El verbo es el motor de la lengua

 
EXTRACTO GRATUITO

El verbo es el motor de la lengua

Fabio J. Guzmán Ariza

Abogado y académico de la lengua.

RESUMEN:

Se recomienda usar verbos o formas verbales para manifestar cualquier acción que se desee describir en un escrito. La práctica actual de utilizar con frecuencia sustantivos, adjetivos, frases nominales y adjetivales en este contexto le resta vigor y sencillez al texto.

PALABRAS CLAVES:

Verbos, sustantivos, adjetivos, expresiones nominales, expresiones adjetivales, locuciones nominales, locuciones adjetivales, gramática, lingüística, español.

Tradicionalmente, las palabras del idioma español se clasifican, según su función, en nueve tipos o clases: sustantivos (abogado, justicia), pronombres (él, quien), adjetivos (sabio, inescrupuloso), verbos (argumentar, ser), adverbios (bien, conjuntamente), artículos (el, la), preposiciones (de, durante), conjunciones (y, o) e interjecciones (eh, uepa). De estas diversas clases, se destacan por su importancia dos: los sustantivos o nombres, que designan individuos, grupos, cosas e ideas, y los verbos, que denotan, generalmente, una acción, un movimiento, un hacer. Existen idiomas que carecen de artículos, preposiciones, etc., pero no hay ninguno que prescinda de sustantivos o verbos.

Los sustantivos, por su naturaleza, tienen una significación más bien estática: representan personas, cosas o ideas que perduran; los verbos, al contrario, son generalmente dinámicos: reflejan las fuerzas y el movimiento de un mundo eternamente cambiante. Cuando leemos un sustantivo, pensamos que se trata de algo o de alguien; que cuando leemos un verbo, pensamos en lo que sucede con algo o alguien. En fin, los sustantivos son menos directos y más abstractos que los verbos y, por tanto, más difíciles de intuir y entender que estos.

De ahí que se considere al verbo la clase de palabra por antonomasia en la lengua humana, más importante que el sustantivo. No es casualidad que su nombre se deriva del latín verbum, que significa, precisamente, palabra. Como explica Álex Grijemo en su obra La gramática descomplicada:

El verbo es el motor de la lengua. El verbo representa la fuerza del idioma, una potencia que él traslada al resto de las palabras y que las atraviesa como un pincho [...]. Todo el entramado de vocablos que empleamos para expresarnos se vendría abajo si no supiéramos usar el verbo o si no lo hubiéramos inventado...

Muchos profesionales del derecho parecen desconocer estas verdades. Solo así se explica la costumbre...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA