Sentencia nº 1706 de Suprema Corte de Justicia, del 31 de Octubre de 2018.

Fecha de Resolución:31 de Octubre de 2018
Emisor:Primera Sala
 
CONTENIDO

Sentencia No. 1706

C.A.R.V., Secretaria General de la Suprema Corte de Justicia, Certifica: Que en los archivos a su cargo hay un expediente que contiene una sentencia de fecha 31 de octubre del 2018, que dice así:

SALA CIVIL Y COMERCIAL

Audiencia pública del 31 de octubre de 2018 Rechaza Preside: Francisco Antonio Jerez Mena

Dios, Patria y Libertad

En nombre de la República, la Sala Civil y Comercial de la Suprema Corte de Justicia, actuando como Corte de Casación, dicta en audiencia pública la sentencia siguiente:

Sobre el recurso de casación interpuesto por I.A.G.P., dominicano, mayor de edad, titular de la cédula de identidad y electoral núm. 097-0012687-4, domiciliado y residente en esta ciudad, y E.B.R., dominicano, mayor de edad, titular de la cédula de identidad y electoral núm. 001-103389-5, domiciliado y residente en la avenida Prolongación Venezuela, casa núm. 67, Los Tres Brazos, municipio Santo Domingo Este, provincia Santo Domingo, contra la sentencia civil núm. 627-2009-00107 (c), dictada el 10 de diciembre de 2009, por la Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Puerto Plata, cuyo dispositivo figura copiado más adelante; Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído en la lectura de sus conclusiones al Lcdo. A.R., abogado de la parte recurrida, I.B., C.M.B., C.T.B., L.B., F.B., I.B., R.B. y A.B.;

Oído el dictamen de la magistrada procuradora general adjunta de la República, el cual termina: Único: Que en el caso de la especie, tal y como señala el segundo párrafo del artículo 11 de la Ley No. 3726, de fecha 29 del mes de diciembre del año 1953, sobre Procedimiento de Casación, por tratarse de un asunto que no ha sido objeto de comunicación al Ministerio Público por ante los Jueces del fondo, “Dejamos al criterio de la Suprema Corte de Justicia, la solución del presente recurso de casación”;

Visto el memorial de casación depositado en la Secretaría General de la Suprema Corte de Justicia, el 17 de febrero de 2010, suscrito por la Dra. A.M.L.M., abogada de la parte recurrente, I.A.G.P. y E.B.R., en el cual se invocan los medios de casación que se indicarán más adelante;

Visto el memorial de defensa depositado en la Secretaría General de la Suprema Corte de Justicia, el 9 de marzo de 2010, suscrito por los Lcdos. J.A.M.R., A.A.S.C. y C.R.P.R., abogados de la parte recurrida, I.B., C.
M.B., C.T.B., L.B., F.B., I.B., R.B. y A.B.;

Vistos, la Constitución de la República, los Tratados Internacionales de Derechos Humanos de los cuales la República Dominicana es signataria, las decisiones dictadas en materia constitucional; la Ley núm. 25-91, del 15 de octubre de 1991, modificada por la Ley núm. 156-97, de fecha 10 de julio de 1997, y los artículos 1 y 65 de la Ley núm. 3726-53, sobre Procedimiento de Casación, de fecha 29 de diciembre de 1953, modificada por la Ley núm. 491-08, de fecha 19 de diciembre de 2008;

La CORTE, en audiencia pública del 27 de julio de 2011, estando presentes los magistrados R.L.P., presidente; A.R.B.D. y J.E.H.M., asistidos de la secretaria;

Visto el auto dictado el 8 de octubre de 2018, por el magistrado F.A.J.M., presidente de la Sala Civil y Comercial de la Suprema Corte de Justicia, por medio del cual se llama a sí mismo, y a los magistrados B.R.F.G. y J.A.C.A., jueces de esta sala, para integrarse a esta en la deliberación y fallo del recurso de casación de que se trata, de conformidad con la Ley núm. 926-35, de fecha 21 de julio de 1935, reformada por el artículo 2 de la Ley núm. 294-40, de fecha 20 de mayo de 1940, y después de haber deliberado los jueces signatarios de este fallo;

Considerando, que en la sentencia impugnada y en los documentos a que ella se refiere, consta: a) con motivo de una demanda en nulidad de testamento incoada por I.B., C.M.B., C.T.B., L.B., F.B., M.B., estos últimos tres actuan en representación de I.B., R.B. y A.B., contra I.A.G.P. y E.B.R., la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Puerto Plata, dictó la sentencia núm. 00378, de fecha 21 de abril de 2009, cuyo dispositivo copiado textualmente es el siguiente: “Primero: De oficio, declara nulo y sin ningún efecto jurídico, el acto No. 870-2006, de fecha 28-10-2006, del ministerial E.E.E.G., en lo que respecta a los señores L.B., F.B., M.B., los cuales a su vez dicen actuar en representación de los señores I.B., R.B. y A.B., por los motivos expuestos en el cuerpo de la presente decisión; Segundo: En cuanto al fondo, declara nulo y sin ningún valor ni efecto jurídico el acto auténtico No. 27-2005, de fecha 29-06-2005, del protocolo del Dr. V.P., Notario Público de los del número para el Municipio Puerto Plata, contentivo del testamento público de los señores I.A.G.P. y C.R.B., por los motivos expuestos en el cuerpo de la presente decisión; Tercero: Compensa pura y simplemente las costas del procedimiento”; b) no conformes con dicha decisión I.A.G.P. y E.B.R. interpusieron formal recurso de apelación contra la misma, mediante acto núm. 634-2009, de fecha 17 de junio de 2009, instrumentado por el ministerial W.M.P.T., alguacil de estrados de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Puerto Plata, el cual fue resuelto por la sentencia civil núm. 627-2009-00107
(c), de fecha 10 de diciembre de 2009, dictada por la Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Puerto Plata, ahora impugnada, cuyo dispositivo copiado textualmente es el siguiente:PRIMERO: DECLARA regular y válido en cuanto a la forma, el recurso de apelación interpuesto en fecha diez y siete (17) del mes de junio del año dos mil nueve (2009), por los señores I.A.G.P., y E.B.R., quienes tienen como abogado constituido y apoderado especial a la DRA. A.M.L.M., en contra de la Sentencia Civil No. 00378, de fecha veintiuno (21) del mes de abril del año dos mil nueve (2009), dictada por la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Puerto Plata, por haber sido interpuesto de conformidad a la ley vigente; SEGUNDO: En cuanto al fondo, lo Rechaza, por los motivos expuestos en el contenido de esta decisión; TERCERO: Condena a los señores I.A.G.P. y E.B.R., al pago de las costas del proceso”;

Considerando, que la parte recurrente propone en su memorial de casación los siguientes medios: “Primer Medio: Contradicción de motivos; Segundo Medio: Violación de debido proceso de ley”;

Considerando, que en el desarrollo de sus dos medios de casación, analizados conjuntamente por estar vinculados, la parte recurrente sostiene, en síntesis, que la corte a qua incurrió en el fallo impugnado en el vicio de contradicción de motivos, ya que asumió el mismo criterio del tribunal de primer grado que declaró la nulidad del acto de la demanda núm. 870-2006, de fecha 28 de octubre de 2006, del ministerial E.E.E.G., en lo que respecta a L.B., F.B. y M.B., quienes dicen actuar en representación de I.B.R.B. y A.B., y luego se avoca a conocer el fondo de la demanda anulando el acto auténtico núm. 27-2005, de fecha 29 de junio de 2005, del protocolo del Dr. V.P., N.P., no obstante haber establecido la falta de calidad, lo cual, además, es violatorio al debido proceso de ley; que también se contradice la alzada, ya que por un lado indica que no existe una forma sacramental para la redacción de las decisiones y de otro lado plantea que el artículo 141 del Código de Procedimiento Civil establece las menciones que en su redacción la decisión deberá contener; que otra contradicción consiste en que según una jurisprudencia que cita el fallo, el cual comparte la corte a qua, las conclusiones que atan al juez son las que las partes producen en audiencia; sin embargo, no contestó las conclusiones que los hoy recurrentes pronunciaron en la audiencia de fondo, en el sentido de que se rechace la demanda por improcedente, mal fundada y carente de base legal, que declarara la validez del acto auténtico indicado por no estar afectado de nulidad alguna, y que se condenara a la contraparte al pago de las costas, pues, según plasmó los ahora recurrentes se habían limitado a solicitar que la acción fuese rechazada por improcedente, mal fundada y carente de base legal;

Considerando, que para una mejor comprensión del caso que nos ocupa, es oportuno describir los siguientes elementos fácticos y jurídicos que se derivan del fallo impugnado, a saber, que: a) en fecha 29 de junio de 2005, I.A.G.P. y C.R.B., de manera conjunta hicieron un testamento público por ante el Dr. V.P., Notario Público de los del Número del municipio de Puerto Plata, según acto marcado con el núm. 27-2005; b) el 28 de octubre de 2006, I.B., C.M.B., C.T.B., L.B., F.B. y M.B., los tres últimos en representación de I.B., R.B. y A.B., interpusieron una demanda en nulidad de testamento contra I.A.G.P. y E.B.; c) apoderada de dicha demanda, la Cámara Civil y Comercial del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Puerto Plata, dictó la sentencia núm. 00378, de fecha 21 de abril de 2009, mediante la cual declaró, de oficio, la nulidad del acto contentivo de la demanda en lo que respecta a L.B., F.B. y M.B., quienes dicen actuar en representación de I.B., R.B. y A.B., y en cuanto al fondo, declaró la nulidad del acto auténtico núm. 27-2005; d) no conformes con dicha decisión, los demandados originales interpusieron formal recurso de apelación, tendente a la modificación del ordinal segundo de la sentencia de primer grado y el rechazamiento de la demanda original en nulidad interpuesta en su contra; e) la corte a qua rechazó el fondo del recurso de apelación, mediante la sentencia ahora impugnada en casación;

Considerando, que la alzada para fallar en la forma en que lo hizo ofreció en la sentencia impugnada los motivos siguientes: “que el acto no. 870-2006 de fecha 28/10/2006, instrumentado por el ministerial E.E.E.G., contentivo del acto introductivo de la demanda en nulidad de testamento, indica que ha sido redactado a requerimiento de los señores I.B., C.M.B., C.T.B., L.B., F.B. y M.B., de los cuales, estos tres últimos actúan en representación de los señores I.B., R.B. y A.B.; que todo aquel que alega un hecho en justicia debe probarlo; que los señores L.B., F.B., M.B., no han aportado ante esta Corte ni ante el tribunal de primer grado, pruebas que hagan constar que han sido apoderado (sic) por I.B., R.B. y A.B., para que en su nombre y representación, realicen la presente acción; que la ley 834 del 15 del mes de julio del año 1978, en sus artículos 29 al 42, ambos inclusive, dispone; artículo 39: Constituye irregularidades (sic) de fondo que afectan la validez del acto. La falta de capacidad para actuar en justicia. En el proceso como representante, ya sea de una persona moral, ya sea de una persona afectada de una incapacidad de ejercicio. La falta de capacidad o poder de una persona que asegura la representación de una parte en justicia; que esta corte estima, que al carecer los señores L.B., F.B. y M.B., de poder para actuar en justicia a nombre y representación de los señores I.B., R.B. y A.B., el acto introductivo de la demanda en nulidad de testamento, antes descrito, está afectado de nulidad en lo que a ellos respecta, de igual manera como lo establece el juez de primer grado en su decisión; que habiendo esta corte declarado la nulidad del acto introductivo de la demanda con respecto solo a los señores L.B., F.B. y M.B. y habiendo quedado validado el referido acto introductivo de demanda antes indicado, con respecto a los demás demandantes, es procedente que la corte se avoque a conocer el fondo de la presente demanda en nulidad de testamento interpuesta por los hoy recurrentes; que el artículo 718 del Código Civil, establece que, la sucesiones (sic) se abren con la muerte de aquel de quien se deriva; que el acto No. 27/2005, de fecha 29/06/2005, del protocolo del Dr. V.P., Notario Público del Municipio de Puerto Plata, contentivo de testamento público, expresa de manera clara y coherente que contiene las disposiciones testamentarias de los señores I.A.G.P., en calidad de testador, y la señora C.R.B., en la misma calidad; que el Código Civil Dominicano, en su capítulo V que versa sobre las disposiciones testamentarias, y reglas generales sobre las formas de los testamentos, en su artículo 968, dispone los siguiente (sic): “No podrá hacerse testamento en un mismo acto, por dos o más personas, bien en beneficio de un tercero o a título de disposición muta (sic) y recíproca; que siendo así los hechos y el derecho, la corte estima que el acto contentivo del testamento público, objeto de la demanda en nulidad de testamento y del recurso que se examina, es carente de valor jurídico, por lo que el mismo es declarado nulo, de igual manera como lo establece el juez a quo en la sentencia recurrida; que cuando un acto entre particulares, es redactado contrario a la ley, carece de validez, aún cuando la nulidad no esté expresamente señalada por la misma ley, pues admitir lo contrario sería reconocerle a dichos particulares la potestad de derogar disposiciones legales o violar la ley; por lo que en el caso de la especie, el acto en referencia consistente en testamento público, contiene las disposiciones testamentaria de dos personas, en calidad de testador, siendo esto una violación a las reglas generales de hacer los testamentos, pues con la simple lectura del el (sic) mismo se evidencia que las dos personas que plasman su voluntad en el testamento, han hecho un convenio, siendo esto precisamente lo que pretende evitar nuestro legislador con las disposiciones establecidas en el artículo 968 del Código Civil; que por todo (sic) precedentemente expuesto, procede rechazar en cuanto al fondo, el recurso de apelación interpuesto por los señores I.A.G. y E.B.; (…) que procede condenar al pago de las costas del proceso a la parte vencida en el mismo, parte demandante y recurrente señores I.A.G.P. y E.B., en aplicación de lo establecido en los artículos 130, 133 del Código de Procedimiento Civil”;

Considerando, que ha sido jurisprudencia constante de esta Sala Civil y Comercial de la Suprema Corte de Justicia, que para que exista el vicio de contradicción de motivos es necesario que concurra una verdadera y real incompatibilidad entre las motivaciones de hecho o de derecho alegadamente contrapuestas, o entre estas y el dispositivo y otras disposiciones de la sentencia; además que la contradicción sea de tal naturaleza que no permita a la Suprema Corte de Justicia, suplir esa motivación con otros argumentos de derecho, tomando como base las comprobaciones de hechos que figuran en la sentencia impugnada;

Considerando, que de la revisión de la sentencia impugnada se advierte, que la corte a qua declaró la nulidad parcial del acto contentivo de la demanda original en nulidad de testamento en lo que concierne a L.B., F.B. y M.B., por no haber aportado el poder otorgado por I.B., R.B. y A.B., a quienes aseguraban representar, en aplicación del artículo 37 de la Ley núm. 834-78, del 15 de julio de 1978; que en ese sentido, la indicada irregularidad por su carácter relativo sólo alcanza a aquellos que actuaban en la forma indicada, subsistiendo la acción respecto a los demás demandantes quienes válidamente interpusieron su acción, a saber, I.B., C.M.B. y C.T.B., por lo que nada impedía a la corte continuar conociendo el fondo del asunto en cuanto a estos; por consiguiente, el argumento examinado carece de fundamento y debe ser desestimado;

Considerando, que tampoco ha incurrido la alzada en el vicio de contradicción al establecer por un lado que no existe fórmula sacramental para la redacción de las sentencias y de otro lado que estas deben contener, a pena de nulidad, las menciones establecidas en el artículo 141 del Código de Procedimiento Civil, toda vez que lejos de aniquilarse entre sí, tales afirmaciones se corresponden con el criterio constante de esta Sala Civil y Comercial de la Suprema Corte de Justicia, de que la ley no traza una forma única para hacer constar en las sentencias judiciales las enunciaciones que establece el artículo 141 del Código de Procedimiento Civil y que lo importante es que el fallo contenga incurso en su desarrollo los elementos que la referida normativa consagra; que en esa virtud, procede desestimar este aspecto de los medios propuestos;

Considerando, que el vicio de contradicción tampoco se manifiesta en la sentencia impugnada, ya que según se verifica la corte a qua dio cumplimiento a su deber de responder a todas las conclusiones explícitas y formales expuestas en estrados de manera contradictoria por las partes, específicamente las propuestas por los ahora recurrentes en el sentido de que se rechazara la demanda en nulidad y que el testamento impugnado fuese declarado regular y válido, ya que en virtud del efecto devolutivo y en ejercicio de las facultades que por ley se les ha conferido en la apreciación de los elementos probatorios sometidos para la sustanciación de la causa, los jueces de segundo grado examinaron nueva vez el acto auténtico impugnado en nulidad, marcado con el núm. 27-2005, de fecha 29 de junio de 2005, del protocolo del Dr. V.P. de la Cruz, notario público de los del número para el municipio de Sosúa, lo que le permitió determinar que dicho testamento se efectuó en contravención a las disposiciones del artículo 968 del Código Civil, por contener la voluntad testamentaria de dos personas en el mismo acto, lo cual no ha sido objeto de impugnación por la parte hoy recurrente en su memorial de casación y los medios que en este plantea; que al hacerlo así, esto es, verificando el acto en cuestión, es obvio que la alzada procedió a ponderar las conclusiones propuestas por los ahora recurrentes en la audiencia contradictoria, pero dado a su improcedencia procedió válidamente a rechazarlas, pues, tal y como la parte hoy recurrida había alegado en la demanda en nulidad y como en efecto el tribunal de primer grado decidió, el testamento era irregularidad; que en esa virtud, procede desestimar el aspecto analizado;

Considerando, que en otra vertiente de sus medios de casación la parte recurrente sostiene que la corte se limitó a hacer suyos cada uno de los motivos esgrimidos por el primer juez, sin ponderar los medios propuestos a su cargo por los recurrentes en el recurso de apelación; que en ese sentido, es bueno precisar, que independientemente de que ha sido juzgado que los jueces de la apelación puede confirmar un fallo apelado adoptando los motivos de la sentencia atacada, incluso sin necesidad de reproducirlos1, en

1 1ra. Sala Suprema Corte de Justicia, sentencia núm. 9, de fecha 5 de marzo de 2014. B.J. No. 1240. este caso, la corte a qua no asumió el fundamento establecido en la decisión apelada, sino que estableció motivos propios y particulares para rechazar el recurso y confirmar la sentencia de primer grado;

Considerando, que finalmente, el examen de la sentencia impugnada revela que la misma contiene una relación completa de los hechos de la causa, así como motivos suficientes y pertinentes que justifican su dispositivo, lo que ha permitido a esta Sala Civil y Comercial de la Suprema Corte de Justicia, actuando como Corte de Casación, comprobar que en la especie, se ha hecho una correcta aplicación de la ley, razón por la cual procede desestimar los medios propuestos y rechazar el presente recurso de casación.

Por tales motivos, Primero: Rechaza el recurso de casación interpuesto por I.A.G.P. y E.B.R., contra la sentencia civil núm. 627-2009-00107 (c), dictada el 10 de diciembre de 2009, por la Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Puerto Plata, cuyo dispositivo figura copiado en parte anterior del presente fallo; Segundo: Condena a la parte recurrente, I.A.G.P. y E.B.R., al pago de las costas procesales con distracción de las mismas a favor de los Lcdos. J.A.M.R., A.A.S.C. y C.R.P.R., abogados de la parte recurrida, quienes afirman haberlas avanzado en su totalidad.

Así ha sido hecho y juzgado por la Sala Civil y Comercial de la Suprema Corte de Justicia, como Corte de Casación, y la sentencia pronunciada por la misma en la ciudad de Santo Domingo de G., en su audiencia pública del 31 de octubre de 2018, años 175º de la Independencia y 156º de la Restauración.

(Firmado) F.A.J.M..- B.R.F.G..- J.A.C.A..-

La presente sentencia ha sido dada, firmada y pronunciada por los jueces que figuran al pie, en la audiencia pública del día, mes y año en ella expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, secretaria general, que certifico.

La presente copia se expide en Santo Domingo, Distrito Nacional, hoy día 27 de diciembre del 2018, para los fines correspondientes. Exonerada de pagos de impuestos internos y sellos de impuestos internos.

C.A.R.V..

Secretaria General