Bitcoin y defraudación fiscal

 
EXTRACTO GRATUITO

"Bitcóin y defraudación fiscal"

Argenis García del Rosario

Juez de la Cámara Civil y Comercial del Distrito Judicial de La Romana, docente de

Derecho Público en UCE, ENJ, UASD, INCE y UCNE, magíster en Derecho de la

Administración del Estado, Universidad de Salamanca, España.

derechouce@gmail.com

RESUMEN

El uso de la tecnología ha permitido el nacimiento de una nueva moneda con trascendencia internacional. El bitcóin parte de una realidad económica y financiera y su proliferación en operaciones de la vida diaria toca el botón de alerta de las autoridades tributarias que deben fiscalizar con eficiencia para evitar la defraudación. Se analiza el uso de esta moneda en territorio nacional y su penalización dentro de la regulación tributaria.

PALABRAS CLAVES:

Bitcóin, defraudación, fiscal, criptomoneda, moneda digital, impuesto, mercado, compra, venta, portal, economía, comercio, rentas, beneficios, electrónico, virtual.

INTRODUCCIÓN

En la antigüedad, la economía tenía el trueque como símbolo monetario para realizar las principales operaciones de la vida diaria. El cambio de una mercancía por otra ejemplificaba la forma de liberación o pago. El trueque, no obstante, como mecanismo económico era muy limitado pues, entre otros aspectos, era necesario que coincidieran los deseos de una persona en la cosa propiedad del otro y viceversa, además de la disponibilidad del objeto utilizado a título de trueque. Este sistema rudimentario pronto fue sustituido por otro más ágil, y con ello se erigieron las primeras monedas de cambio. En el viejo Egipto, antes de Cristo, se llegaron a utilizar metales preciosos, e incluso lingotes de oro, aunque no propiamente como monedas, para los afanes diarios de comercio. La moneda apareció luego en ciudades antiguas como China e India, hechas de metales como oro, plata o cobre marcados con alguna señal de identidad, convirtiéndose de esa forma en un símbolo propio de dinero.

Desde aquella época hasta nuestros días ha llovido mucho. Con la introducción de las tecnologías de la información y la comunicación, la vida como la conocemos ha cambiado. La innovación es cada día más un activo importante en las grandes compañías “en las nubes” que se dedican a facilitar la interconexión humana y el desarrollo de operaciones cotidianas utilizadas en el comercio. Hoy es posible, por ejemplo, realizar los pagos de nuestras principales actividades comerciales sin tener que movernos del lugar donde estamos con tan solo tocar la pantalla de nuestro teléfono inteligente. Muchas empresas ofrecen ya la forma de pago digital en el mercado nacional, tales como Visanet, WebMoney y PayPal. Sin embargo, prácticamente todos estos sistemas tienen la particularidad de que sus operaciones se realizan en monedas ya existentes (por ejemplo, pesos o dólares) y que permiten identificar perfectamente tanto al que realiza la transacción como aquel que la recibe. El anonimato es mínimo y esto permite a las autoridades fiscalizar cada manejo económico con dichas monedas y deducir, según el caso, las rentas y aportes dinerarios gravados con algún tipo de impuestos.

A pesar de ello, desde el año 2009 ha estado proliferando un tipo de moneda digital que ha revolucionado el mundo del mercado de valores y que llama la atención de los gobiernos. Se trata de un mecanismo virtual que ofrece ingentes ventajas no solo para la comisión de actividades criminales y operaciones de dudosa reputación y origen, sino que también constituye una vía expedita...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA