Obama globalización de los sueños

 
EXTRACTO GRATUITO

"Obama: ¿globalización de los sueños?"

José Luis Taveras

taveras@fermintaveras.com

Redimiendo las distancias, el éxito electoral de Obama, Chávez y Leonel ha sido responsabilidad de un discurso de sueños.

Cada uno, a su manera, vende una ilusión de cambio, yeso cautiva. Existe una simetría casi perfecta entre la retórica de futuro de estos tres hombres, aunque sobre bases ideológicas disímiles: la de Obama, la ruptura con el viejo orden; la de Chávez, la justicia social; y la de Leonel, la modernidad.

Parece que también en los Estados Unidos el mercado electoral de los sueños arranca euforias en las generaciones emergentes y su consumo crece en la medida en que se devaJúa la credibilidad de sus instituciones. No hay nada más convincente que el poder de las palabras cuando la realidad nos golpea, y, en esa circunstancia, la sensibilidad de un pueblo se hace más vulnerable al discurso de esperanza y cambio. Eso hizo ganar a Obama.

Al prestar juramento como el cuadragésimo cuarto presidente de los Estados Unidos, Barack Hussein Obama Jr. tendrá ante sí el inconmensurable reto de honrar cada palabra de esperanza con una obra certera de gobierno. Sobre todo a favor de un pueblo que echó a un lado el color de su piel e inexperiencia para decidir por la opción del cambio prometido. Ahora sabremos la real distancia entre el poder de las palabras y la autoridad de los hechos.

A pesar de que como continente no somos agenda ni interés de Washington, le recomendamos al presidente Obama verse en el desvencijado espejo de Latinoamérica, que ha apostado por este discurso de cambio y hoy las decepciones rebasan las expectativas suscitadas. Así, y como ejemplo, la atrapada "revolución bolivariana" venezolana no ha podido reducir los Índices de pobreza y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA