Mariano Germán Mejía ¡Soy un huérfano! ¡Somos unos miserables!

 
EXTRACTO GRATUITO

Entrevista; Mariano Germán Mejía ¡Soy un huérfano! ¡Somos unos miserables!

José Luis Taveras & Fabio J. Guzmán Ariza

La mañana lucía ligera; el ambiente, distendido. Esperábamos en el antedespacho del magistrado Mariano Germán Mejía, quien nos había concedido un espacio de su agenda para charlar sobre los problemas judiciales. Nos recibió como él es: franco, espontáneo y jovial. A su lado, el magistrado Samuel Arias Arzeno descansaba su mirada en una PC que tenía información sobre la cumbre del Poder Judicial. De hecho, ese era el tema que nos llevaba al despacho del presidente de la Suprema Corte de Justicia, pero con el magistrado Mariano Germán es imposible atenerse a un solo asunto; su provocador don de conversador nos obligó a abandonar los guiones. De manera que lo que prometía ser una conversación rígida y sobria se tornó en una amena plática matizada por anécdotas, confesiones y datos.

P. Magistrado Germán, lo entrevistamos cuando asumió la presidencia de la Suprema Corte de Justicia. ¿Las cosas resultaron como creía en ese momento?

Mariano Germán Mejía (MGM). La visión que tiene un abogado desde la escuela de la Suprema Corte de Justicia o del Poder Judicial y la visión que adquiere después que está en el vientre del tigre son distintas. Solamente conoce al tigre el que está en su vientre. Mi visión que era la visión del abogado. Ahora tengo la del juez porque debo bregar diariamente con asuntos judiciales, pero tengo también la visión del administrador, y no del administrador de una institución cualquiera. También fui administrador de mi propia oficina y desde esa oficina manejaba intereses distintos, pero al fin y al cabo eran intereses privados. Ahora me ha tocado desempeñar la función de administrador de la cosa pública pero al mismo tiempo de una cosa pública que no es cualquiera, sino un poder del Estado que administra unos valores que no solo tienen aspecto económico sino que son unos valores trascendentales y éticos.

En un lenguaje muy franco con ustedes les puedo dar un ejemplo. Cuando los jueces hace un mes dijeron que iban a hacer motines para exigir un mayor presupuesto salió en la prensa que yo lo desautoricé. En realidad yo no desautoricé que ellos se quejen. Desautoricé el método. ¿Por qué? Porque tengo un concepto muy trascendental de lo que son los valores que administra el Poder Judicial. Yo decía como ejemplo que un juez no puede salir a la calle a levantar el brazo y a gritar "¡mayor presupuesto!". No puede salir frente al Palacio de Justicia y lanzar un grito por más presupuesto, porque eso no es propio de un juez. Porque el juez es expresión de mesura, de tranquilidad y administrador de unos valores importantes que no administra ningún otro poder del Estado y que no administra ningún otro sector. Valores éticos fundamentales donde el juez tiene que ser serio, transparente, honesto, calmado, incapaz de lanzar un grito en público, incapaz de salir a la calle con una camisa sin manga, no puede salir a la calle un juez con una camisa sin manga porque qué pueden decir.

P. El presupuesto judicial es una de las más sensibles debilidades del sistema. ¿Qué cifra sería mágica para operar con dignidad?

MGM. Para poder manejarse de manera eficiente y realizar una labor eficaz el Poder Judicial necesita un mayor presupuesto. De conformidad con la Ley 194-04, específicamente el artículo 3, al Poder Judicial le toca el 2.66 % del presupuesto nacional. Eso se expresaría en términos numéricos con 14,322 millones 61,829. Para este año, 2016, nos fue asignada la suma de RD$ 5,606 millones (el 1.31 %). Desde el 2008 la historia ha sido la siguiente: en el 2008 recibimos RD$ 3,546 millones (1.69 %), de conformidad con lo que era la ley entonces. En el año 2009, casi igual: RD$ 3,552 millones. En el año 2010, RD$ 3,362: nos bajaron. En el año 2011, nos dejaron igual que en el 2010: RD$ 3,362 millones. En el 2012 nos subieron RD$ 500 millones: RD$ 3,806 millones; 2013, RD$ 4,206. En el 2014, RD$ 4,906 millones. En el 20015, RD$ 4,906, y en el 2016 RD$ 5,606. Esos RD$ 5,606 representan el 1.31 % del presupuesto, o sea que mientras en el 2008 recibimos el 1.69 %, en el 2016 recibimos el 1.31 %. En esas condiciones el Poder Judicial no puede funcionar. Actualmente tenemos 661 jueces y 6,075 servidores judiciales. Pero ahora tenemos 117 jueces de paz egresados de la Escuela Nacional de la Judicatura pendientes de designar, pero no tenemos los cuartos.

Para el 2017 tenemos un resumen de lo que por aplicación de la ley 194-04 nos tocarían: RD$ 14,329 millones. Remitimos el prepuesto que está dividido en servicio básico RD$ 1,644 millones, materiales y suministro RD$ 804 millones 161 mil. La asignación que recibimos es para el Poder Judicial, la Escuela Nacional de la Judicatura y la Defensa Pública. Entonces, en ese presupuesto hay RD$ 138...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA