Evolución, desarrollo del derecho ambiental (2 de 2)

 
EXTRACTO GRATUITO

Evolución, desarrollo del derecho ambiental (2 de 2)

LA CONFERENCIA DE ESTOCOLMO SOBRE EL MEDIO HUMANO, 1972:

Con la Conferencia de Estocolmo convocada por la Organización de las Naciones Unidas mediante resolución No. 2398 del 3 de diciembre de 1968, celebrada entre el 5 y el 16 de junio de 1972 en Estocolmo, Suecia, con la asistencia de 113 representaciones estatales, organismos internacionales gubernamentales, así como rganizaciones no gubernamentales, se sentó la base de visión conjunta de los Estados y se conjugaron de manera importante los intereses del Estado con los intereses de los ciudadanos individuales en el tema de la protección ambiental y los recursos naturales.

Este paso fue decisivo para señalar la necesidad y el derecho a un ambiente sano. Por vez primera, allí se plantea de manera seria y contundente la amenaza de la extinción de la raza humana y el deterioro de los ecosistemas; y el culpable de ello no era ni la naturaleza ni los meteoritos, sino el hombre1.

Esta conferencia adoptó un importante plan de acción de 109 recomendaciones.

Marca el inicio de un emergente derecho ambiental impulsado por ejes distintos pero concentrados en un mismo esfuerzo: la protección del medio en que se desarrolla el hombre.

Es menester aclarar que la declaración de principios fue un acto meramente “declarativo, recomendatorio y no obligatorio para los Estados” y constituyó un documento guía y orientador para la adopción de las futuras obligaciones ambientales bilaterales y multilaterales.

Justo es decir que esta Conferencia sirvió de fuente para la adopción de numerosas leyes ambientales nacionales.

LA CARTA MUNDIAL DE LA NATURALEZA DE 1982:

La Carta Mundial de la Naturaleza fue adoptada por las Naciones Unidas el 28 de octubre de 1982. Constituye el segundo documento importante en la historia del derecho ambiental y se debe a la visión puramente ambiental, es decir, ecocéntrica que tienen sus preceptos. Aquí se echa a un lado el carácter antropocéntrico que primó en la conferencia de Estocolmo de 1972 y se llama por vez primera la atención en cuanto a que la naturaleza, los ecosistemas, el clima, la flora y la fauna, tienen una importancia vital en el mantenimiento de las condiciones indispensables para la vida de todos los seres vivos del planeta.

En la Carta Mundial de la Naturaleza, el hombre es sólo una especie más, dándole preeminencia a otras especies, por lo que su importancia central radica en que se reconoce que el ambiente es importante y hay que protegerlo con independencia de la existencia del hombre o de lo estratégico que es para los humanos el tener un ambiente adecuado y no deteriorado.

Si Estocolmo fue el nacimiento del derecho ambiental, la Carta Mundial de la Naturaleza moldeó su carácter y personalidad. Este documento es meramente declarativo, orientador, filosófico y no obligatorio para los Estados Partes.

Sin embargo, nos ofrece el sentido multidisciplinar del derecho ambiental, además de convocar a un análisis holistico, sistémico e integrador del derecho. Este documento constituye el avance más decisivo e importante de la ecología sobre el derecho, puede decirse que constituye un ejemplo de clonación científica entre dos ciencias naturales.

LA CONFERENCIA DE RÍO DE JANEIRO SOBRE MEDIO AMBIENTE Y DESARROLLO DE 1992:

La Conferencia se realizó en Río de Janeiro, capital del Brasil, del 3 al 14 de junio de 1992. Contó con la participación de 166 Estados, representados en su mayoría por sus presidentes; 1200 organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, así como una cantidad impresionante de periodistas y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA