Odebrecht un infierno bajado del cielo

 
EXTRACTO GRATUITO

"Odebrecht un infierno bajado del cielo"

Jose Luis Taveras

Tras una larga historia de omisiones, las autoridades judiciales dominicanas se aprestan a formular cargos en contra de un colectivo de políticos, funcionarios y empresarios por actos de corrupción. Aunque al momento en que se escriben estas notas no hay acusados ni detenidos, late la esperanza de que esta vez no habrá excusas para dejar de hacerlo. Claro, tenía que suceder algo extraordinario: un cataclismo que se nos impusiera de forma imperiosa e ineludible. Fue necesario que el mismo infierno bajara del cielo para que el milagro de la justicia prendiera alguna ilusión. Ese milagro tiene un nombre: Odebrecht, la superestructura de lavado transnacional más colosal de América Latina en lo que va de siglo.

Obvio, en las operaciones fraudulentas del consorcio brasileño la República Dominicana no podía faltar, considerando sus altas calificaciones en los registros mundiales en materia de corrupción. Según la confesión de la firma internacional ante las autoridades judiciales de Brasil, Estados Unidos y Suiza, fuimos el tercer país después de Brasil y Venezuela en recibir los montos más altos en sobornos. Tampoco nos quedamos atrás en la logística de la red mafiosa: Hilberto Mascarenhas Alves da Silva, ejecutivo de Odebrecht, declaró ante la Corte Electoral de Brasil que en algún momento el eufemístico "Departamento de Operaciones Estructuradas", unidad corporativa a través de la cual se hacían los pagos de sobornos, migró sus operaciones a la República Dominicana de la misma mano de Joao Santana, asesor de campaña del presidente Danilo Medina para las elecciones de 2012 y 2016.

De manera que resultará frustratoria cualquier tentativa del ministerio público o de los imputados de sustraerse de la estructura global diseñada por Odebrecht para crear su imperio mafioso. En términos más claros: Odebrecht no obró de forma distinta ni autónoma en ningún país en particular, sino que centralizó su estrategia para influenir en presupuestos gubernamentales, financiar aprobaciones de obras, ganar licitaciones internacionales y pagar sobornos a través de su propia ingeniería corporativa; por eso las investigaciones y los procesos penales de Brasil resultarán determinantes en la sustanciación de las investigaciones y de los enjuiciamientos emprendidos en los países donde la constructora tuvo operaciones.

El temor latente es que, dadas estas circunstancias , si los procesos de Brasil no son lo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA