Los deberes fiduciarios de la gestion social

 
EXTRACTO GRATUITO

Los deberes fiduciarios de la gestión social

Antes de las concepciones modernas vinculadas al Corporate Governance, y desde el desarrollo histórico de las sociedades comerciales, siempre ha sido una preocupación atendible cómo regular los deberes y las responsabilidades de los administradores de las sociedades comerciales.

Desde las últimas cuatro décadas han tomado fuerza en el mundo las corrientes doctrinales y reguladoras del “Buen Gobierno Corporativo” o “Corporate Governance”.

Después de una dilatada construcción conceptual, dogmática y normativa, el Corporate Governance constituye el conjunto de disposiciones necesarias para evitar los conf lictos de intereses entre accionistas y los consejos de administración, especialmente en sociedades que cotizan en bolsa, y aún en aquellas que no cotizan en mercados de capitales, pero que adoptan tales normas como “códigos de conducta”.

Estas reglas y principios se orientan básicamente a transparentar la información de la sociedad hacia los accionistas e inversores institucionales, así como a implementar sistemas efectivos de responsabilidad de los administradores, procurando definir y delimitar el alcance de los llamados “deberes fiduciarios” Antes de las concepciones modernas vinculadas al Corporate Governance, y desde el desarrollo histórico de las sociedades comerciales, siempre ha sido una preocupación atendible cómo regular los deberes y las responsabilidades de los administradores de las sociedades comerciales.

El manejo de este tema ha sido muy asimétrico, en tiempo y forma, en la mayoría de las legislaciones societarias del mundo.

Las primeras leyes societarias no contenían un catálogo de los deberes inherentes a la administración. Estas relaciones se encontraban sometidas al estándar de una noción genérica conocida como “el buen hombre de negocios”, concepto que extrapolaba al ámbito comercial, de forma modulada y adaptada, el principio del “buen padre de familia” del Derecho Civil.

Las complejidades de la vida corporativa y la concentración conf lictiva de intereses de los agentes vinculados a la misma, fueron demandando contenidos cada vez más concretos y casuísticos respecto de los principios y los deberes fiduciarios de la administración. De esta manera, se fueron definiendo e incorporando a los marcos normativos nuevas conductas y obligaciones exigidas a los administradores.

Estos estándares de comportamientos se conocen como deberes fiduciarios.

Generalmente se identifican como...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA