Gunther Jakobs

 
EXTRACTO GRATUITO

"Günther Jakobs; La mayoría de los críticos del Derecho Penal del enemigo no tiene la menor idea de qué se trata".

Eduardo A. Núñez

Abogado dominicano, actualmente realiza estudios del cuarto nivel (Deutsches Recht) en la universidad Wesfätlische-Wilhelms-Universität-Münster, en Alemania.

Günther Jakobs no requiere una extensa presentación. Sus aportes a la ciencia global del Derecho Penal ejercen influencia desde Japón hasta la Tierra de Fuego, pasando por la Europa continental. Jakobs es portador de más de una decena de doctorados honoris causa y además es profesor emérito de la Universidad de Bonn.

Desde la facultad jurídica de la universidad Rheinische-Friedrich-Wilhelms-Universität Bonn, en un reducido aunque importante espacio de trabajo donde se han producido obras de gran relevancia para el pensamiento penal moderno, tocaremos puntos importantes de su visión sobre el Derecho Penal, como lo son la Teoría Funcionalista Sistémica, la Imputación Objetiva y el controversial fenómeno del Derecho Penal del Enemigo. Asimismo, el preclaro profesor alemán nos brinda su opinión sobre algunos casos que le hemos planteado de la realidad penal en la República Dominicana.

Eduardo Núñez;

Me he imaginado la entrevista en la siguiente secuencia: primero, hablaremos sobre usted y sus inicios en el Derecho Penal, para luego tratar de manera general algunos puntos académicos.

Günther Jakobs;

Entonces, de inmediato al primer punto, cómo llego a especializarme en Derecho Penal. Por supuesto, por la impresionante figura de mi profesor Hans Welzel. Hans Welzel fue profesor titular en la Universidad Bonn, además de que por largo tiempo se desenvolvió como su rector. Tanto en su rendimiento científico como en la manera ascética de su presentación, era él un ejemplo a seguir.

Realmente nunca fue mi intención ocuparme con el Derecho Penal; muy por el contrario, mi meta como estudiante era ser juez en asuntos civiles. Por consiguiente, trabajé mucho los temas de Derecho Civil, inclusive de Derecho del Trabajo.

Trabajé muy poco en Derecho Penal, hasta que participé en el seminario de Filosofía del Derecho que impartía mi maestro. La filosofía siempre ha sido una pasión para mí y en la escuela ya la había estudiado con mucha vehemencia. Mas, cuando escribí mi examen de Estado, Welzel me preguntó si quería ser promovido por él y pensé: "cuando una persona tan grande me pregunta, ¿por qué no? Después me promoví con él y así me especialicé en Derecho Penal.

EN;

Entonces ¿podemos inferir que Hans Welzel es una gran influencia para usted?

GJ;

Si, una gran y muy fuerte influencia.

Pero no solo para mí, sino también para Armin Kauffman, Günter Stratenwerth, Hans Joachim Hirsch, Gerd Geilen, Hans Ludwig Schreiber...

EN;

Pero también de España y Suramérica.

GJ;

Sí, pero primero vamos con los alemanes. Los antes mencionados y, si la memoria no me falla, también Loos; en total siete discípulos solamente en Alemania. Naturalmente, también de España (Enrique Bacigalupo), de Argentina, Chile (Bustos Ramírez y G. Romero), además de muchos otros cuyos nombres por el momento no recuerdo.

EN;

¿A qué se dedica en estos momentos?

GJ;

A lo mismo que he hecho siempre, solo que ahora no imparto cátedra. Viajo por el mundo disertando, escribo sobre Derecho Penal, Teoría del Derecho Penal y Filosofía del Derecho. Acabo de terminar un libro sobre la "Clasificación Jurídico-Penal como Sistema", que será publicado este año. Ahora trataré otro tema, probablemente la protección de bienes jurídicos, aún no lo sé con exactitud.

EN;

Habíamos pospuesto esta entrevista para el mes de septiembre porque usted tenía compromisos durante el mes de agosto en Latinoamérica. Además es de nuestro conocimiento que usted ha visitado varias veces tierras latinoamericanas.¿Qué impresión tiene usted del Derecho Penal en Latinoamérica?

GJ;

En este último viaje estuve en tres ciudades de Argentina; en Montevideo, Uruguay, y en dos ciudades del Perú, inclusive Huánuco. Durantes esta visita me relacioné muy poco con los tribunales. De vez en cuando, como es normal, venía un juez y hablaba conmigo. Sin embargo, no tuve la oportunidad de relacionarme con la policía criminal ni con la prosecución penal, sino que me desenvuelvo en un ambiente por lo general académico, es decir: siempre estoy en las universidades. Por está razón solo puedo expresarme sobre cómo es tratada la ciencia del Derecho Penal en las universidades.

Las referencias son diferentes, por supuesto, pero en parte increíblemente excelentes. Por ejemplo, en Montevideo me encontré completamente sorprendido de las capacidades de los juristas que allí enseñan. Gonzalo Fernández, una increíble figura, no por casualidad fue ministro de Exterior de Uruguay. Asimismo tienen Perú y Argentina grandes y fuertes personalidades.

La ciencia en estos países es mucho mejor que la práctica, pero de todas formas es solo una suposición, pues no puedo juzgarlo con propiedad.

Pero esto es así desde los tiempos de Jiménez de Asúa, quien creó la conexión Suramérica, España y Alemania. Más que una conexión, una tradición.

En definitiva, evalúo el nivel científico en Suramérica como muy alto. No es un milagro que muchos de los que solicitan estudiar aquí también obtienen una Beca Humboldt y que en el presente se encuentren en una posición preferencial en el ámbito internacional.

EN;

Ahora vamos a los puntos académicos. ¿Cuál es en su opinión sobre la función del Derecho Penal y de la pena frente a la sociedad?

GJ;

Sobre eso he escrito un pequeño libro, Pena estatal: significado y propósito . En este he escrito que el significado social de la pena se encuentra en contrarrestar la ruptura de la norma. Y la finalidad es conservar, a través...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA