Crisis mundial del sistema de auditoría

 
EXTRACTO GRATUITO

"Sumario de las sentencias dictadas por la Suprema Corte de Justicia"

Julio Miguel Castaño Guzmán

CASO ENRON

Desde finales de 1999, y como colofón a uno de los períodos de crecimiento económico más formidables de toda la historia conocida desde el neolítico, el mundo ha venido presenciando una caída dramática de los mercados bursátiles como consecuencia directa de la desaceleración de la economía mundial y de las pérdidas de perspectivas directas futuras de los altos beneficios a corto plazo que el mercado había cifrado en torno al llamado "Nuevo mercado".

Los hechos del 11 de septiembre de 2001 echaron al suelo las más halagüeñas perspectivas que el señor Greenspan se había atrevido a conjeturar en torno a la anhelada recuperación económica. Como si se tratase de una novela al más puro estilo García Márquez, a principios de año se destapó el caso "Enron" en el cual, finalizada la investigación, no sólo se determinó que la compañía había maquillado cuentas y utilizado métodos contables de alto riesgo y de dudosa legalidad, sino que en estas operaciones fungieron como cómplices las personas físicas y jurídicas que estaban llamadas, de acuerdo a la lógica del mercado, así como a las disposiciones legales establecidas al efecto, a dar la voz de alarma a los inversores de la compañía energética y poniendo al tanto, en primer término, al ente regulador del Mercado de Valores de los Estados Unidos (Securities Exchange Comisión, en lo adelante "SEC„)

Por la naturaleza de los escándalos, y las posteriores investigaciones, se ha podido demostrar el nivel de involucramiento y dependencia que los auditores externos tenían con las empresas envueltas, en tal razón, centraremos el eje temático de nuestro trabajo en torno al papel de los auditores externos de las empresas cotizadas en bolsa, su grado de interpretación, sus niveles de compromiso y responsabilidad y cómo todo esto puede repercutir en el incipiente Mercado de Valores en la República dominicana.

CASO ENRON.

Enron: ¿Una de cuántas?

En efecto, gracias a las investigaciones realizadas dentro del marco del proceso judicial que siguió al escándalo, el cual enterraría finalmente a la empresa energética, se descubrió la complicidad activa que tenía la extinta empresa Arthur Andersen (Hasta esa fecha una de las mayores 5 empresas de contabilidad y auditoria a nivel mundial) con la cúpula directiva de la misma. Concretamente, el Asistente del Fiscal General Samuel Buell arguyó ante los miembros del jurado, como una de las tantas líneas argumentales sobre las que estructuró su acusación, para poder demostrar que la ocultación por parte de Arthur Andersen era de naturaleza delictiva por su carácter premeditado, y que la misma era patente por el hecho de que la empresa auditora se abocara a destruir sistemáticamente todos los documentos comprometedores relacionados con su cliente justo en el momento en que la SEC comenzaba sus investigaciones.

El caso Enron ha sido tan sólo el primero de una serie de casos famosos y sonantes que han sacudido hasta los cimientos a los mercados bursátiles mundiales.

A Enron y Arthur Andersen le ha seguido el caso Worldcom, en el cual, la empresa siguiendo métodos de maquillaje contable logró contabilizar 3,895 Millones de Dólares como gastos de capital y no como gastos operativos, estos últimos fueron debidamente ocultados gracias a métodos inapropiados de llevanza de la contabilidad que posibilitaron además un aumento de los resultados y un cash flow de 2,393 Millones de Dólares cuando en realidad lo que existía era un descuadre en rojo de 662 millones de Dólares.

El destape ha supuesto una cadena de revelaciones y de "aclaraciones al mercado" por parte de muchas empresas de diferentes segmentos sectoriales que hasta ese momento no eran objeto de investigación alguna: En el área energética, luego del caso Enron, Duke Energy, "ha reconocido haber apelado a contratos de compraventa falsos para aumentar su volumen de pedido y, en algunos casos, sus ingresos":,

En el área de las telecomunicaciones Quest está bajo investigación con relación a los contratos de venta de capacidad de susredes. Adelphia Comunications esta siendo investigada por la existencia de posibles deudas fueras de balance, Global Crossin, Tyco, Computo. Associattes, Imclone Systems' y el caso más reciente relativo a una división de la multinacional farmacéutica Merck.

La lista pudiera ser interminable si se conocieran las investigaciones que en este momento realiza la SEC y que no han sido comunicadas al mercado como contramedidas para no convertir la desconfianza imperante en desazón generalizada que pueda verse materializada en un desplome de los Mercados Bursátiles.

Lo que ha estado sobre el tapete en estos meses, lo que verdaderamente importa, no son los detalles de las operaciones fraudulentas, el despilfarro irresponsable de recursos, el maquillaje contable, el suicidio de ejecutivos importantes de alguna de estas empresas, esos son detalles nimios, irrelevantes, lo que está en juego en este momento es todo el sistema de transparencia y control que debe regir en las sociedades cotizadas en bolsa; la confianza que debe inspirar el ente regulador del mercado en los inversores; y la credibilidad que deben de tener en los miembros del mercado los inversores, o por que no decirlo de otra manera, "Lo que ha entrado en crisis también es todo un sistema de control contable que nos plantea serias dudas sobre la competencia y la credibilidad de las empresas de auditoría más importantes del mundo y sobre la regulación misma a la que están sometidas hoy las grandes sociedades anónimas".

Quién es quién en el mundo de los escándalos corporativos.

Enron encabeza la lista de los colapsos corporativos en Estados Unidos. El gigante de la energía se declaró en bancarrota en diciembre del 2001 después de admitir que sus beneficios en los últimos años habían sido 600 millones de dólares menos que lo que se evidenciaba en sus estados financieros. La compañía utilizaba los "special purpose vehicles", vehículos para propósitos especiales en donde terminaban las pérdidas para limpiar de deficiencias los estados y lucir con más beneficios que los reales. El ejecutivo jefe de las finanzas de Enron, Andrew Fastow, manejaba estos vehículos corporativos, llegando a ganar 30 millones en esas labores. Tanto Fastow como Kenneth Lay, principal ejecutivo de Enron, se acogieron al derecho de no autoincriminación establecido en la Quinta Enmienda de la Constitución norteamericana cuando testificaron ante el Senado. El Consejo de Directores de Enron fue criticado en un informe del Senado por hacer caso omiso a señales peligrosas que ya aparecían en las cuentas de la compañía.

Andersen era la firma auditora de Enron. Fue considerada culpable de obstruir la justicia en junio de este año. El principal ejecutivo de Andersen, Joe Berardino, admitió que la firma escondió documentos relacionados con Enron cuando las tropas de la Securities and Exchange Commission (SEC) visitaron las oficinas de Andersen en Houston, Texas. El socio que dirigía la cuenta de Enron, David Duncan, admitió su culpabilidad en la obstrucción a cambio de ser tratado favorablemente en la condena y proveer a las...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA