LAS PRESTACIONES ACCESORIAS EN LAS SOCIEDADES ANÓNIMAS Y DE RESPONSABILIDAD LIMITADA EN LA REPÚBLICA DOMINICANA

 
EXTRACTO GRATUITO

"LAS PRESTACIONES ACCESORIAS EN LAS SOCIEDADES ANÓNIMAS Y DE RESPONSABILIDAD LIMITADA EN LA REPÚBLICA DOMINICANA"

Norma I. Peña Tejeda, MDS

Abogada, Maestría en Derecho Societario y Comercial de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra; gerente de la División Legal de Mera Fondeur Grupo Corporativo.

npena@merafondeur.com

En el año 2008, con la promulgación de la Ley de Sociedades Comerciales y Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada (LS), fue introducida una reforma integral de nuestra legislación en materia societaria, dotándola de referentes legales en áreas anteriormente no reguladas y reforzando la protección de sus distintos actores. Dentro de las muchas novedades que introdujo esta ley se encuentra la figura de prestaciones accesorias (PA), que no son más que obligaciones sociales que pueden establecerse en la escritura social o en los estatutos, como accesorias de la obligación principal que tiene todo socio de hacer su aportación al capital.

Esta figura aporta beneficios novedosos de extraordinario valor, que serán explorados en este artículo dentro de las sociedades comerciales, enfocándonos especialmente en las sociedades anónimas (SA) y las de responsabilidad limitada (SRL).

Gran parte de la importancia práctica de las PA radica en su posible utilización como técnica de incorporación de las aportaciones de industria en las sociedades comerciales, aunque, como se verá, no es el único uso que debe darse a la figura. Esta permite introducir variaciones de singular importancia en el esquema "normal" de las SA y de las SRL, suavizando el carácter predominantemente capitalista con que han sido configurados legalmente estos tipos sociales y facilitando su adaptación a las más variadas circunstancias y situaciones.

La primera consagración jurídica de las PA se registra en Alemania ; posteriormente fue asumida por otras legislaciones europeas y latinoamericanas. En nuestra LS la primera indicación que encontramos sobre las PA hace referencia a su necesaria previsión en los estatutos en caso de establecerse (artículo 14, literal k) que dispone:

Los contratos de sociedad o los estatutos sociales de toda sociedad comercial, instrumentados ya sea en forma pública o privada, deberán contener: […] k) Las ventajas particulares y sus beneficiarios, así como las prestaciones accesorias, si las hubiere; […].

Pero su regulación viene dada por las disposiciones del artículo 22 a través del cual se introducen en nuestro país las PA válidas para ser establecidas en los diferentes tipos societarios, al disponer que:

Solo podrán ser objeto de aportación los bienes o derechos patrimoniales susceptibles de valoración económica. No obstante, en el contrato de sociedad o en los estatutos sociales podrán establecerse para todos o algunos de los socios prestaciones accesorias distintas de las aportaciones de capital sin que puedan integrar el capital de la sociedad. Si no resultaren del contrato de sociedad o de los estatutos sociales, las prestaciones accesorias se considerarán obligaciones de terceros.

De igual forma se establecen en este artículo de la LS las condiciones de validez a las que deben estar sujetas estas prestaciones, que son las siguientes:

  1. deberán ser precisadas en su contenido, duración, modalidad, retribución y sanciones en caso de incumplimiento;

  2. deberán ser claramente diferenciadas de los aportes;

  3. no podrán ser en efectivo; y,

  4. solo podrán modificarse con la conformidad de los obligados.

    Del contenido de este artículo podemos extraer los elementos configuradores de estas prestaciones, los cuales resultan comunes a la mayoría de las legislaciones consultadas:

    1. son auténticas obligaciones;

    2. deben ser establecidas en el contrato de sociedad o en los estatutos sociales;

    3. forman parte de la condición jurídica del socio;

    4. no integran el capital social;

    5. poseen un carácter accesorio;

    6. poseen un carácter potestativo-facultativo;

    7. deben ser precisadas en su contenido, duración y modalidad;

    8. poseen un carácter retribuible;

    9. pueden estar sujetas a sanciones en caso de incumplimiento;10. no podrán ser en efectivo; y

    10. solo se pueden modificar con el consentimiento de los obligados.

      El artículo citado contempla expresamente la posibilidad de que los socios, en virtud de lo dispuesto en los estatutos sociales, se comprometan a obligaciones distintas de la obligación de aportación de capital y que no integran el capital social de la sociedad, pero sí su patrimonio.

      Las diferentes menciones que la LS hace de la figura de las PA trazan un régimen poco clarificador y por demás no muy amplio, razón por la que aquí procuraremos extraer su significado y desarrollo en los distintos momentos sociales en los que el establecimiento de estas a cargo de los socios adquiere especial relevancia.

      Las prestaciones accesorias pueden definirse como aquellas obligaciones de carácter social y facultativo que pueden pactarse en el contrato de sociedad o en los estatutos sociales como accesorias de la obligación principal que tiene todo socio de hacer su aportación al capital social y en virtud de las cuales todos o algunos de los socios se comprometen a efectuar, gratuita o de forma retribuida, prestaciones que en ningún caso podrán formar parte de dicho capital.

      Las PA son auténticas obligaciones sociales que derivan del propio contrato de sociedad; por ende, su régimen jurídico en términos generales tiene que ser el propio de las obligaciones sociales y, consecuentemente, su disciplina legal viene dada por el derecho de sociedades y por los principios generales de las obligaciones.

      Estas prestaciones reúnen en sí todos los caracteres peculiares de las verdaderas obligaciones de naturaleza social:

    11. Nacen de pactos lícitos que las partes pueden establecer en el contrato de sociedad, es decir, surgen del mismo contrato de sociedad o de las modificaciones que se hagan de él para someter su inclusión.

    12. Son asumidas por el socio en su posición de tal y no en su condición de tercero —es decir, son inherentes a la condición de socio— y forman parte del contenido de la relación jurídico-social del complejo de derechos y deberes que integran su posición jurídica dentro de la sociedad.

      Como ya se dijo, su importancia práctica radica en su posible utilización como técnica de incorporación de las aportaciones de industria en las sociedades comerciales que permite retribuir un aporte industrial sin que tal compensación implique el otorgamiento de acciones o cuotas sociales dentro del capital social.

      La utilidad de las PA deriva de su aptitud para ampliar la base patrimonial de la sociedad, permitiendo constituir un capital de explotación complementario del capital en sentido jurídico, no sometido al régimen propio de este, y de la posibilidad de que la sociedad obtenga de los socios por esta vía prestaciones que no puede obtener por vía de aportación, como el trabajo o los servicios personales de los socios.

      Consideramos que las PA se convierten en la forma de entrada en las sociedades capitalistas de prestaciones no admitidas como aportaciones sociales y permiten la introducción de elementos personalistas en sociedades básicamente capitalistas como la sociedad anónima y la de responsabilidad limitada, siendo especialmente utilizadas en esta última para acentuar sus rasgos personalistas y comprometer e implicar más directamente a los socios en la gestión social.

      En esta figura se destaca el sentido amplio que importa en relación con los aportes industriales, toda vez de que es la forma de incorporar este tipo de aportes en las sociedades capitalistas. De hecho, los aportes industriales se corresponden con uno de los tipos de PA: las de hacer.

      La prestación accesoria es una auténtica obligación social que no puede reconducirse a la figura de la aportación, ya que se trata solamente de dos operaciones económicamente parecidas que coinciden en su propia naturaleza social y en que siempre tendrán que ser efectuadas por un socio; desde un punto de vista jurídico, es accesoria porque depende de la existencia previa de la obligación principal de aportación al capital.

      Para la mejor comprensión de las PA hemos separado en cuatro grupos los planteamientos que se hacen respecto a esta figura. En una primera partida trataremos la distinción de las PA de los aportes sociales, debido a la gran similitud que guardan y la confusión que pudiera suscitarse a la hora de establecerlas; en segundo lugar, veremos las características esenciales, usos y aplicaciones, así como aquellos aspectos previstos en nuestra LS para la incorporación de las PA en el contrato de sociedad o en los estatutos sociales; también veremos en la tercera partida las incidencias que pueden acompañar a la figura una vez han sido establecidas, aspectos estos que no han sido previstos en la ley; por último, serán planteadas las recomendaciones tendentes a promover el fortalecimiento de nuestro marco regulatorio en torno a este precepto legal.

      1. DISTINCIÓN DE LAS PRESTACIONES ACCESORIAS DE LOS APORTES SOCIALES

      Para entender con claridad la figura de las PA debemos distinguirlas de las aportaciones al capital social, considerando estas últimas como el comportamiento del socio dirigido a la entrega de unos bienes o derechos a favor de la sociedad.

  5. La primera distinción radica en el carácter obligacional de la aportación social frente al carácter facultativo de la prestación accesoria: los aportes sociales son necesarios y obligatorios para la creación y existencia misma de la sociedad, ya que sin aporte de los socios no hay sociedad...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA