Un codigo procesal civil uruguayo

 
EXTRACTO GRATUITO

"¿Un código procesal civil uruguayo?..."

Edynson Alarcón

RESUMEN: El proyecto en que se trabaja, o se ha estado trabajando, destinado a reformar substancialmente los andamios de la estructura procesal civil dominicana, es lo que pudiera catalogarse, con toda razón, como uno de los secretos mejor guardados en nuestros días. Las más variopintas especulaciones se ciernen sobre el tema, sin que nadie confirme ni desmienta nada en concreto. Consideramos oportuno, pues, dejar plasmada una posición que, sin ningún tipo de pretensión, solo aspira a dar continuidad a un debate sobre cuáles debieran ser los moldes o espejos en que nos miremos los dominicanos en esa ingente tarea de la que depende, en gran medida, el futuro inmediato de la administración de justicia y de la política de conducción de los procesos civiles.

PALABRAS CLAVE: Reforma código procesal civil dominicano, constitucionalización, dinamización de los procesos, nuevo Código de Procedimiento Civil francés, Código Modelo Iberoamericano, República Dominicana.

El único animal del que se ha dicho que tropieza y vuelve a tropezar dos –o más veces- con la misma piedra, es el hombre. Pareciera que esa sentencia secular cobra connotaciones proverbiales cuando se aplica a la práctica jurídica dominicana, en que, de un tiempo a esta parte, se promulgan leyes que no resisten el paso de un corto interregno para revelar odiosas fisuras y demandar urgentemente, casi de inmediato, los remiendos y “correctivos” que impone una realidad quejumbrosa.

¿Y cuál es la raíz del problema?... ¿improvisación?, ¿falta de carácter?, ¿la imposición de un “enlatado” o de un formato inviable al que termina rehusándose el cuerpo social, cual si fuese un organismo vivo que repele un trozo de tela o de metal, olvidado en sus entrañas por la impericia o la negligencia de un cirujano?

Conste que no nos referimos a la natural resistencia que despierta frecuentemente entre los usuarios –legos o expertos- la implementación de nuevos paradigmas o procedimientos, y que tal vez es camuflaje perfecto en que se ocultan sentimientos de inseguridad o de recelo frente a lo desconocido, ya que el ejercicio del día a día supera con creces en complejidad y riqueza la función legislativa –falible por naturaleza- y suele adelantársele con varios cuerpos de ventaja.

Ante el proceso de reforma de la normativa procesal civil a que estamos convocados y en cuyo entorno se posan tantos nubarrones, entredichos y verdades a medias1, lo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA