Ariel Acosta Cuevas

"Ariel Acosta Cuevas"

Ruth Ruiz e Isaías Herrera

DECANOS DEL DERECHO DOMINICANO

A pocos meses de cumplir los 76 años de edad, nuestro entrevistado evoca el trayecto que le llevó de poeta de pueblo a juez presidente de la corte con el mayor volumen de expedientes en el país.

En medio del camino encontró y supo esquivar los obstáculos propios de la época en que le tocó ejercer: intentos de influir en las decisiones, injerencias, maniobras para torcer los designios de la Justicia...

Pero Ariel Acosta Cuevas mantuvo a su lado el apego a los valores más nobles, así como el amor a los suyos, al trabajo y a la tierra que le vio nacer.

Al final, el corolario de un ejercicio apasionado del Derecho es un legado que honra a su familia, a la profesión de abogado y a la sociedad.

  1. ¿Por qué elige el Derecho como profesión?

  2. Elegí la profesión de Derecho porque me gustaba. En mi mocedad siempre recitaba en los actos que se celebraban en mi natal Neyba y era miembro de la juventud amante de la poesía. Es decir que tenía cierta inquietud por la filosofía y eso fue lo que me llevó al Derecho.

  3. ¿Cómo era el ejercicio del Derecho en los años en que usted se graduó comparado con el ejercicio actual?

  4. El ejercicio del Derecho de esos años era un ejercicio apasionado. Recuerdo cuando el doctor Ballester Hernández postulaba en los casos en materia laboral, yo siendo juez de paz de Pedernales, que fue la primera función que desempeñé en el orden judicial. Allí en esa época operaba la Alcoa Exploration Company, que estaba en la etapa de grandes realizaciones y de grandes operaciones comerciales. Allí iban a postular los mejores abogados del país: Polibio Díaz, Ballester Hernández, Luis Herminio Padilla Segura y otros más, todos grandes abogados. Eran litigios de grandes proporciones y el Derecho se ejercía –a diferencia de ahora- de una manera apasionada. La mayoría de los abogados ejercía en esa forma. Ahora, en la época moderna, solamente el doctor Marino Vinicio Castillo, el doctor Ramón Antonio Veras, el doctor Ramón Pina Acevedo y dos o tres más ejercen y se apasionan con los casos que ellos representan.

  5. ¿Y usted, asumió la carrera con esa pasión?

  6. Asumí el ejercicio apasionado del Derecho, aunque con múltiples interrupciones para desempeñar posiciones tanto en el orden judicial como en el orden administrativo. Fui consultor jurídico del Colegio Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (CODIA) cuando ese gremio reclamaba y ejercía sus...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba