El desplazamiento de la ley nacional por la ley del domicilio real

 
EXTRACTO GRATUITO

"El desplazamiento de la ley nacional por la ley del domicilio real"

Ángel Espiniella Menéndez

Profesor titular de Derecho Internacional Privado en la Universidad de Oviedo.

RESUMEN:

La Ley de Derecho Internacional Privado ha sustituido la conexión "nacionalidad" por la conexión "domicilio", siendo este un importante avance que debe ser saludado positivamente. De esta forma, la ley del domicilio rige las relaciones personales y familiares internacionales. No obstante, para que la conexión domiciliar se corresponda con el "centro de vida" de las personas y exprese su integración en la sociedad de acogida, es necesaria su definición conforme a la residencia habitual, como acertadamente hace la Ley.

PALABRAS CLAVES:

Ley nacional, nacionalidad, domicilio, competencia judicial, ley aplicable, Ley de Derecho Internacional Privado, República Dominicana.

  1. JUSTIFICACIÓN DEL DESPLAZAMIENTO DE LA LEY NACIONAL:

    1. En la nueva Ley 544-14 de Derecho Internacional Privado (LDIPR) uno de los mayores avances que debe saludarse positivamente es la sustitución de la ley nacional por la ley del domicilio, entendiendo por tal la residencia habitual de personas (artículo 5). Se busca, con ello, una mayor integración de la persona en la sociedad en la que reside y, por tanto, una sociedad más cohesionada, además de proteger los intereses de los emigrados y de los terceros que contratan con estos en el extranjero.

    No obstante, también hay razones técnicas que avalan el desplazamiento de la ley nacional por la ley del domicilio, ya que la conexión domiciliar evita los problemas provocados por los apátridas, carentes de nacionalidad alguna. También se eluden los problemas propios de los dobles nacionales, que obligan a soluciones complejas y no siempre bien construidas (nacionalidad coincidente con el lugar de residencia, última nacionalidad adquirida…). Pero, sobre todo, desde una perspectiva procesal, la opción por la ley del domicilio aumenta la probabilidad de una correlación entre competencia judicial y ley aplicable (forum-ius). Ello tiene un valor añadido para el juez, que maneja con más dominio de su propia ley que una norma extranjera, además de evitarse problemas y dilaciones con la prueba del derecho extranjero. En este sentido, la LDIPR presenta una ventaja respecto de otros sistemas, en los que, por ejemplo, un juez puede ser competente por el domicilio del demandado y tener que aplicar una ley extranjera a título de ley de su nacionalidad.

  2. ALCANCE DEL DESPLAZAMIENTO DE LA LEY NACIONAL A FAVOR DE LA LEY DEL DOMICILIO:

    1. La relevancia de la conexión domiciliar en detrimento de la nacionalidad se observa en las propias normas sobre la persona y sus derechos (sección I del capítulo I del título III). Así, la capacidad, el estado civil, el ejercicio de los derechos civiles, los derechos de la personalidad, incluido el nombre y apellidos, y la declaración de ausencia y fallecimiento son aspectos sometidos a la ley del domicilio de la persona. Esta relevancia del domicilio debe ponerse en relación con la exclusión del reenvío prevista por la LDIPR en su artículo 85. Piénsese, por ejemplo, en un nacional dominicano domiciliado en España. Las autoridades dominicanas deberán aplicar la ley española al régimen jurídico de la persona, con independencia de que las normas de derecho internacional privado españolas consideren competente al ordenamiento dominicano, por tratarse de un nacional de tal Estado (artículo 9.1 del Código Civil español).

      En este contexto, y aunque algunas críticas en torno a la conexión domiciliar se basan en su carácter volátil y mutableno se olvide que el domicilio depende en gran medida de factores tan ajenos a estas materias como un cambio de puesto de trabajo, lo cierto es que la LDIPR ha conseguido mitigar dichos riesgos a través de dos mecanismos. El primer mecanismo pasa por determinar el momento en el que ha de tomarse la referencia del domicilio. Así ocurre en relación con el nombre y apellidos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA