La acusación como negocio

 
EXTRACTO GRATUITO

"La acusación como negocio"

Luis A. Bircann Rojas

En los Estados Unidos de América desde hace muchos años, tal vez una o dos décadas, se han venido utilizando como simiente de un próspero negocio y de parte de personas inescrupulosas, extrañas acusaciones contra famosos elementos de esa sociedad en lo económico o en lo político.

De inmediato evocamos las acusaciones de Anita Hill contra el candidato entonces a juez de la Suprema Corte de Justicia Clarence Thomas; la querella de una joven negra contra el boxeador Mike Tyson; y la querella de Paula Jones contra el Presidente Bill Clinton.

En todas ellas nos hemos convencido de que se ha tratado de acciones inspiradas exclusivamente por el propósito de enriquecimiento aprovechando la coyuntura de la celebridad de su objetivo o su fortuna.

En algunas la falsedad de la acusasción es evidente; en otras las circunstancias en que se producen las hace muy dudosas y más bien postulan una inmoral especulación.

En el caso de Mike Tyson la joven fue a su apartamento sola para encontrarse con él en horas no comunes para simples conversaciones. Le bastó luego decir que el púgil la violó o intentó violarla para que éste fuera condenado a varios años de prisión.

La acusación fue negada enérgicamente por Tyson quien habría podido evitar el proceso si hubiera accedido al chantaje entregando a la querellante gruesas sumas de dinero. No sabemos si ha habido una reclamación de millones de pesos por daños, pero el caso hizo célebre a la falsa víctima a quien le debe haber bastado los ingresos por entrevistas, comparecencias o memorias para hacerse de unos cuantos millones.

El caso de Tyson no ha sido aislado y con frecuencia se ha visto a famosos peloteros profesionales objetos de tales clases de acusaciones, inclusive de parte de meretrices.

La facilidad con que los tribunales norteamericanos condenan a los acusados con casi la sola declaración de la supuesta víctima es asombrosa, y constituye el más notorio acicate para que ese tipo de acusación se haga cada vez más frecuente. Varios peloteros dominicanos en ese país han tenido que enfrentarla. Los otros dos casos tienen de común que involucran un mismo concepto que ha sido acuñado con gran éxito en los Estados Unidos de América: "Acoso sexual" (sexual harassment). Podríamos definirlo como "El hostigamiento realizado por una persona investida de determinada autoridad frente a otra para obtener favores sexuales de ésta".

El autor podría ser indistintamente un...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA