Consideraciones acerca del derecho, la justicia en el Siglo XXI

 
EXTRACTO GRATUITO

"Consideraciones acerca del derecho, la justicia en el Siglo XXI"

Wenceslao Vega B

Como parte de la sociedad misma, el derecho evoluciona junto con ella. Si no lo hace, si no va en armonía con los cambios que se producen en otros estratos de la sociedad, no sólo se anquilosa, sino que deja de cumplir su misión, deja de jugar el papel de estabilizador de las relaciones entre las personas. Por ello, es misión, primero del legislador y luego del juez, ir adaptando el derecho a la circunstancias de una cambiante sociedad. Aunque hay principios que pudiéramos decir que son inmutables, toda la vida cambia y con ella debe cambiar el derecho. Estas consideraciones vienen al caso, en el momento en que la República Dominicana realiza un denodado esfuerzo para modernizarse en muchos órdenes de la vida del país. Las comunicaciones, el comercio, la industria, el transporte, la educación, las ciencias, las artes, evolucionan para servir a una sociedad que les exige ponerse al día. Esto mismo tiene que lograrlo el derecho.

Causa gran expectativa, que comisiones de eminentes juristas hayan concluido sus trabajos y hayan presentado sus anteproyectos de los nuevos códigos dominicanos. Enhorabuena! No conocemos los textos ni sabemos cuales son los cambios, pero abrigamos la esperanza de que de promulgarse, esos códigos sean realmente lo que el país necesita en esta nueva estructura social del siglo XXI. Los códigos existentes, se originan a principios del siglo XIX y por lo tanto van pronto a cumplir 200 años, y desde entonces la sociedad ha evolucionado tanto que no tiene parecido alguno con la existente cuando el genio de Napoleón concibió esos códigos. Si bien los textos han sido modificados, en gran parte los códigos dominicanos reflejan la sociedad de mediados del siglo XIX, ni siquiera la del siglo XX y mucho menos son marco adecuado para el XXI. El derecho de ahora tiene que tener la misma agilidad que las demás cosas de esta época. No es posible que construir una torre de más de 20 pisos, un puente o un megapuerto tomen un año, y que solucionar cualquier litigio tome cinco o diez años. La sociedad cojea cuando uno de sus elementos esenciales deja de ir al ritmo de los demás.

Los procesos judiciales deben tener una agilidad que permita soluciones rápidas, que haya una especie de malla, donde queden los asuntos sin importancia o las demandas infundadas. La conciliación y el arbitraje acelerados, deben ser la forma favorita para resolver conflictos en...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA