Maternidad subrogada

 
EXTRACTO GRATUITO

"Maternidad subrogada"

Aura Celeste Fernández R.

RESUMEN:

De la interpretación combinada de algunas disposiciones de carácter general contenidas en la Constitución de la República y en las leyes adjetivas es deducible la ilegalidad de la práctica del alquiler de vientre; ahora bien, no existe disposición alguna que autorice o prohíba de manera expresa este proceder ni pronunciamiento jurisprudencial alguno que haya sentado una posición sobre este asunto. En nuestro Derecho existe una presunción, desde el ángulo legal, de que quien da a luz es necesariamente la madre.

PALABRAS CLAVES:

Alquiler de vientre, vientre de alquiler, leyes de orden público, contrato comercial, criatura concebida, procreación o gestación por cuenta de otro, partus sequitur ventrem, Derecho Constitucional, República Dominicana.

En las últimas semanas ha llegado a mi escritorio la inquietud de personas e instituciones sobre la posición del Estado dominicano respecto del tema de la maternidad subrogada o del alquiler de vientre. He creído conveniente iniciar una discusión sobre el tema desde este importante espacio.

Como todos sabemos, la maternidad subrogada consiste en un convenio a través del cual una mujer acepta gestar en su vientre una criatura para entregarla, una vez nacida, a la pareja solicitante. Para esta pareja, el móvil del convenio puede ser la infertilidad, la peligrosidad del embarazo para la mujer o hasta asuntos de comodidad. La práctica se lleva a cabo unas veces como acto de caridad, y otras, en virtud de un contrato comercial conocido como vientre de alquiler. Nos vamos a referir a esta última.

El tema ha suscitado un gran debate en todas las jurisdicciones del mundo, tanto desde el punto de vista ético como el legal; y es que, ciertamente, su análisis no deja de ser complejo y delicado, así como necesario. No hay dudas de que la maternidad subrogada responde a una necesidad que pudiera ser percibida de manera comprensible ante la desesperación de una pareja que no puede tener hijos debido a una dificultad en la mujer; sin embargo, no menos cierto es que entraña una situación irregular, por demás riesgosa, que de hecho genera desvirtuaciones, entre ellas, no necesariamente la menos grave, que termine siendo un nuevo ítem del mercado.

El abanico tan amplio de posibilidades hace de la práctica un verdadero enjambre de criterios y conceptos. Así, ¿qué sucedería si, al nacer la criatura, la madre biológica (cuando esta sea la misma que le dio a luz)...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA