Una Ley de sociedades comerciales

 
EXTRACTO GRATUITO

Una Ley de sociedades comerciales

José Luis Taveras

El Consejo Nacional de la Competitividad, con el apoyo de la Fundación Institucionalidad y Justicia, Inc., el Comisionado de Apoyo a la Reforma y Modernización de la Justicia y la Asociación de Jóvenes Empresarios, Inc. y el patrocinio financiero del Banco Interamericano de Desarrollo nos confió la redacción de un anteproyecto de ley sobre sociedades comerciales.

La idea me entusiasmó en gran manera ¿después de cuatro meses de trabajo presenté un borrador inicial de este instrumento, el cual será oportunamente sometido al escrutinio de la comunidad jurídica nacional.

La República Dominicana no actualiza su regulación societaria desde el 1884, año en que adoptamos el código francés de 1807. Desde ese entonces y hasta el momento escasas refórmas han afectado el régimen de las sociedades comerciales, siendo, la más reciente, la producida en virtud de la Ley No. 172 del 25 abril de 1980, que modificó el contenido del articulo 36 del Código de Comercio.

La refórma a nuestra legislación societaria constituve un imperativo regulatorio e institucional inaplazable por varias razones:

  1. En el escenario de la normativa vigente, los principales procesos corporativos que pautan la dinámica de la economía internacional no se encuentran regulados, como son aquellos que promueven la concentración empresarial -fusiones y escisiones-; los que le imprimen flexibilidad y movilidad a los marcos societarios porque implican modificaciones estructurales -transfórmaciones- y aquellos que organizan el fin de la vida social -disolución y liquidación-.

  2. El país cuenta con un mercado de valores organizado operativa e institucionalmente, pero sin una ley que regule adecuadamente las sociedades cotizantes. Es una inconsistencia inexcusable que las entidades que generen los productos financieros que sustentan el mercado de valores se encuentren precariamente normadas por una regulación del siglo XIX.

  3. La obsolescencia de nuestra legislación societaria nos sustrae competitividad, va que 87 países del mundo han modificado sus leyes corporativas desde la segunda mitad del pasarlo siglo. Esta asimetría regulatoria en un aspecto tan sensitivo como los negocios corporativos sólo obra en detrimento de laseguridad jurídica que pueda ofertar el país, como factor invaluable de inversión extranjera.

  4. Sin una legislación fume y actualizada, las prácticas corporativa y de negocios se encuentran carentes de referentes legales...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA