El suicidio

 
EXTRACTO GRATUITO

"El suicidio"

Lawrece Steven

U N D E R E C H O C I V I L

Traducido por César Tort, Ciudad de México, México

Es común pensar acerca del suicidio. En su libro Suicidio, publicado en 1988, Earl Grollman dice: "Casi todo mundo ha contemplado el suicidio en un momento u otro de sus vidas" (Beacon Press, 2' edición, p. 2). En su libro Suicidio, una decisión para siempre publicado en 1987, el sicólogo Paul Quinnett dice: "Las investigaciones han mostrado que una mayoría sustancial de gente ha considerado el suicidio en un momento de susvidas, y lo han considerado seriamente" (p. 12). A pesar de esto, generalmente cerrarnos el entrecejo cuando alguien habla de suicidarse, y tales pensamientos por si mismos son causa suficiente para una "hospitalización" involuntaria y un "tratamiento" siquiátrico, especialmente si la persona quiere realmente suicidarse y rehusa "terapias" que cambien su pensar. El hecho de que en Estados Unidos se encarcele a la gente que piensa y habla del suicidio implica que, a pesar de que la Constitución habla de libre expresión y a pesar de que los americanos afirman que viven en un país libre, la realidad es que muchos si no es que la mayoría de los americanos no creen en estas libertades (además, rechazan el derecho del individuo a suicidarse).

A diferencia de este punto de vista, la aseveración de que la gente no sólo tiene derecho a hablar de suicidarse, sino a suicidarse de hecho, ha sido hecha por muchos que creen en la libertad individual. En su libro Suicidio en Estados Unidos, publicado en 1982, el siquiatra Herbert Hendin dice: "En parte para responder a los que quieren prevenir el suicidio, en parte como reacción a abusos de internamiento, y principalmente por la idea de aceptar cualquier cosa que no haga daño físico a nadie, vemos el suicidio como un derecho humano fundamental. Muchos de los que abogan por esto deploran todo intento de prevenirlo como una interferencia con ese derecho. Esto es lo que expresó Nietzsche cuando escribió: 'Existe un derecho por el cual podemos privar a un hombre de su vida, pero no existe ninguno con el que lo podamos privar de su muerte'. Tomado en su contexto social y sicológico, el suicidio es considerado por algunos como un tema de libertad individual exclusivamente" (Norton & Co., p. 209). En su libro La muerte de la siquiatría, publicado en 1974, el siquiatra Fuller Torrey dice: "No debiera ser posible internar a la gente contra su voluntad en hospitales mentales... Esto implica que tienen el derecho a matarse si lo desean. Eso es lo que creo" (Chilton Book Co., p. 180). En su libro ¿Por qué el suicidio? el sicólogo Eustace Chesser aseveró: "El derecho a escoger el tiempo y manera de la propia muerte me parece que debiera ser inexpugnable... En mi opinión el derecho a morir es la primera y más grande de las libertades humanas" (Arrow Books, 1968, pp. 123 & 125). En Sobre el suicidio, publicado en 1851, Arthur Schopenhauer elijo: "No hay nada en el mundo sobre lo que cada hombre tenga título más inexpugnable que su propia vida o persona" (citado en H.L. Mencken Nuevo diccionario de citas, Knopf, 1942, p. 1161). En una versión en audiocasette del libro Vida 101 publicado en 1990, John Roger y Peter Williams nos dicen: "Las descripciones de una gran cantidad de individuos apuntan a la posibilidad de que la muerte podría no ser mala... El suicidio siempre es una opción. Es lo que algunas veces hace más tolerable la vida. El hecho de saber que no debemos estar aquí a la fuerza hace que sintamos que estar aquí sea más llevadero". Susy Szasz, víctima de una enfermedad llamada lupus eritematoso, confirma esto en su libro Viviendo con ello: por qué no tienes que estar sano para ser feliz. Escribió ese libro después de un agudo brote de su enfermedad que hizo que contemplara el suicidio: "Como han dicho muchos filósofos de la antigüedad, encontré que la libertad misma de suicidarse era liberadora" (Prometheus Books, 1991, p. 226). En tiempos antiguos (ca. 485-425 a.C.) Herodoto escribió: "Cuando la viola es una carga para un hombre, la muerte se convierte en búsqueda de un refugio". En su libro Una lengua indomable, publicado en 1990, Thomas Szasz dice: "El suicidio es un derecho humano fundamental... la sociedad no tiene derecho a intervenir por la fuerza con la decisión de una persona de cometer ese acto" (Open Court, pp. 250s).

A estas declaraciones de apoyo al derecho de suicidarse añadiré la propia.

En una sociedad libre tu vida te pertenece, y tu única obligación es respetar los derechos de otros. Creo que todos hemos de ser tratados como los únicos dueños de nosotros mismos y de nuestras vidas. Por lo mismo, creo que una persona que se suicida tiene todo el derecho de hacerlo siempre y cuando que ella (o él) lo haga en privacidad y sin poner en peligro la seguridad física de los demás. Los miembros de la familia, los oficiales de policía, los jueces y los "terapeutas" que interfieren con la decisión' de una persona para terminar su vida están violando sus derechos. La opinión común de que la posibilidad del suicidio justifica el tratamiento siquiátrico, aún contra la voluntad del suicida en potencia, está equivocada. Suponiendo que la persona en cuestión no viole los derechos de otros, su autonomía es de mayor valor que la imposición de lo que otros consideren racional, o que, como dicen, que esté "en los mejores intereses" de tal persona. En una sociedad libre que reconoce que uno se pertenece, lo que dicen los siquiatras -"su conducta representa un peligro para sí mismo"-es irrelevante. En palabras de una película con Richard Dreyfuss: "¿Por fin, a quién pertenece la vida?" El más grande

de los derechos humanos es el derecho a pertenecerse uno mismo. Un aspecto de tal derecho es el derecho a vivir, pero otro aspecto es el derecho a poner fin a la propia vida. El que una persona apoye este derecho es una "prueba de tornasol" para saber si cree o no que uno se pertenece a sí mismo y la libertad individual que conlleva: libertad que, se nos ha enseñado, es la razón de ser de la democracia americana.

Una razón por la que algunos se oponen al derecho de suicidarse es la creencia teológica que se expresa de esta manera: "Dios te dio la vida y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA