2010 esperanzas o frustraciones

 
EXTRACTO GRATUITO

2010: ¿esperanzas o frustraciones?

José Luis Taveras

No siempre los eventos del presente son indicadores confiables de la precisa proyección del futuro. Algunas veces, las crisis del momento se convierten en oportunidades inéditas para impulsar cambios creativos y duraderos.

Lo vimos en Japón, que después de una devastación apocalíptica, en el epílogo de la segunda guerra mundial, emergió como la segunda potencia económica del planeta. Milagro replicado en el sudeste asiático, en países como Hong Kong, Singapur, Taiwán, Corea, Malasia, Tailandia e Indonesia, que rebasaron su pobreza estructural gracias a un modelo de desarrollo industrial basado en las inversiones de capital extranjero y en una sobreexplotación de la mano de obra barata y abundante. Estos factores unidos a una estabilidad económica y a la elaboración de planes de desarrollo sostenido, permitieron el llamado “milagro asiático”, que posibilitó que Tailandia, por ejemplo, en la década de 1960 con un 59% de su población por debajo del umbral de pobreza, en los 80 disminuyera este índice al 26%; y que Indonesia, con un 58% en la década de 1970, diez años más tarde, lo descendiera al 17%.

No obstante, cualquier augurio del año 2010 deberá contar, como referente imperativo, con la gran recesión de la economía mundial que alcanzó niveles traumáticos durante el 2008 y la primera mitad del pasado año. El reto global de los gobiernos es por lo menos atenuar su impacto en sus economías reales.

Lenta pero progresivamente, a mediados del año pasado se inició la recuperación de los Estados Unidos, Alemania y Francia, aunque en conjunto el Producto Interno Bruto (PIB) mundial descendió un 2.9% según el Banco Mundial. Las perspectivas de este organismo para el 2010 es un crecimiento del PIB mundial del 2,0% -los análisis más optimistas hablan de un 3,0%-. Esta tendencia podría mantenerse sin riesgo de recaída si se asumen controles regulatorios sobre los grandes sistemas financieros de los Estados Unidos y la Unión Europea. No obstante, laten dos aspectos negativos que podrían frenar la recuperación: el crédito bancario sigue relativamente cerrado para muchas empresas; y el desempleo mundial será alto durante los primeros trimestres, lo que repercutirá negativamente en el consumo familiar.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI) las proyecciones de crecimiento para América Latina se recortaron en 1,1 puntos porcentuales en el 2009, sobre todo porque la desaceleración del comercio mundial perjudicó la producción de materia prima. Sin embargo, la región está beneficiándose del aumento de los precios de estos rubros y las proyecciones de crecimiento para el 2010 se han elevado en 0,7 puntos porcentuales. Así, América Latina es una de las regiones económicas del mundo menos perjudicada por la crisis global.

Por su parte, la República Dominicana ha sorteado el impacto de la crisis con el apoyo de ciertas políticas monetarias, financieras y económicas, como el aumento del crédito privado por RD$31,251.6...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA