Sentencia nº 5 de Corte Suprema de Justicia - Pleno, del 4 de Diciembre de 1981.

Contenido completo sólo para clientes

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS
EXTRACTO GRATUITO

Dios, Patria y Libertad

República Dominicana.

En Nombre de la República, la Suprema Corte de Justicia, regularmente constituida por los Jueces Néstor Contín Aybar, Presidente; Fernando Ravelo de la Fuente, Primer Sustituto de Presidente; Francisco Elpidio Beras, Joaquín Alvarez Perelló, Juan Bautista Rojas Almánzar, Felipe Osvaldo Perdomo Báez y Leonte Rafael Alburquerque Castillo, asistidos del Secretario General, en la Sala donde celebra sus audiencias, en la ciudad de Santo Domingo, Distrito Nacional, hoy día 4 del mes de diciembre del año 1981, años 138º de la Independencia y 119º de la Restauración, dicta en audiencia pública, como Corte de Casación, la siguiente sentencia:

Sobre los recursos de casación interpuestos conjuntamente por Alcides Liberato, dominicano, mayor de edad, cédula No. 139453; serie 1ra., domiciliado en la calle Activo 20-30, del Ensanche Ozama, de esta capital y la Seguros Pepín, S. A., contra la sentencia dictada el 8 de mayo de 1979, en sus atribuciones correccionales, por la Corte de Apelación de Santo Domingo, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al Alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído al Dr. Nicolás Tirado Javier, cédula No, 2202, serie ó7, abogado del interviniente, en la lectura de sus conclusiones; interviniente que es Miguel Burgos Paredes, dominicano, mayor de edad, barbero, soltero, cédula No. 2003, serie 63, domiciliado en la calle Manuela Diez No. 107, del Barrio de Villa María, de esta capital;

Oído el dictamen del Magistrada Procurador General de la República;

Vista e1 Acta del recurso de casación levantada en la Secretaría de la Corte a-qua el 5 de junio de 1979, a requerimiento del Dr. J. O. Viñas Bonnelly, cédula Núm. 18849, serie 56, en representación de los recurrentes ya mencionados, Acta en la cual no se propone ningún medio determinado de casación;

Visto el memorial de los recurrentes, del 26 de mayo de 1980, suscrito por su abogado, en el cual se proponen contra la sentencia que impugnan los medios de casación que se indican más adelante;

Visto el escrito del interviniente, del 26 de mayo de 1980, suscrito por su abogado;

La Suprema Corte de Justicia, después de haber de liberado, y vistos los textos legales invocados por los recurrentes, que se mencionan más adelante, y los artículos 203 del Código de Procedimiento Criminal y 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación;

Considerando que en la sentencia impugnada y en los documentos del expediente a que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS