Competencia, propiedad intelectual un balance delicado

 
EXTRACTO GRATUITO

Competencia, propiedad intelectual: un balance delicado

Sharin Pablo de Roca; Abogada de la firma J. J. Roca & Asociados

En una economía mundial globalizada, en gran medida impulsada por los avances tecnológicos y la innovación, la interrelación entre los derechos de propiedad intelectual y las reglas de competencia proveen el balance necesario para fomentar la innovación y sustentar el crecimiento económico.

La función principal de las leyes de propiedad intelectual es la de proveer incentivos para la innovación y la creación en la forma de derechos exclusivos que pueden ser considerados como monopolios privados, ya sea limitados en el tiempo o por una duración potencialmente ilimitada. Las leyes de propiedad intelectual obran como instrumentos para la apropiación del conocimiento, entendido en sentido amplio, como todo conocimiento científico o de contenido artístico. Las protecciones brindadas por las leyes de propiedad intelectual van desde los derechos exclusivos otorgados mediante las patentes para las invenciones, los modelos y diseños industriales, hasta los derechos de autor y sus derechos conexos. Por otro lado, los nombres comerciales, las marcas, indicaciones geográficas y hasta en cierta medida, la protección a los diseños industriales, están destinados a servir como identificadores y como incentivos para la inversión en la buena reputación y la calidad que los consumidores pueden asociar a una empresa o producto. De manera que desde el punto de vista de los consumidores, su mayor interés radica en obtener acceso a los productos y servicios protegidos por derechos de propiedad intelectual a precios asequibles, y a no ser confundidos con respecto a los identificadores.1.

Por su parte, la función principal de las legislaciones regulatorias de la competencia es la de promover la eficiencia económica, preservando el marco competitivo como el medio más apropiado para asegurar la distribución eficiente de los recursos económicos.

Las reglas de competencia esencialmente operan como restricciones legales a la libertad contractual entre los agentes económicos que se encuentran en una relación de competencia. La ley interviene para evitar la colusión y la concertación que disminuye la competencia efectiva en detrimento de los consumidores. Asimismo, la legislación regula la conducta de los operadores dominantes, que de no ser así, no tendrían necesidad de considerar otros participantes en el mercado, ya que su posición de dominio...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA