Sentencia nº 50 de Suprema Corte de Justicia, del 28 de Marzo de 2001.

Fecha de Resolución:28 de Marzo de 2001
Emisor:Segunda Sala
 
CONTENIDO

D., Patria y Libertad

República Dominicana

En Nombre de la República, la Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia, regularmente constituida por los J.J.I.R., V.J.C.E., E.H.M. y Dulce M.R. de G., asistidos de la Secretaria General, en la Sala donde celebra sus audiencias, en la ciudad de Santo Domingo de G., Distrito Nacional, hoy 28 de marzo del 2001, años 158º de la Independencia y 138º de la Restauración, dicta en audiencia pública, como Corte de Casación, la siguiente sentencia:

Sobre el recurso de casación interpuesto por J.J.A., dominicano, mayor de edad, cédula identidad y electoral No. 001-1447309-3, domiciliado y residente en la calle M.T.J.N. 60, del sector Los Frailes, de esta ciudad, prevenido, contra la sentencia dictada el 20 de agosto de 1999, por la Décima Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional, en sus atribuciones correccionales, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído el dictamen del Magistrado Procurador General de la República;

Vista el acta del recurso de casación levantada el 6 de diciembre de 1999, en la secretaría de la Décima Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional, a requerimiento del recurrente, en la que no se expone ningún medio de casación contra la sentencia impugnada;

Vista la Ley No. 25 de 1991, modificada por la Ley No. 156 de 1997; La Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia, después de haber deliberado y visto los artículos 1, 20, 23 y 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación;

Considerando, que en la sentencia impugnada y en los documentos a que ella se refiere, consta lo siguiente: a) que con motivo de una querella interpuesta por N.T.P., el 28 de mayo de 1997, en el Juzgado de Paz para Asuntos Municipales, contra J.J.A., éste fue sometido a la acción de la justicia por violación a las Leyes Nos. 675 y 687 sobre Urbanizaciones y Ornato Público; b) que apoderado el Juzgado de Paz para Asuntos Municipales de la Palo Hincado, dictó sentencia el 4 de septiembre de 1997, en sus atribuciones correccionales, cuyo dispositivo se copia más adelante; b) que sobre el recurso de apelación interpuesto por J.J.A., intervino la sentencia dictada en atribuciones correccionales por la Décima Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional, el 25 de agosto de 1998, cuyo dispositivo es el siguiente: "PRIMERO: Se declara bueno y válido, en cuanto a la forma, el recurso de apelación interpuesto por el Lic. V.E.V.G., a nombre y representación de J.J.A., contra la sentencia No. 77-97 de fecha 4 de septiembre de 1997, dictada por el Juzgado de Paz de Asuntos Municipales de la Palo Hincado, por haber sido hecho conforme a la ley, y cuyo dispositivo es el siguiente: 'Primero: Se pronuncia el defecto contra el nombrado J.J.A., por no haber comparecido, no obstante, citación legal; Segundo: Se declara culpable de haber violado en toda su extensión la Ley 687 que deroga parte de la Ley 675 y haber violado dicha Ley 675 modificada en su artículo 111 por la Ley 3509; y en consecuencia, se condena: a) al pago de una multa de Doscientos Pesos (RD$200.00); b) Se ordena la demolición de la construcción levantada en franca violación a las Leyes 687 y 675 sobre ornato, ubicada dicha vivienda al fondo de la calle M.T.J., de esta ciudad; c) Se condena a un (1) año de prisión; d) Se faculta a Obras Pública Urbana, para los trabajos de demolición, Obra Pública Urbana del Ayuntamiento del Distrito Nacional; e) Se condena al pago de las costas; f) Se comisiona a nuestro ministerial F.V.S., para la notificación de esta sentencia';SEGUNDO: En cuanto al fondo, se confirma la sentencia recurrida en sus ordinales primero y segundo, letras a, b, c y d; TERCERO: Se declara regular y válida, en cuanto a la forma, la constitución en parte civil hecha por S.M.P., contra J.J.A., por su hecho personal, por ser justa y reposar en derecho; CUARTO: En cuanto al fondo de dicha constitución en parte civil, se condena a J.J.A., en su calidad antes indicada, al pago de una indemnización de Treinta Mil Pesos (RD$30,000.00), a favor de S.A.M.P. como justa reparación por los daños morales y materiales sufridos por ésta a consecuencia de la infracción cometida por J.J.A.; QUINTO: Se condena a J.J.A. al pago de las costas civiles del procedimiento, distrayéndolas a favor y provecho de la Licda. I.N.C., abogada que afirma haberlas avanzado en su totalidad; SEXTO: Se comisiona al ministerial L.B.C. a fin de notificar la presente sentencia"; c) que sobre el recurso de oposición interpuesto por J.J.A., intervino la sentencia dictada por el tribunal precedente, el 20 de agosto de 1999, cuyo dispositivo es el siguiente: "PRIMERO: Se declara regular y válido el recurso de oposición incoado por el Dr. V.V.G., quien actúa a nombre y representación del prevenido J.J.A., por haber sido hecho conforme a la ley, en cuanto a la forma; SEGUNDO: En cuanto al fondo, se declara culpable al prevenido J.J.A. de haber violado los artículos 13, 29 y 111 de la Ley 675 y el artículo 17 de la Ley 687; y en consecuencia, se le condena al pago de una multa de Doscientos Pesos (RD$200.00), acogiendo a su favor circunstancias atenuantes, en virtud del artículo 463 del Código Penal; TERCERO: Se ordena la demolición de la construcción levantada en franca violación a las Leyes 675 sobre Urbanizaciones y Ornato Público, y 687 que crea un sistema de Elaboración de Reglamentos Técnicos para Preparación y Ejecución relativos a la Ingeniería, Arquitectura y Ramas Afines, ubicada dicha vivienda al fondo de la calle M.T.J., de esta ciudad, otorgándosele a su propietario un plazo de treinta (30) días a partir de la notificación de la sentencia, para que proceda a dicha demolición; CUARTO: Se faculta a la Secretaría de Estados de Obras Públicas y Comunicaciones para realizar los trabajos de demolición; QUINTO: Se le condena al pago de las costas penales; SEXTO: Se declara regular y válida la constitución en parte civil hecha por la señora S.M.P., contra el prevenido J.J.A., por su hecho personal, por ser justa y reposar en derecho, en cuanto a la forma; SEPTIMO: En cuanto al fondo de dicha constitución en parte civil, se condena al señor J.J.A., en su calidad antes indicada al pago de Treinta Mil Pesos (RD$30,000.00), a favor y provecho de S.A.M.P., como justa reparación por los daños morales y materiales sufridos por ésta como consecuencia de la infracción cometida por el prevenido J.J.A.; OCTAVO: Se condena al prevenido J.J.A., al pago de las costas civiles del procedimiento, distrayendo las mismas a favor y provecho de la Licda. I.N.C., abogada que afirma haberlas avanzado en su totalidad; NOVENO: Se declara inadmisible la constitución en parte civil hecha por el señor N.T.P., toda vez que la calidad de parte civil debe ser asumida ante la jurisdicción de primer grado, toda vez que se privaría al prevenido de la garantía judicial que representa para él el doble grado de jurisdicción y porque la competencia de este tribunal está limitada a las acciones y a los hechos que han sido examinados en el primer grado de jurisdicción; NOVENO: Se comisiona al misterial M.L., Alguacil de Estrados de esta Décima Cámara Penal, a fin de notificar la presente sentencia"; En cuanto al recurso incoado por J.J.A., prevenido:

Considerando, que el recurrente J.J.A., no ha expuesto los vicios que a su entender anularían la sentencia, ni en el momento que interpuso su recurso por ante la secretaría del Juzgado a-quo, ni posteriormente, mediante un memorial de agravios, pero su condición de procesado obliga al examen de la sentencia, para determinar si la misma adolece de algún vicio o violación a la ley que justifique su casación;

Considerando, que los tribunales del orden judicial están en el deber de exponer en sus sentencias la base en que descansa cada decisión tomada por ellos, lo cual es imprescindible, en razón de que únicamente así la Suprema Corte de Justicia, en funciones de Corte de Casación, puede estar en condiciones de determinar si la ley ha sido bien o mal aplicada; además, sólo mediante la exposición de motivos las partes pueden apreciar en las sentencias los elementos en los cuales se fundamentó el fallo que les atañe;

Considerando, que en la especie, el Juzgado a-quo, dictó su sentencia sin exponer los motivos que tuvo para fallar como lo hizo, contraviniendo lo expresado en el inciso 5to. del artículo 23 de la Ley sobre Procedimiento de Casación, por lo que merece ser casada;

Considerando, que cuando una sentencia es casada por inobservancia de reglas cuyo cumplimiento esté a cargo de los jueces, las costas pueden ser compensadas.

Por tales motivos, Primero: Casa la sentencia impugnada, dictada el 20 de agosto de 1999 por la Décima Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional, en atribuciones correccionales, cuyo dispositivo aparece copiado en parte anterior de esta sentencia; Segundo: Envía el asunto por ante la Segunda Sala Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional; Tercero: Compensa las costas.

Firmado: J.I.R., V.J.C.E., E.H.M., Dulce M.R. de G.. G.A., Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran en su encabezamiento, en la audiencia pública del día, mes y año en él expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifica.