La Legión HRAF

 
EXTRACTO GRATUITO

"La Legión HRAF"

Leonel Melo Guerrero

Presidente y director general de la firma OMG.

Headrick Rizik Álvarez & Fernández ha contribuido invaluablemente a definir los estándares de servicios legales en la República Dominicana por toda una generación. La calidad y profundidad de su talento, su omnipresencia en las transacciones de más alto perfil, la representatividad de su clientela, así como su contribución sostenida a la generación y transmisión de conocimiento legal, los colocan en un lugar especial en medio de una comunidad profesional notable de por sí por su altísimo nivel.

He tenido la oportunidad, desde la escuela de Derecho y a través de mi ejercicio, de aprender y apreciar el enorme valor que las firmas legales aportan a una economía y a una sociedad. En el caso de la República Dominicana, esta contribución podría ser erróneamente soslayada debido, entre otras cosas, a que nuestro mercado cuenta con tantos buenos abogados independientes y excelentes oficinas que han optado por no estructurarse en la forma de firmas. HRAF fue fundada por cuatro abogados brillantes con carreras promisorias que sí escogieron crear un bufete, ejercer un liderazgo notorio en su medio ser diferentes, y trascender mediante un legado tangible a su entorno. Los primeros treinta años de su existencia indiscutiblemente han visto realizado su propósito.

En estos párrafos me propongo hacer una retrospectiva del recorrido transitado por HRAF hasta llegar a la posición de reconocido liderazgo que hoy ostentan, desde la perspectiva de un abogado a quien le ha tocado observar los acontecimientos desde fuera de HRAF, pero desde dentro del mercado de los bufetes dominicanos. Haré el recorrido modelando, en una especulación atrevida, lo que en mi opinión habría sido el plan de sus fundadores cuando decidieron emprender su proyecto, y la forma como habrían adaptado ese plan a los tiempos para garantizar su perpetuidad.

Cuando cursaba mis estudios de Derecho en la universidad, los profesores me hablaban de Kaplan Russin Vecchi Heredia Bonetti (hoy Russin Vecchi & Heredia Bonetti) como una firma corporativa al nivel de los grandes mercados del mundo (Londres y Nueva York). Me contaban cómo Luis Heredia Bonetti había iniciado un proceso de culturización que elevaría el profesionalismo del ejercicio del derecho en el país. Mis profesores eran prestigiosos abogados con oficinas muy reputadas, pero podían visionar el nuevo modelo de firmas que existiría en las décadas por venir. Cuando llegó el momento de iniciar la investigación que conduciría a mi tesis de grado, naturalmente acudí a "la Kaplan" en búsqueda de información y consejo. Yo era uno de muchos abogados que querían hacer carrera en una firma como Kaplan, y supongo que lo mismo habían querido en su momento, diez años antes, Roberto, Pancho y Mary.

Cuando visité Kaplan ya los cuatro fantásticos (William incluido) no estaban. Se habían ido tres años antes a formar su propio despacho. Me recibieron Claudia Cabral y José Ramón Vega, y estos me dirigieron a las bibliotecas de Pellerano & Herrera y de Troncoso & Cáceres, donde entendían que yo encontraría lo que andada buscando para mi investigación. Empecé por P & H, y no salí de esa biblioteca sino hasta trece años después. Me encontré una firma de más de treinta y cinco años en un momento de relevo generacional interesante y el propósito de comportarse como una firma joven. Los "muchachos" (Ricardo Pellerano, Hipólito Herrera y Luis Rafael Pellerano), encargados de prolongar las extraordinarias carreras de Juan Manuel Pellerano e Hipólito Herrera, le seguirían los pasos a la Kaplan en ese dramático proceso de transformación de la práctica legal dominicana, y años más tarde consolidarían a P & H como una firma líder. Para mí, lo que empezó como una visita estudiantil a una biblioteca impresionante pasó a ser (con la intervención de mi gran amigo y compañero de estudios Orlando Jorge Mera) una propuesta de trabajo y una experiencia profesional muy plena.

Desde P & H...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA