La Constitución del 1916 una utopía frustrada

"La Constitución del 1916 una utopía frustrada"

Wencelao Vega.

Los primeros quince años del siglo XX fueron de constantes y graves problemas políticos para los dominicanos. La crisis económica dejada por Lilís tras su muerte en 1899, llevó a revueltas, golpes de estado y levantamientos de todo tipo, con gobiernos efímeros que agravaron más la crisis económica y condujeron a una cada vez mayor injerencia del gobierno norteamericano en la política dominicana.

Salvo los 7 años del gobierno de Ramón Cáceres, el país vivió de crisis en crisis, y en esos años se dictaron dos Constituciones, cuya aplicación fue difícil por los constantes cambios de gobiernos.

Ya para 1915, los norteamericanos controlaban las aduanas del país y tenían fuerzas militares protegiéndolas. Cuando el presidente de turno, Juan Isidro Jiménez, no quiso aceptar mayores imposiciones norteamericanas y renunció, el Congreso lo sustituyó por un ciudadano no político, Francisco Henríquez y Carvajal, que no gustó a los funcionarios en Washington, ya que éste se negaba a designar a un militar, norteamericano como comandante del ejército dominicano.

En base a una ley del año 1915, tocaba al Congreso proponer un cambio a la Constitución vigente, que era la de 1908, por lo que ese órgano del Estado convocó para una asamblea constituyente que se reunió en septiembre de 1916 y trabajó en la adopción de una nueva Constitución, aún en esas condiciones tan precarias.

La Constitución de 1916 resulta muy interesante desde el punto de vista jurídico e histórico. Aportó avances muy importantes, de los cuales enunciaremos algunos en este trabajo. Se eliminó la pena de muerte por cualquier causa.

Se sabe que en Constituciones anteriores la pena de muerte sólo había quedado eliminada por causas de delitos políticos, mientras ésta abolió esa pena capital concastigo por cualquier infracción.

Además de un capítulo dedicado a los derechos ciudadanos, se estableció un capítulo sobre los deberes de los ciudadanos. Importante innovación fue la elección directa tanto del Presidente y el Vicepresidente de la República, como de los senadores, diputados y de dos suplentes para cada uno, elegidos por períodos de cuatro años. Se prohibió la reelección presidencial inmediata.

Esta Constitución estableció los llamados Consejos Provinciales, quienes al igual que los Gobernadores eran elegidos cada dos años también por voto directo, importante logro en la representación popular y que por primera vez se daba en...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba