Sentencia nº 14 de Suprema Corte de Justicia, del 25 de Julio de 2012.

Fecha de Resolución25 de Julio de 2012
EmisorTercera Sala

Fecha: 25/07/2012

Materia: Laboral

Recurrente(s): Autoridad Portuaria Dominicana Apordom

Abogado(s): D.. H.M.P., J.R.A., Dra. A.C.R.

Recurrido(s): G.B. De la Rosa

Abogado(s): L.. Y.A.. Reyes Izquierdo

Intrviniente(s):

Abogado(s):

Dios, Patria y Libertad

República Dominicana

En Nombre de la República, la Tercera Sala de lo Laboral, Tierras, Contencioso Administrativo y Contencioso Tributario de la Suprema Corte de Justicia, dicta en audiencia pública la siguiente sentencia:

Sobre el recurso de casación interpuesto por Autoridad Portuaria Dominicana, (Apordom), institución de carácter autónomo creada conforme a la ley 70 del 17 de diciembre del año 1970, con su asiento social en La Margen Oriental del Río Haina, Km. 13.5 de la carretera S., de esta ciudad de Santo Domingo Oeste, representada por su Director Ejecutivo, Ing. R.A.R.C., dominicano, Cédula de Identidad y Electoral núm. 001-0134520-5, domiciliado y residente en esta ciudad, contra la sentencia dictada por la Segunda Sala de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional, el 24 de febrero de 2011, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído en la lectura de sus conclusiones a la Dra. A.C.R., abogada del recurrente;

Visto el memorial de casación depositado en la Secretaría de la Segunda Sala de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional, el 20 de mayo de 2011, suscrito por los Dres. H.M.P. y J.A.R.A., abogados de la recurrente, mediante el cual proponen los medios que se indican más adelante;

Visto el memorial de defensa depositado en la Secretaría de la Suprema Corte de Justicia el 31 de mayo de 2011, suscrito por la Licda. Y.A.. R.I., abogada del recurrido, G.B. De la Rosa;

Que en fecha 23 de noviembre de 2011, esta Tercera Sala en atribuciones laborales, integrada por los Jueces: J.L.V., P.; P.R.C., J.A.S., E.R.P. y D.O.F., asistidos de la Secretaria General, procedieron a celebrar audiencia pública, para conocer el presente recurso de casación;

Visto la Ley núm. 25 de 1991, modificada por la Ley núm. 156 de 1997, y los artículos 1 y 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación;

Visto el auto dictado el 23 de julio de 2012, por el magistrado M.R.H.C., Presidente de la Tercera Sala de la Suprema Corte de Justicia, por medio del cual se llama a sí mismo, conjuntamente con los magistrados S.I.H.M., R.C.P.A. y E.H.M., Jueces de esta Sala, para integrar la misma en la deliberación y fallo del recurso de casación de que se trata, de conformidad con la Ley núm. 684 del 1934;

Considerando, que en la sentencia impugnada y en los documentos a que ella se refiere, consta lo siguiente: a) que en ocasión de la demanda laboral, interpuesta por el actual recurrido señor G.B. De la Rosa contra Autoridad Portuaria Dominicana, la Tercera Sala del Juzgado de Trabajo del Distrito Nacional, dictó el 27 de octubre de 2006, una sentencia con el siguiente dispositivo: "Primero: Ratifica el defecto de la parte demandada pronunciado en la audiencia que se llevó a efecto en fecha 17-octubre-2006; Segundo: Declara regular, en cuanto la forma, las demandas en reclamación del pago de prestaciones, derechos laborales, fundamentadas en un desahucio e indemnización de daños y perjuicios por la no inscripción en el Instituto Dominicano de Seguro Social, interpuestas pro Sr. G.B. De la Rosa en contra de Autoridad Portuaria Dominicana, por ser conforme al derecho; Tercero: Declara resuelto, en cuanto al fondo, el contrato de trabajo que existía entre Sr. G.B. De la Rosa con Autoridad Portuaria Dominicana por desahucio y en consecuencia acoge las de prestaciones laborales, compensación por vacaciones no disfrutadas, salario de Navidad y daños y perjuicios, por ser justas y reposar en pruebas legales; y rechaza la de participación en los beneficios de la empresa por improcedente, especialmente por mal fundamentada; Cuarto: Condena a Autoridad Portuaria Dominicana a pagar a favor de Sr. G.B. De la Rosa los valores y por los conceptos que se indican a continuación: RD$10,245.76 por 28 días de preaviso; RD$23,052.96 por 63 días de cesantía; RD$5,122.88 por 14 días de vacaciones; RD$5,813.33 por la proporción de Salario de Navidad del año 2006 y RD$10,000.00 por la indemnización compensadora de daños y perjuicios (en total son: Cincuenta y Cuatro Mil Doscientos Treinta Cuatro Pesos Dominicanos con Noventa y Tres Centavos (RD$54,234.93) más RD$365.92 por cada día de retardo que transcurran desde la fecha 11-septiembre-2004 hasta que sean pagados los valores precedentemente indicados, en base a un salario mensual de RD$8,720.00 y a un tiempo de labor de 3 años; Quinto: Ordena Autoridad Portuaria Dominicana que al momento de pagar los valores que se indican en esta sentencia tomar en cuenta la variación que ha tenido el valor de la moneda nacional en el período comprendido entre las fechas 28-octubre-2004 y 27-octubre-2006; Sexto: Condena a Autoridad Portuaria Dominicana al pago de las costas del procedimiento en distracción de la Licda. Y.A.R.I."; b) que sobre el recurso de apelación interpuesto contra esta decisión intervino la sentencia, objeto del presente recurso, cuyo dispositivo reza así: "Primero: Declara regular y válida en cuanto a la forma demanda en perención de instancia de fecha 8 de marzo 2010, elevada por el trabajador G.B. De la Rosa en ocasión del recurso de apelación interpuesto por Autoridad Portuaria Dominicana (Apordom) en contra de la sentencia de fecha 27 de octubre del año 2006, dictada por la Tercera Sala del Juzgado de Trabajo del Distrito Nacional, por haber sido hecho conforme a derecho;; Segundo: Declara perimida la presente instancia surgida a consecuencia del recurso de apelación anteriormente citado; Tercero: Condena a la Autoridad Portuaria Dominicana al pago de las costas del procedimiento y ordena su distracción a favor de la Licda. Y.R.I., quien afirma haberlas avanzado en su totalidad";

Considerando, que la recurrente propone en su recurso de casación los siguientes medios; Primer Medio: Violación e inobservancia de las disposiciones contenidas en el artículo 625, del Código de Trabajo y 400 del Código de Procedimiento Civil, violación a la ley; Segundo Medio: Violación por parte de los tribunales de fondo del artículo 180 del Código de Trabajo y violación a la ley;

Considerando, que en el desarrollo del primer medio de casación propuesto, la recurrente alega en síntesis lo siguiente: "que en la especie se trata de una sentencia dictada por la Segunda Sala de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional, donde dicho tribunal procedió a decretar la perención de la instancia, si bien es cierto que el recurso de apelación óbice de la sentencia objeto del presente recurso fue ejercido en fecha 5 de diciembre de 2006 y la demanda en perención es de fecha 8 de marzo de 2010, por lo que aparentemente estamos en presencia de una instancia de apelación perimida, más si el tribunal a quien va dirigido el presente recurso asimila las defensas que ponderamos posteriormente, de pronto estará convencido de todo lo contrario a la decisión del tribunal a-quo; que cuando en un expediente las partes no pueden aportar pruebas de sus alegatos, en ausencia de todo medio literal comprobatorio de ruptura de contrato de trabajo, que permita apreciar la verdadera intención del empleador, la figura más lógica es la del despido, pues el desahucio como figura consta en un escrito, mientras que el despido puede presentar el matiz de ser ejercido verbalmente, y el mismo hecho de la confusión sobre el tipo de ruptura del contrato de trabajo se desprende como presunción del hombre, los jueces fallaron sin pruebas y sin base legal, pues la certificación de empleo no le especifica al juez de fondo sobre los elementos que deben tenerse en consideración para tipificar una ruptura del contrato de trabajo, en consecuencia la sentencia objeto del presente recurso debe ser casada y enviada para examen de fondo con todas sus consecuencias";

Considerando, que la sentencia objeto del presente recurso expresa: "que el recurrido por ante esta instancia, señor G.B. De la Rosa, demandó, en fecha 8 de marzo del año 2010, la perención de la instancia abierta con motivo del recurso más arriba indicado, sobre la base de que el presente proceso ha tenido más de tres años de inactividad procesal" y añade "que según el artículo 397 del Código de Procedimiento Civil, aplicable a la materia de trabajo de forma supletoria, la perención de instancia es un modo de extinción de la instancia que opera cuando haya habido cesación en los procedimientos durante tres años, término el cual la ley considera prudente para presumir la falta de interés de las partes en la instancia que estuviera abierta";

Considerando, que la sentencia impugnada por el presente recurso expresa: "que del estudio del presente expediente se advierte que desde el día 5 de diciembre del año 2006, momento de la interposición del presente recurso de apelación, no se ha registrado acto de procedimiento alguno que demuestre el interés de alguna de las partes de hacer progresar la presente instancia, razón por la que, la demanda en perención formulada por el recurrido mediante instancia de fecha 8 de marzo del año 2010 y dirigida a la Secretaría esta Jurisdicción, debe ser acogida en todas sus partes";

Considerando, que las disposiciones del artículo 397 del Código de Procedimiento Civil, aplicable en esta materia, en virtud del IV Principio Fundamental del Código de Trabajo que dispone que el derecho común suple la ausencia de disposiciones especiales de las leyes relativas al trabajo, establece que: "Toda instancia, aunque en ella no haya habido constitución de abogado, se extinguirá por cesación de los procedimientos durante tres años. Este plazo se ampliará a seis meses más, en aquellos casos que den lugar a demanda en renovación de instancia, o constitución de nuevo abogado";

Considerando, que habiendo declarado perimida la instancia, carece de pertinencia jurídica determinar situaciones propias de la naturaleza de la terminación del contrato de trabajo y del examen del proceso, en consecuencia en ese aspecto dicho pedimento debe ser rechazado;

Considerando, que para determinar el fundamento de una demanda en perención se requiere la precisión de las fechas en que se produjo la última actuación procesal válida y la demanda o recurso del caso de que se trata, sin que haya sido objeto de controversia o prueba en contrario como lo estableció la sentencia del tribunal a-quo desde el 5 de diciembre del 2006 fecha del recurso de apelación, la recurrente no realizó ningún tipo de actuación procesal, en consecuencia la Corte a-qua actuó correctamente al declarar la perención, en tal virtud en ese aspecto dicho medio debe ser rechazado;

Considerando, que en el desarrollo del segundo medio de casación propuesto, la recurrente alega en síntesis lo siguiente: "que tanto la sentencia de primer grado como la del tribunal a-quo, ordenan el pago de derechos adquiridos de vacaciones a favor de los trabajadores recurridos por los valores correspondientes a catorce (14) días, cometen violación del artículo 180 del Código de Trabajo ya que éste establece una escala a tomar en consideración cuando el trabajador que demanda no ha podido completar el último año calendario de prestación de servicios ininterrumpido y que al terminar el contrato de trabajo, conforme los propios alegatos del demandante original, al haber cumplido 9 meses proporcionales del referido año, no debió condenar el tribunal de primer grado a 14 días de salario ordinario con respecto a las vacaciones pretendidas, sino una proporción ascendente al equivalente de diez (10) días de vacaciones, por lo que al confirmar la sentencia la corte comete el vicio del citado texto";

Considerando, que carece de base legal, y es contrario a las normas elementales de procedimiento general, examinar lo correcto o no de las conclusiones de los derechos adquiridos, en cuanto al monto de las condenaciones, cuando hay una declaratoria de perención de instancia, en consecuencia dicho medio carece de fundamento y debe ser desestimado y el recurso de casación rechazado;

Por tales motivos, Primero: Rechaza el recurso de casación interpuesto por Autoridad Portuaria Dominicana (Apordom), contra la sentencia dictada por la Segunda Sala de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional, el 24 de febrero de 2011, cuyo dispositivo se ha copiado en parte anterior del presente fallo; Segundo: Condena a la parte recurrente al pago de las costas de procedimiento ordenando su distracción en beneficio de la Licda. Y.A.. R.I., quien afirma haberlas avanzado en su totalidad;

Así ha sido hecho y juzgado por la Tercera Sala de lo Laboral, Tierras, Contencioso Administrativo y Contencioso Tributario de la Suprema Corte de Justicia, y la sentencia pronunciada por la misma, en la ciudad de Santo Domingo de G., Distrito Nacional, capital de la República, en su audiencia pública del 25 de julio de 2012, años 169° de la Independencia y 149° de la Restauración.

Firmado: M.R.H.C., R.P.A., E.H.M., G.A., Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran al pie, en la audiencia pública del día, mes y año en ella expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.