Sentencia nº 3 de Suprema Corte de Justicia, del 13 de Octubre de 2004.

Fecha de Resolución:13 de Octubre de 2004
Emisor:Tercera Sala
 
CONTENIDO

Fecha: 13/10/2004

Materia: Laboral

Recurrente(s): R.M.M.R..

Abogado(s): Dr. R.C.B.B..

Recurrido(s): T.F.C., Inc., compartes.

Abogado(s): Dr. E.A.G.L..

Intrviniente(s):

Abogado(s):

Dios, Patria y Libertad

En Nombre de la República

En Nombre de la República la Cámara de Tierras, L., Contencioso-Administrativo y Contencioso-Tributario de la Suprema Corte de Justicia, actuando como Corte de Casación, ha dictado en audiencia pública, la sentencia siguiente: Sobre el recurso de casación interpuesto por R.M.M.R., dominicana, mayor de edad, cédula de identidad y electoral No. 001-1466567-2, domiciliada y residente en la calle S.N. 18, G., D.N., contra la sentencia dictada por la Segunda Sala de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional, el 26 de noviembre del 2003, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Visto el memorial de casación, depositado en la Secretaría de la Segunda Sala de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional, el 13 de febrero del 2004, suscrito por el Dr. R.C.B.B., cédula de identidad y electoral No. 001-0471988-5, abogado de la recurrente R.M.M.R., mediante el cual propone los medios que se indican más adelante;

Visto el memorial de defensa, depositado en la Secretaría de la Suprema Corte de Justicia, el 6 de abril del 2004, suscrito por el Dr. E.A.G.L., cédula de identidad y electoral No. 001-0058963-9, abogado de los recurridos T.F.C., Inc., H.C. y D.M.;

Visto el auto dictado el 11 de octubre del 2004, por el Magistrado J.L.V., Presidente de la Cámara de Tierras, L., Contencioso-Administrativo y Contencioso-Tributario de la Suprema Corte de Justicia, por medio del cual se llama a sí mismo en su indicada calidad, para integrar la misma en la deliberación y fallo del recurso de casación de que se trata, de conformidad con la Ley No. 684 de 1934;

Vista la Ley No. 25 de 1991, modificada por la Ley No. 156 de 1997, y los artículos 1 y 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación; La CORTE, en audiencia pública del 29 de septiembre del 2004, estando presentes los Jueces: P.R.C., en funciones de Presidente; J.A.S., E.R.P. y D.O.F.E., asistidos de la Secretaria General., y después de haber deliberado, los jueces signatarios de este fallo;

Considerando, que en la sentencia impugnada y en los documentos a que ella se refiere, consta lo siguiente: a) que en ocasión de la demanda laboral interpuesta por la recurrente R.M.M.R., contra los recurridos T.F.C., Inc., H.C. y D.M., la Sexta Sala del Juzgado de Trabajo del Distrito Nacional, dictó el 30 de noviembre del 2001, una sentencia con el siguiente dispositivo: "Primero: Declara nulo y sin ningún efecto jurídico el despido ejercido por la empresa Tonka Footwear Co., Inc., en contra de la trabajadora demandante R.M.M.R., por ser este una consecuencia del estado de embarazo de la demandante; Segundo: Ordena el reintegro de la trabajadora demandante R.M.M.R., a su puesto de trabajo en la empresa Tonka Footwear Co., Inc., al tiempo que condena a dicha empresa al pago de los salarios dejados de percibir por la demandante desde el día 10 de noviembre del año 2000, hasta la fecha de la presente sentencia, 30 de noviembre del año 2001; Tercero: Compensa las costas pura y simplemente entre las partes; Cuarto: Comisiona a la Ministerial M.S.L., Alguacil de Estrados de la Sexta Sala del Juzgado de Trabajo del Distrito Nacional, para notificar la presente sentencia"; b) que sobre el recurso de apelación interpuesto contra dicha decisión, intervino la sentencia ahora impugnada, cuyo dispositivo es el siguiente: "Primero: Declara bueno y válido en cuanto a la forma el presente recurso de apelación interpuesto por la empresa Tonka Footwear, Co. y R.M.M., contra la sentencia dictada por la Sexta Sala del Juzgado de Trabajo del Distrito Nacional en fecha 30 de noviembre del año 2001, por haber sido hecho de acuerdo con la ley; Segundo: Excluye del proceso a la señora Y.M. por las razones expuestas; Tercero: Acoge, en cuanto al fondo el recurso de apelación principal interpuesto por la empresa Tonka Footwear Co., Inc., y rechaza el recurso de apelación incidental interpuesto por la trabajadora R.M.R., y en consecuencia, revoca en todas sus partes la sentencia recurrida, por los motivos expuestos; Cuarto: Compensa pura y simplemente las costas entre las partes en causa";

Considerando, que la recurrente propone en apoyo de su recurso de casación, los siguientes medios: Primer Medio: Falta de base legal. Violación a los artículos 75, ordinal 4to; 232, 233 y siguientes del Código de Trabajo; 1315 del Código Civil y 2 del Reglamento No. 258-93, para la aplicación del Código de Trabajo; Segundo Medio: Violación a los Principios Fundamentales VII y X del Código de Trabajo; Tercer Medio: Desnaturalización de los hechos de la causa; En cuanto al medio de inadmisibilidad:

Considerando, que en su memorial de defensa los recurridos a su vez solicitan sea declarada la inadmisibilidad del recurso, invocando que la sentencia impugnada no contiene condenaciones que excedan el monto el veinte salarios mínimos, como lo exige el artículo 641 del Código de Trabajo;

Considerando, que cuando el objeto de la demanda no permite determinar una cuantía en dinero, no es posible aplicar la limitación que establece el artículo 641 del Código de Trabajo para recurrir en casación las sentencias dictadas por las cortes de trabajo, en atención al monto de sus condenaciones;

Considerando, que en la especie la actual recurrente demandó la nulidad del desahucio alegadamente ejercido contra ella por su estado de embarazo y el reintegro a su puesto de trabajo con la recurrida, lo que tiene un valor indeterminado y como tal no computable a los fines de aplicación del artículo 641 del Código de Trabajo, razón por la cual el medio de inadmisibilidad que se examina carece de fundamento y debe ser desestimado;

Considerando, que en el desarrollo de los medios de casación propuestos, la recurrente alega: que la trabajadora fue despedida por su estado de embarazo, pero la empresa en la carta hizo señalar que se trataba de un desahucio por conveniencia de ella, lo que no es cierto porque la prueba que se aportó mediante testigos oculares se demostró la existencia del despido, el cual es nulo por el estado de embarazo de la reclamante; que como el empleador alegó despido era a él a quien correspondía demostrar ese hecho, lo que no hizo; que la terminación del contrato de trabajo estando la mujer embarazada constituye una violación al X Principio Fundamental del Código de Trabajo, que reconoce a la trabajadora los mismos derechos y obligaciones que al trabajador, lo que la Corte a-qua hizo al desnaturalizar las declaraciones de los testigos, dándole un sentido y alcance distinto al que tienen;

Considerando, que la sentencia impugnada en sus motivaciones expresa lo siguiente; "Que del análisis de las pruebas indicadas anteriormente, esta Corte ha podido determinar que el contrato que existía entre la recurrente y la recurrida terminó por desahucio ejercido por la empleadora en contra de la trabajadora recurrida, como se puede inferir del memorándum dirigido a la señora R.M.M.R., la comunicación dirigida a la Secretaría de Estado de Trabajo y por las declaraciones de la testigo M.N.G.E.; y no un despido injustificado como alega la recurrida sin probarlo, pues su testigo no le merece crédito a la Corte y no hay constancia que la empresa ejecutara dicho despido; que tampoco hay constancia de que la empresa haya tenido conocimiento al momento del desahucio de que la señora R.M.R. estuviera embarazada, ya que por la fecha del nacimiento de la criatura que consta en el acta expedida al efecto, se deduce, que el embarazo no era notorio, el certificado de G. no tiene la fecha de recepción y la testigo A.R.T., como se ha establecido no le merece crédito a la Corte; en cambio la testigo M.N.G.E. presentada por la recurrente, a preguntas que se le formularan expresó: "P.- ¿Al momento del desahucio la trabajadora estaba embarazada? R.- No tenemos conocimiento: P- ¿Después del desahucio se enteraron que ella estaba embarazada? R- No, que fueran notificada a la compañía, no, señor; P- ¿Díganos, si durante ella estaba trabajando no era notorio el embarazo R- No, señor"; que habiéndose determinado que lo operado en contra de la trabajadora fue un desahucio y que la empleadora no tenía conocimiento del estado de embarazo, pagando sus prestaciones laborales según el cheque analizado que se describe anteriormente, procede declarar resuelto el contrato de trabajo existente entre las partes, por causa de desahucio, siendo desinteresada, por lo que se revoca la sentencia impugnada";

Considerando, que de acuerdo con el artículo 232 del Código de Trabajo, "es nulo el desahucio ejercido por el empleador durante el período de gestación de la trabajadora y hasta tres meses después de la fecha del parto. La trabajadora debe notificar su embarazo al empleador, por cualquier medio fehaciente. La notificación debe indicar la fecha presumible del parto";

Considerando, que de esa disposición se desprende que no basta que una trabajadora demuestre su estado de embarazo para que el desahucio ejercido por el empleador sea declarado nulo, sino que es necesario además, la prueba de que ésta comunicó a su empleador su estado o que éste por los signos exteriores que produce ese estado se hubiera dado cuenta del mismo;

Considerando, que es a los jueces del fondo a quienes corresponde determinar la causa de terminación de los contratos de trabajo y que los hechos que sustentan una demanda se establecieron y en caso, como el de la especie, que el empleador tenía conocimiento del estado de una mujer embarazada despedida o desahuciada;

Considerando, que tras ponderar las pruebas aportadas por las partes el Tribunal a-quo, dentro de su poder soberano de apreciación de los elementos de juicio sometidos al debate, pudo establecer como cuestión de hecho que escapa al control de la casación, que en la especie la recurrente no demostró haber puesto en conocimiento de la empresa su estado de embarazo y que la terminación del contrato se produjo por desahucio ejercido por ésta ignorando que la trabajadora estuviere embarazada, sin cometer desnaturalización alguna;

Considerando, que la sentencia impugnada contiene una relación completa de los hechos y motivos suficientes y pertinentes que permiten a esta corte verificar la correcta aplicación de la ley. Por tales motivos, Primero: Rechaza el recurso de casación interpuesto por R.M.M.R., contra la sentencia dictada por la Segunda Sala de la Corte de Trabajo del Distrito Nacional, el 26 de noviembre del 2003, cuyo dispositivo se copia en otra parte del presente fallo; Segundo: Condena a la recurrente al pago de las costas y las distrae en provecho del L.. E.A.G.L., quien afirma haberlas avanzado en su totalidad. Así ha sido hecho y juzgado por la Cámara de Tierras, L., Contencioso-Administrativo y Contencioso-Tributario de la Suprema Corte de Justicia, y la sentencia pronunciada por la misma, en Santo Domingo de G., Distrito Nacional, en su audiencia pública del 13 de octubre del 2004, años 161 de la Independencia y 142 de la Restauración.

Firmado: J.L.V., J.A.S., E.R.P., D.O.F.E.P.R.C., G.A., Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran al pie, en la audiencia pública del día, mes y año en ella expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General., que certifico.