John Roberts: Chief Justice

 
EXTRACTO GRATUITO

"John Roberts: Chief Justice"

Ruth Ruiz

El Comite Judicial del Senado de los Estados Unidos inicio el pasado 13 de septiembre una serie de audiencias para la contirmacion del juez Jhon Roberts como nuevo presidente del Tribunal Supremo, en sustitucion del fallecido William Rehnquist.

Al cierre de la presente edicion de Gaceta Judicial continuaban los debates, pues lo previsto era que el pleno del Senado vo tara la confirmación de Roberts durante la ultima semana de septiembre, para que asumiera el cargo al inicio de la proxima sesion del Supremo, el 3 de octubre.

El proceso de seleccion de los miembros del Tribunal Supremo tiene gran significado debido a la importancia de la Corte que, en el complejo sistema constitucional de pesos y contrapesos de poderes en Estados Unidos, puede afectar con sus decisiones la vida de millones de personas en asuntos como el aborto, los derechos civiles y politicos, medicos, religiosos, entre otros.

Es el presidente de los Estados Unidos, en virtud de lo que establece la Seccion 2 del Articulo II de la Constitucion, quienotros. "...nominará y, con el consejo y consentimiento del Senado, designara... a los jueces del Tribunal Supremo". Asimismo, la sección 1 del artículo III estipula que los miembros del Tribunal Supremo, como los otros jueces federales, permanecerán en el cargo de por vida mientras guarden buena conducta, y garantiza que no se les reducirán los salarios durante su permanencia en la posición.

George Washington fue el presidente que en 1789 inicio el proceso que se usa actualmente, y desde entonces los presidentes han hecho un total de 148 nominaciones al Tribunal Supremo. Los más recientes fueron los jueces asociados Ruth Bader Ginsburg y Stephen G. Breyer, nominados por el entonces presidente Bill Clinton, en 1993 y 1994, respectivamente. No obstante, en 28 ocasiones el Senado ha rechazado al candidato de la Casa Blanca. El más reciente, el juez Robert Bork, fue propuesto en 1987 por el presidente Ronald Reagan.

La primera jornada de sesiones del Comité Judicial del Senado estuvo dedicada a las presentaciones y discursos de los 18 integrantes del Comité y a una declaración del propio Roberts. La segunda sesión se dedicó a las preguntas de los senadores al candidato y tras ello vendría una declaración del Colegio de Abogados de Estados Unidos. Finalmente, ya hacia el tercer día, los senadores se dedicaron a escuchar los testimonios de unos treinta testigos, convocados por los republicanos y demócratas a partes iguales, para declarar sobre la idoneidad del magistrado para ocupar el cargo joven en presidir el Tribunal Supremo de Estados Unidos desde que lo hiciera John Marshall en 1801.

"John Roberts ha dedicado toda su vida profesional a la causa de la justicia y es muy admirado por su intelecto, su juicio sensato y su decencia personal". Con esas palabras lo presento el presidente George Bush cuando anunció su nominación en julio pasado a raíz de la renuncia de la jueza O'Connor. El mandatario lo calificó además como un hombre de logros y capacidad extraordinarios, de buen corazón y dijo que él tiene "las cualidades que los estadounidenses esperan en un juez: experiencia, sabiduría, imparcialidad y cortesía".

Sin embargo, esto no significa necesariamente una ventaja del presidente respecto a las...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA