Hacia una solución flexible de los problemas del derecho aplicable

 
EXTRACTO GRATUITO

"Hacia una solución flexible de los problemas del derecho aplicable a las relaciones jurídicas internacionales".

Nathanael Concepción;

Abogado y consultor; analista e investigador sobre derecho y relaciones internacionales en FUNGLODE.

RESUMEN:

En este artículo se ofrece una explicación acerca del sistema que reglamenta la determinación del derecho aplicable a las situaciones privadas internacionales, tanto en el sistema vigente como en el propuesto en el Proyecto de Ley de Derecho Internacional Privado que ha sido recientemente introducido ante el Congreso Nacional por la Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE), Fundación Institucionalidad y Justicia (FINJUS) y el Instituto Global de Altos Estudios en Ciencias Sociales (IGLOBAL).

PALBRAS CLAVES:

Derecho internacional privado, derecho aplicable, norma de conflicto, técnicas de reglamentación, conflicto de leyes, normas materiales, Código Bustamante, República Dominicana.

INTRODUCCIÓN:

El derecho internacional privado se ocupa de responder a un tríptico de cuestiones jurídicas, que se plantean cuando estamos en presencia de una situación privada internacional, a saber:

• Competencia judicial internacional: ¿Son competentes los órganos jurisdiccionales u otras autoridades dominicanas para conocer acerca de las cuestiones jurídicas que plantea una situación privada internacional?

• Derecho aplicable: Luego de saber cuál es el tribunal competente surge entonces la segunda cuestión: ¿Qué derecho vamos a aplicar para resolver la situación privada internacional que se ha presentado?

• Reconocimiento y ejecución de actos y decisiones extranjeras: ¿Cuáles son los efectos jurídicos que producen en la República Dominicana los actos y decisiones extranjeras relativas a situaciones privadas internacionales?

En este sentido se inscribe el Proyecto de Ley de Derecho Internacional Privado, que en su artículo 1, busca dar una respuesta adecuada a estas tres cuestiones:

Art. 1. Objeto de la Ley. 1. El objeto de la presente Ley es la regulación de las relaciones privadas internacionales de carácter civil y comercial. Dicha Ley rige, en particular:

i) La extensión y los límites de la jurisdicción dominicana.

ii) La determinación del Derecho aplicable.

iii) Las condiciones del reconocimiento y ejecución de las decisiones extranjeras.

De estos tres sectores que componen el derecho internacional privado (DIP), nos ocuparemos en este artículo de reflexionar sobre el concerniente al derecho aplicable a las situaciones privadas internacionales.

  1. CARACTERÍSTICA DEL SISTEMA VIGENTE:

    1. Normas anacrónicas y dispersas;

      Nuestras primeras leyes sobre DIP nos fueron legadas a través del Código Civil francés (códigos napoleónicos) convirtiéndonos así en uno de los primeros países del continente americano que tuvo un código civil, pero, tal y como reseña el tratadista brasileño Vallado , nosotros nos caracterizamos por adoptar una traducción literal del Código Civil francés sin realizar ninguna adecuación a la realidad dominicana de ese momento, desmarcándonos así de la práctica que habían seguido otros Estados de nuestra región (Haití, Bolivia, Costa Rica y el Estado de Luisiana en los Estados Unidos).

      Igualmente, fuimos unos de los primeros países de la región que incluyó la enseñanza del DIP en los planes de estudios universitarios (en 1920); sin embargo, estas privilegiadas posiciones históricas no han estado acompañadas de una debida evolución posterior de la materia, a tal grado que en más de 170 años no hemos podido adecuar nuestra legislación de DIP.

      En este contexto, nos encontramos actualmente con un sistema de DIP que no responde adecuadamente a los problemas del tráfico jurídico externo debido a que está caracterizado por la presencia de normas anacrónicas y dispersas.

      Este rezago histórico se hace evidente en lo que concierne al derecho aplicable a las situaciones privadas internacionales, que descansa en las normas de conflicto del Código Civil francés del 1804 y en normas dispersas insertadas en distintas leyes especiales que se han ido adoptando. Dentro de estas leyes especiales cabe destacar las siguientes:

      • Ley núm. 136-03, que crea el Código para el Sistema de Protección y los Derechos Fundamentales de Niños, Niñas y Adolescentes, del 7 de agosto de 2003.

      • Ley núm. 489-08 sobre Arbitraje Comercial (G. O. núm. 10502), del 30 de diciembre de 2008.

      • Ley de "Divorcio al Vapor" (Ley 1306-bis de Divorcio, del 21 de mayo de 1937, modificada por la Ley 142 del 4 de junio de 1971).

      • Ley General de Sociedades Comerciales y Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada núm. 479-08 (modificada por la ley núm. 31-11 del 10 de febrero de 2011).

      • Ley núm. 126-02 sobre Comercio Electrónico, Documentos y Firmas digitales.

      • Ley 146-02 sobre Seguros y Fianzas en la República Dominicana.

      • Ley General de Protección a los Derechos del Consumidor o Usuario, núm. 358-05.

      Estas disposiciones tienen un gran valor con relación al área concreta que regulan, pero no son suficientes para dar una respuesta global y adecuada a las complejidades que presentan las situaciones privadas internacionales en un país con las características de la República Dominicana. Una nación que cuenta con una importante presencia de extranjeros de más de 117 nacionalidades ; flujo importante de turistas (según cifras del Banco Central en el 2013 el país recibió la visita de 4,689,770 turistas y el turismo aportó US$ 5,089.8 millones a la economía dominicana); apertura comercial a través de los distintos tratados de libre comercio que se han subscrito, en especial el DR-CAFTA y EPA (ambos incluyen a 47 países y abarcan más del 80 por ciento del comercio externo de bienes y servicios); inversión extranjera directa -IED- (según datos del CEI-RD en el 2013 la IED fue de US$ 2,078.6 millones), y una gran diáspora dominicana dispersa en diversos países.

      La norma de base de nuestro sistema parte del artículo 3 del Código Civil, que es una solución basada en una concepción de la teoría estatuaria del siglo XVIII que anteriormente había sido recogida en el código napoleónico del 1804 y que se mantiene vigente en nuestro sistema jurídico. De acuerdo con este artículo:

      Las leyes de policía y de seguridad obligan a todos los habitantes del territorio.

      Los bienes inmuebles aunque sean poseídos por extranjeros, están regidos por la ley dominicana.

      Las leyes que se refieren al estado de capacidad de las personas, obligan a todos los dominicanos, aunque residan en país extranjero.

      Esta ordenación contempla la aplicación de las normas del ordenamiento jurídico dominicano dentro de un margen muy amplio, que abarca cualquier situación que se suscite dentro del territorio nacional. Es decir, engloba tanto el estatuto personal como real, para dirimir situaciones discutibles dentro del territorio dominicano. La estrecha aplicación del derecho dominicano en materias de derecho internacional privado debería llevar a un replanteamiento respecto a las políticas que nuestro país está asumiendo en esta área. No en vano una de las insuficiencias del derecho internacional privado dominicano es el carácter unilateral de sus normas y en la sociedad contemporánea ya no basta con constatar...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA