Chamanes, brujos y médicos ¿Cuáles están más capacitados para curarnos?

 
EXTRACTO GRATUITO

Chamanes, brujos y médicos ¿Cuáles están más capacitados para curarnos?

¿Son los fármacos un gran negocio?

Ernesto J. Armenteros

EL CHAMÁN DEL AMAZONAS:

Un grupo de dominicanos aventureros estábamos explorando el río Amazonas en un barquito hotel en la zona peruana. Una de las excursiones implicaba internarnos en la selva amazónica hasta encontrarnos con un chamán que nos haría un "despojo" para liberarnos de espíritus malignos, además de enseñarnos remedios derivados de plantas y productos naturales. Antes de partir, nuestro guía nos advirtió que nos tomáramos muy en serio la ceremonia y que actuáramos respetuosamente.

Nos internamos en la selva tropical con un calor y humedad equivalente a estar en baño turco y procedimos a caminar entre raíces, lianas y ramas de árboles por un trillo hasta que llegamos a un claro donde una enramada gigantesca nos esperaba. Éramos unos veinte. Nos sentamos en sillas mirando una mesa cubierta de hojas y recipientes con líquidos, raíces, ramas de plantas, insectos y alimañas. Esto lo presidía un indio amazónico ataviado con atuendos de impresionante colorido:

adornos de plumas, piedras de colores, cerámicas y piezas metálicas artesanales. Estábamos frente al chamán.

El chamán procedió a explicarnos que como líder de la tribu era su responsabilidad curar a los enfermos y predecir los acontecimientos. Ambas responsabilidades implicaban dedicación y sacrificio. Desde niño tenía que familiarizarse con las plantas medicinales y su particular efecto para curar; el predecir acontecimientos implicaba abstinencia de comida y vómitos inducidos hasta que el estómago quedara completamente vacío. Después tenía que ingerir plantas que lo endrogaban y ponían en contacto con los dioses, con quienes el chamán tenía línea, que le informaban los acontecimientos o escuchaban sus solicitudes y la forma en que se comunicaban.

Al terminar nuestro encuentro con el chamán amazónico, no nos quedaba duda de la sinceridad de su rol y del posible efecto positivo de algunos de sus medicamentos. Nos reservamos el criterio de su relación directa con los dioses.

EL BRUJO CURANDERO Y EL MÉDICO DE NAMIBIA:

Estábamos en un safari fotográfico en Namibia; a un compadre canadiense lo picó una mosca en el cuello, que no tardó en ponérsele rojo e inflamado, lo que lo hizo sucumbir ante la fiebre.

Namibia tiene el área de Francia y una escasa población nativa de unos dos millones de habitantes. Es desértico, con inundaciones periódicas anuales que transforman el ecosistema. La vida animal es espectacular. La población está compuesta por cientos de grupos humanos, tribus nativas, relativamente aislados unos de otros, que han desarrollado decenas de idiomas diferentes, creencias y culturas particulares a su grupo étnico. La población blanca es en su mayoría descendientes de alemanes que colonizaron a Namibia hasta la Primera Guerra Mundial. Dejaron como legado cultural ciudades limpias, bien organizadas y orden. Algo poco común en otros países africanos.

Desplazarse desde un campamento de safari a un lugar con asistencia médica implicaba manejar decenas de kilómetros por trillos en zonas desérticas. Los nativos que nos servían de guías preferían aplicarle a mi compadre canadiense un emplaste de hojas y saliva para...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA