Elecciones presidenciales en los Estados Unidos

Elecciones presidenciales en los Estados Unidos

Kellee Ann Brown

El martes 4 de noviembre de 2008 se celebrará la quincuagésima sexta elección presidencial y vicepresidencial en los Estados Unidos. La contienda será histórica en muchos sentidos.

El candidato a la presidencia por el Partido Demócrata, el senador Barack Obama, de Illinois, es la primera persona de raza negra nominada a la presidencia por un partido mayoritario. El candidato a la presidencia por el Partido Republicano, el senador John McCain, de Arizona, ha escogido a la gobernadora Sarah Palin, de Alaska, como compañera de boleta. Ella es la primera mujer en ser seleccionada como candidata a la presidencia/vicepresidencia por el Partido Republicano (y solamente la segunda mujer en figurar en la boleta de un partido mayoritario, después de Geraldine Ferraro, quien fue la candidata a la vicepresidencia por el Partido Demócrata en 1984). Por tanto, sea quien sea el ganador, esta será la primera vez en la historia delos Estados Unidos en que uno de los dos candidatos en la boleta ganadora no será un hombre de raza blanca.

Esta es también la primera vez en la historia de los Estados Unidos en la que los dos principales aspirantes a la presidencia son miembros del Senado de los Estados Unidos en ejercicio de sus funciones y solamente la tercera vez en la historia estadounidense (después de John F. Kennedy y Warren G. Harding) en que se elija a un senador activo como presidente de la nación En efecto, esta será la primera vez desde 1928 en que ni el presidente ni el vicepresidente en funciones hayan optado para ser nominados por su partido; y es la primera vez desde 1952 en que ni el presidente ni el vicepresidente en funciones se postulan en las elecciones generales.1

Cual que sea el candidato ganador, sería el primer presidente nacido fuera del territorio continental de los Estados Unidos. Obama nació en Honolulu, Hawai, y McCain nació en Coco Solo, en la Zona del Canal de Panamá, una base naval estadounidense.2

De ser elegido a los 72 años y 144 días de edad, McCain sería el presidente estadounidense más viejo al momento de asumir el cargo, y ocuparía el segundo lugar en edad al momento de la toma de posesión (Ronald Reagan tenía 73 años y 350 días en su segunda toma de posesión ). La diferencia de edad entre Mc-Cain y Obama es la mayor en la historia: 24 años y 340 días, superando hasta la de Bill Clinton y Bob Dole (23 años y 28 días) quienes compitieron por la presidencia en 1996.

Para muchos, el proceso mediante el cual uno de estos candidatos se convertirá en el próximo presidente de los Estados Unidos es tan complejo e inusual como los candidatos mismos. De manera a veces confusa, tanto las leyes federales como las estatales regulan las elecciones federales. Los Artículos I y II de la Constitución de los Estados Unidos y sus enmiendas establecen los lineamientos generales de las elecciones federales, pero son las leyes estatales las que rigen la mayoría de los detalles, incluyendo cómo se procede a la votación en sí, el sistema de elecciones primarias y de asambleas partidistas (caucuses), la elegibilidad de los votantes (más allá de la determinación constitucional básica), y el funcionamiento del Colegio Electoral de cada estado.

FINANCIAMENTO DE LA CAMPAÑA:

Comenzamos el análisis de las elecciones presidenciales estadounidenses con el estudio de sus formas de financiamiento. Esto ha sido un asunto un tanto controversial en la política estadounidense. Por un lado, se ha argumentado que limitar las contribuciones a las campañas o a los gastos de las mismas constituiría una restricción a la libertad de expresión, consagrada en la Primera Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos. Por el otro, se ha opinado que una campaña sin regulación alguna de los aportes y gastos propiciaría la corrupción, además de la desigualdad entre los candidatos y sus seguidores. De ahí que la labor de los cuerpos legislativos y los tribunales federales de los Estados Unidos ha sido la de tratar de equilibrar esos intereses competitivos.

Financiamiento Privado;

Los fondos privados, provenientes de individuos y organizaciones, son una importante fuente de financiamiento de las campañas. El dinero aportado a las campañas se puede clasificar como “dinero duro” o “dinero blando”. El dinero duro lo aporta directamente a la campaña un individuo u organización, sujeto a regulaciones respecto a las personas que pueden efectuar tales donaciones y a la cantidad de dinero donada. La Ley Federal sobre Campañas Electorales (Federal Election Campaign Act) de 1971 y sus modificaciones de 1974, 1976 y 1979 (FECA, Pub.L. 92-225, 86 Stat.3), prohibe las contribuciones directas a campañas por parte de compañías, sindicatos obreros y personas extranjeras, y limita las donaciones de los individuos a un máximo de US$1,000, y las de los comités de acción política (Political Action Comités o “PAC”3) a un máximo de US$5,000 por campaña. La referida Ley estableció también la Comisión Eleccionaria Federal (“FECA” por sus siglas en inglés) para administrar y hacer cumplir la ley sobre financiamiento de campañas. La Suprema Corte de los Estados Unidos ha declarado inconstitucionales algunos aspectos de la ley, tales como su límite obligatorio de gastos de campañas, el límite impuesto a gastos de campaña provenientes de la fortuna personal del candidato, y los límites impuestosa los gastos independientes por parte de individuos y organizaciones que apoyan pero no están oficialmente vinculados con una campaña.4

Para evitar muchas de estas restricciones, los individuos y las organizaciones a menudo optan por donar dinero blando. Se conoce como dinero blando el que se aporta no a una campaña oficial, sino a grupos (frecuentemente llamados...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba