la víctima hubiere perdido mas de un tercio de su capacidad para el trabajo.

Art. 6.- Si el accidente del trabajo o la enfermedad profesional es posterior a la inscripción en el seguro, se cancelará esta y se devolverán al asegurado sus cotizaciones personales con intereses capitalizados a razón del 5% anual.

Art. 7.- Se afiliarán o permanecerán afiliados en el seguro obligatorio de enfermedad, los mayores de 60 años que sin prorrogar a los 65 la edad de retiro continúan al servicio de un patrono, y asimismo, los accidentados del trabajo que dejan de ser asegurados obligatorios, pero emplean en una ocupación asalariada el residuo de su capacidad, en ambos casos los asegurados y el Estado estarán exceptuados del pago de cotización.

SEGURO FACULTATIVO

Art. 8.- Podrán afiliarse en el seguro facultativo:

Apartado a). Los asegurados obligatorios que dejen de serlo, siempre que no se trate de los exonerados por límite de edad o por razón de accidente de trabajo o enfermedad profesional; y

Apartado b). Los trabajadores independientes del comercio, la industria, la agricultura, el artesanado y los servicios de aprovechamiento general.

Art. 9.- Quienes soliciten su afiliación, en el seguro facultativo, acreditarán:

Apartado a). Que sus ingresos, estimados por semana, no excedan de la séptima categoría establecida en el cuadro del artículo 25, y

Apartado b). Que no sufren de enfermedad o lesión crónica que afecte o pueda afectar su capacidad para el trabajo.

Párrafo.- Estarán exceptuados de estos requisitos quienes se inscriban en el seguro facultativo dentro de los noventa días siguientes al cese en el seguro obligatorio, siempre que hubieran permanecido y cotizado en este no menos de un año.

Art. 10.- Los que se inscriban en el seguro facultativo por haber cesado en el seguro obligatorio, pagaran sus cotizaciones sobre la base del salario promedio de su ultima cotización y los demás a partir de la cuarta categoría de salario establecida en el cuadro del artículo 25.

Art. 11.- El seguro facultativo, con excepción de la asistencia obstétrica de la cónyuge, cubre los mismos riesgos que el seguro obligatorio y está sujeto, en cuanto a sus prestaciones, a las mismas formalidades.

SEGURO DE FAMILIA

Art 12.- La atención obstétrica de la cónyuge del asegurado obligatorio y la pediátrica...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS