Historia

Autor:Raúl Reyes Vásquez
Páginas:25-59
 
EXTRACTO GRATUITO
25
TÍTULO II
HISTORIA
I.
El Estado civil En las civilizacionEs antiguas
Resulta interesante conocer la evolución experimentada por esta
institución, de tanta influencia sobre las personas y la sociedad. Es preciso
remontarse hasta sus más lejanos orígenes, a fin de determinar cuáles perso-
najes y acontecimientos marcaron su génesis, quiénes estaban encargados de
instrumentar los actos y custodiarlos, así como la finalidad perseguida por
el Estado para instituirlos en los distintos períodos históricos. Según algunos
autores, con anterioridad a los registros incubados en la Iglesia hubo formas
de cierta organización del estatuto personal, aunque el predominio de los
aspectos militares colocaba en un plano de inferioridad los demás asuntos, a
pesar de ciertas alusiones a instituciones como el matrimonio y la adopción,
practicados en algunas culturas orientales.
Lo conocido hoy como registro de estado civil tuvo comienzos con
finalidades no equivalentes exactamente a la fisonomía presentada en nues-
tra época, donde ha llegado a constituir un verdadero sistema integrado por
diversos órganos con funciones determinadas e interrelacionados entre ellos.
Si nos retrotraemos a los principales pueblos de la antigüedad y hurgamos en
las instituciones establecidas, sobre todo en los integrantes del llamado mundo
occidental, nos detenemos en Grecia y en Roma, cuyas huellas perduran en los
sistemas jurídicos implantados en las naciones surgidas sobre las bases estable-
cidas por esas magnas culturas.
Registro de Estado Civil.indd 25 4/10/15 2:34 PM
26
EL REGISTRO DE ESTADO CIVIL PARTE I
Hubo en ambos pueblos etapas evolutivas en el campo de los dere-
chos y obligaciones, según se percibe en los anales de esas grandes civiliza-
ciones, sobre todo la romana, donde encontramos precedentes de identifica-
ción de las personas, concretados en la obtención de la libertad para aquellos
sometidos a la esclavitud o a la prisión. En el Imperio romano, cuyos límites se
extendía por todo el orbe conocido, se identifican hechos afines con una orga-
nización del estado civil, aunque se tratara de “una institución rudimentaria
concebida casi únicamente para cuestiones de orden administrativo”18, como
ha sido considerado con cierto dejo peyorativo.
A. Atenas
En Atenas existían personas especiales con la función de inscribir
en los registros de la curia a los jóvenes de la ciudad, a partir de los tres y
cuatro años; todo se reducía a una finalidad política no dirigida a comprobar
el estado civil de ese segmento de la población ni de ningún otro, sin impor-
tar lo elevado de su jerarquía en la ciudad. Por eso en Atenas nunca existió
algo equiparable al registro de estado civil. Las inscripciones efectuadas en los
registros del dème y la phratrie tenían una finalidad preponderantemente polí-
tica, donde lo civil permanecía en un plano de inferioridad. A los atenienses a
quienes era negada su calidad únicamente les quedaba como recurso acudir a
la prueba testimonial.
B. Roma
En Roma, la identidad estaba fundamentada en la llamada Tría
Nomina, compuesta por tres elementos: praenomen, nomen y cognomen. En
los albores de esta civilización podemos situar rastros de ciertos intentos de
organización, que tienen como referente la determinación de Servio Tulio19,
según testimonia Denys de Halicarnaso, para llevar registros de nacimien-
tos y decesos a cargo de funcionarios públicos llamados “guardianes de los
18 BAUDRY-LACAN TINERIE, G. Precis de D roit Civil, tréizieme éditi on: Paris, Librair ie du Recueil Sirey, par Paul Guyo t,
1922, tome 1er., No. 778.
19 Servio Tulio: S exto rey legendario de Roma , del que se dice reinó de 578 a 534 a. d e J. C. Según la tradición, di o a
los romanos una Co nstitución en la que est ableció una nueva clas ificación del pueblo, enc aminada gradualmente a d ar la
franquicia p olítica de los pleb eyos; concluyó una imp ortante alianz a con los latinos en vir tud de la cual Roma y las ci udades
del Lacio se con stituyeron en mi embros de una gran lig a. (Tomado del Diccionario Enciclopédico Sopena: Barcelona, Editorial
Ramón Sopen a, 1973, tomo XVI, p. 79 69).
Registro de Estado Civil.indd 26 4/10/15 2:34 PM
27
Historia
TÍTULO II
templos”, sobre personas de ciudadanía romana, aunque no se destaca en
esta disposición una finalidad de carácter civil, sino más bien política y mili-
tar. No comprendía todos los actos de la vida civil, era efectuada en forma
irregular y su fin primordial era aportar datos para facilitar las actividades
del censo.
Existían unos documentos denominados acta pública destinados a
hacer constar asuntos relativos al estado civil. Corresponden a este tipo la
professio naturalis, con la particularidad de expedir copias de ellas a cargo
del tabularius publicas, con carácter de autenticidad. En los tiempos de la
República los pretores estaban encargados del cuidado de los registros, uso
restablecido por los emperadores por iniciativa de Marco Aurelio, según
testimonio de J. Capitolinus, quien ordenó la reinstauración de registros
en todo el imperio, con la obligación para los padres de dar un nombre al
nacido dentro de los treinta días del hecho. Igualmente dispuso su conser-
vación en los archivos del Tesoro, situados en el templo de Saturno, deidad
de las edades.
Su disposición también tuvo el propósito de corregir las deficien-
cias de las actas de nacimiento, que no eran regulares ni generales, por tanto,
no resultaban adecuadas para configurar los hechos recogidos. En cambio, era
admitido de pleno derecho todo otro modo de prueba para establecer la vera-
cidad del hecho o para contestarla. Según parece, Roma, en época más avan-
zada, era el único pueblo de la antigüedad donde existían registros para cons-
tatar los fallecimientos. Es decir, en los vastos límites del Imperio romano
coincidieron hechos asimilables a una organización del estado civil.
En sentido general, los creados por las leyes romanas tenían por fin el
interés del Gobierno por encima de cualquier consideración de índole familiar.
Sin embargo, no eran estos instrumentos la manera idónea para los ciudada-
nos romanos disponer de la oportunidad de establecer la prueba de su estado
civil. Con este fin era llevado un libro de carácter familiar donde el pater fami-
lia hacía inscribir los distintos hechos, ancestro de lo conocido en la actualidad
como libro de familia, vigente en muchos países.
Registro de Estado Civil.indd 27 4/10/15 2:34 PM

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA