Luis Heredia Bonnetti

 
EXTRACTO GRATUITO

Luis Heredia Bonnetti

Fabio J. Guzmán Saladín & Ruth Ruiz

El personaje de este mes nació para ser abogado. Artífice de una forma de hacer derecho sin fronteras por la cual se le considera pionero de la introducción del derecho empresarial en la República Dominicana, Luis Heredia Bonetti tiene la convicción de que aunque un abogado se hace con estudio e investigación, necesita además sentir amor por la carrera.

El niño que cambió los juegos en los campamentos de verano por las salas de audiencia del Palacio de Justicia, y cuya diversión e interés se concentraba en los casos penales, encabeza hoy la firma que desde su fundación, hace más de cuatro décadas, sentó las bases de la práctica del Derecho empresarial dominicano con una visión global.

Como en todo camino hacia el éxito no faltan obstáculos, él lamenta haberlos encontrado en las debilidades institucionales del sistema de justicia. Sin embargo, cuenta con la satisfacción de que jóvenes juristas entrenados en Russin, Vecchi & Heredia Bonetti se cuentan entre los fundadores de un gran número de destacadas oficinas de abogados en la República Dominicana.

  1. ¿Por qué elige el Derecho como profesión?

  2. Recibí la inspiración de mi padre, quien era abogado y servidor público. El fue juez de instrucción por un buen tiempo y luego pasó a dirigir la Oficina Central del Estado Civil. Yo pasaba los veranos en su oficina, y en consecuencia se fue generando en mí el interés por la profesión y por el desempeño de las prácticas judiciales. Así mi vocación se fue perfilando.

  3. ¿Cuáles aprecia como las diferencias más marcadas entre el ejercicio de la profesión en sus inicios y como se ejerce en la actualidad?

  4. En los momentos en que me investí e inicié el ejercicio de la carrera, no hay duda de que el entorno político, económico y social de la República Dominicana hacía de la práctica del derecho una cosa que hoy, desde luego, no es la misma.

En un mundo globalizado como el presente, el ejercicio del derecho tiene otra perspectiva. La política en la República Dominicana tiende a ser, en el ejercicio de la democracia, la bandera que todos queremos enarbolar. Además, la República Dominicana tiene una economía que representa una de las más fuertes en El Caribe y en Centroamérica. Por tanto, de una economía pequeña, que teníamos en los años sesenta a raíz de mi graduación y entrada en ejercicio, hoy estamos ejerciendo en un ambiente totalmente distinto. Hay una diferencia abismal entre el ejercicio de la profesión de abogados en aquellos tiempos y lo que hay en el día de hoy, marcado por esos grandes cambios que ha sufrido la sociedad y la nación dominicanas: cambios políticos, sociales y económicos.

¿Cuáles son las principales fortalezas del derecho empresarial en la República Dominicana?

Si pudiéramos llamarle fortaleza a lo incipiente que es el derecho empresarial en la República Dominicana, es porque está empezando y se nutre de la globalización. Nosotros, por consiguiente, hemos estado practicando un derecho que la globalización nos ha dictado. En primer lugar, como es obvio y patente, nosotros estamos arropados de tratados internacionales, uno que ejemplariza esto es el DR-CAFTA, entre otros como el que tenemos con la Unión Europea.

Hemos asimilado una serie de normas que se dictaron como consecuencia de esta globalización de la economía y por ende nuestro derecho empresarial avanza luego de un desarrollo que nos maniatara, que nos obligara a mantenernos dentro de una categoría, tanto de normativa como también de prácticas que hoy día empezaron a hacer conflictos.

¿Cuáles sus retos y debilidades?

Las debilidades derivan de la misma situación: no lo practicamos, no hay una tradición. Nosotros accedimos a la libertad de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA