SAS, se acabo

¡SAS!… se acabó

Juan F. Puello Herrera

Abogado, encargado de la Maestría en Derecho de los Negocios Corporativos en la PUCMM-RSTA, autor de varias obras.

RESUMEN:

Las Sociedades por Acciones Simplificadas (SAS) probablemente harán su incursión en la legislación societaria dominicana, a través de un proyecto de ley que sustituiría a la nueva ley de sociedades comerciales Un análisis de esta propuesta legislativa lleva a considerar su pertinencia en el ámbito del quehacer jurídico comercial en la República Dominicana.

PALABRAS CLAVES:

Ley General de las Sociedades Comerciales y Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada, Sociedades por Acciones Simplificadas (SAS), libertad contractual, derecho comercial, República Dominicana.

En lingüística, la onomatopeya es el “uso de una palabra, o en ocasiones un grupo de palabras, cuya pronunciación imita el sonido de aquello que describe”. Un ejemplo típico de onomatopeya es ¡zas!, que se utiliza para imitar el sonido que hace un golpe, o el golpe mismo. En este caso permítanme una licencia, diría fonológica u onomatopéyica, de escribirla con S en lugar de Z; porque a fin de cuentas, si a los españoles al pronunciar Superman lo hacen fonológicamente con la z me permito esta licencia de SAS con s y no con z, para exponer algunas consideraciones sobre una nueva tipología de sociedad (las Sociedades por Acciones Simplificadas, en lo adelante SAS), que se pretende incluir en la legislación societaria dominicana, mediante un proyecto de ley (en lo adelante el Proyecto) que sustituiría a la Ley General de las Sociedades Comerciales y Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada No. 479-08 promulgada el 11 de diciembre de 2008 (en lo adelante Ley 479-08).

Pero basta de onomatopeyas y fonemas y vayamos al grano. La pretendida sustitución o modificación de la Ley 479-08, obliga a hacer una reflexión sobre tan “desacertada” iniciativa o pieza legislativa en lo que respecta a la inclusión de la SAS.

En la introducción que hago de la materia Derecho Societario en la maestría de los negocios corporativos en la PUCAMAIMA, señalo que el Derecho Comercial está en constante evolución, por lo que la vida económica moderna lleva a revisar las formas tradicionales del comercio.

Es un axioma que la vía jurídica, y en especial la comercial, no puede “fosilisarse”, y en ese estado de fosilización era en que se encontraba la legislación comercial relativa a las sociedades comerciales (artículos 18 a 64 del...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba