La negociación en la Cumbre de Río

 
EXTRACTO GRATUITO

La negociación en la Cumbre de Río

Nelson Espinal Báez

En su libro La Audacia de la Esperanza, el senador Barack Obama expresa su visión de cómo podemos superar nuestras divisiones para enfrentar los problemas concretos. Analiza, entre otros temas, las amenazas transnacionales que se congregan más allá de las fronteras.

Declara su fe en la nobleza de espíritu que es parte esencial de “nuestro improbable proyecto de democracia” y su poderoso deseo de establecer la plataforma de un consenso político radicalmente optimista.

La Cumbre de Río1 generó precisamente un consenso político radicalmente optimista. Latinoamérica impartió una importante lección de grandeza, agudeza política y liderazgo. Para llegar allí se realizaron múltiples procesos de negociación previos a la cumbre, generando alianzas y coaliciones en base a objetivos claros previamente definidos. En la sesión plenaria de la Cumbre se hicieron evidentes cuatro dimensiones de la negociación:

La Primera Dimensión, que es la parte más visible, constituye la negociación entre las naciones y es la que efectúan los presidentes y cancilleres. Se corresponde con los mecanismos multilaterales de resolución de conflictos para obtener un consenso que generó un realineamiento latinoamericano en base al derecho público internacional, la diplomacia y la preeminencia del multilateralismo. La Segunda Dimensión es la negociación entre sus pares, entre naciones hermanas en forma bilateral, generando alianzas y coaliciones con objetivos comunes y particulares para generar negociaciones entre países con inversiones, proyectos y conflictos comunes.

La Tercera Dimensión, es la negociación, concertación y persuasión de los presidentes con sus electores, con sus respectivos pueblos. Los jefes de estado antes y durante el encuentro les hablaban, en todo momento, a sus compatriotas. Sus discursos estaban destinados a convencerles de los méritos de su gestión y el valor de los intereses y aspiraciones de sus conciudadanos en este conflicto. El presidente de Ecuador le estuvo hablando a los ecuatorianos, Chávez a los venezolanos, Uribe a los colombianos, y así los demás. Esta dimensión del proceso siempre está presente en los diálogos públicos. Por último, la Cuarta Dimensión fue la negociación de cada presidente consigo mismo, con su visión, su ideología, su agenda, sus valores, principios y creencias. En esto, el cambio más notorio lo presentó el presidente Chávez desde su arribo al país. El fue cauto y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA