PROTECCIÓN DE LAS CREACIONES GASTRONÓMICAS EN EL MARCO DEL DERECHO DE AUTOR

 
EXTRACTO GRATUITO

"PROTECCIÓN DE LAS CREACIONES GASTRONÓMICAS EN EL MARCO DEL DERECHO DE AUTOR"

Jessica A. Muñoz Abreu

Abogada del departamento de propiedad intelectual de Headrick Rizik Álvarez & Fernández.

jmunoz@headrick.com.do

Resumen: La gastronomía ha sido sujeto de importantes transformaciones en el tiempo. Entre las más importantes se encuentra la incorporación de técnicas artísticas sofisticadas en su elaboración, por lo que se entiende que las obras gastronómicas poseen atributos y características que las facultan para optar por la protección del derecho de autor.

Palabras claves: Obras gastronómicas, recetas, fijación, originalidad, food lovers, emplatado artístico, fotografía, derecho de autor, República Dominicana.

Con el desarrollo tecnológico y evolución de la ciencia, todos los aspectos de la vida del ser humano se ven permeados de creatividad, innovación y novedad. Por ello surge la necesidad de protección de derechos a la propiedad intelectual. Esta se hace más compleja conforme aumenta la capacidad inventiva del ser humano, que, en esencia, es ilimitada. El auge de creaciones producto del intelecto humano no solo abarca áreas científicas; se ha desarrollado de manera tal que cuestiones anteriormente consideradas como meramente consuetudinarias, por ejemplo, la gastronomía, ahora son materia de importantes innovaciones y significativas ganancias económicas para sus titulares. Es por esto que el derecho de la propiedad intelectual se transforma y expande su rango de aplicación para incluir el reconocimiento de derechos sobre creaciones cada vez más innovadoras y artísticas. En ese tenor, entendemos que es propicio analizar la posibilidad de que se pudiesen reclamar derechos exclusivos sobre una creación gastronómica y más cuando dichas creaciones pasan a ser elementos de nuestra identidad cultural.

Al referimos a creaciones gastronómicas hablamos de recetas cuyos ingredientes no son ordinarios, y en caso de serlo no son cocinados, combinados ni presentados de forma ordinaria. Para que un platillo se considere creación gastronómica se deben aplicar técnicas, tecnologías y conocimientos propios de la llamada haute cuisine (alta cocina). Al hablar de creación gastronómica el elemento más importante es la presentación de la comida haciendo un equilibrio entre las texturas, los aromas, sabores y colores aplicados al platillo. Esto se denomina presentación final elaborada o emplatado artístico.

Por el contrario, las recetas ordinarias poseen un aspecto de herencia cultural. Son recetas conocidas por la mayoría de personas que viven en una localidad. Por ejemplo, casi todos los mexicanos saben la receta de los tacos tradicionales. Las recetas ordinarias se elaboran a partir de procedimientos simplificados e ingredientes locales. Estas también engloban elaboraciones con alimentos crudos (como ensaladas), las cuales no requieren de ningún tipo de cocción o preparación más que la combinación misma de elementos sin modificar el estado natural del ingrediente.

Razonamos que se debe hablar de un "dominio público gastronómico" compuesto por un conjunto de recetas ordinarias cuya autoría no se le reconoce a ninguna persona conocida. El autor Buccafusco apoya este parecer cuando indica que, aparte de la anonimidad del autor, otro criterio para determinar que una creación gastronómica pertenece al dominio público es que la receta haya sido producida durante muchos años o generaciones.

Actualmente, la popularidad de los chefs se ha incrementado con el aumento de programas televisivos de contenido gastronómico, tanto internacionales (Masterchef y Top chef) como nacionales (Mazola Academy), en donde los chefs son protagonistas. Esto les concede la calidad intrínseca de celebridad y a su vez les otorga notoriedad a sus creaciones, por lo que muchos chefs se consideran hoy como artistas o personalidades. Entre los mayores expositores considerados genios de la gastronomía moderna se encuentran Ferran Adrià, Grant Achatz, y Homaro Cantú. Muchos otros se encaminan a la grandeza, como nuestra chef María Marte, oriunda de Jarabacoa y hasta hace poco chef titular del restaurante Club Allard en Madrid, con dos estrellas Michelin.

Las redes sociales permiten que se amplíe la publicidad a las creaciones gastronómicas. En este escenario, los publicistas son food lovers o foodies, (comidistas) quienes comparten fotos de sus creaciones y descubrimientos del mundo gastronómico en sus redes. Estos crearon el fenómeno del #Foodporn, que se refiere a imágenes que proyectan comida apetitosa o estéticamente atractiva, que resultan en publicidad gratis para chefs y restaurantes. No todos los chefs concuerdan...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA