La protección de los títulos de obras musicales como marcas

 
EXTRACTO GRATUITO

"La protección de los títulos de obras musicales como marcas"

María J. Félix Troncoso

Socia propietaria de Félix & Co.; docente de la PUCMM-RSTA; miembro de ADOPI, INTA, iTechLaw y PTMG.

mfelixt@felixyco.com

RESUMEN:

La posibilidad y conveniencia de explotar como marca los títulos de las composiciones musicales es un hecho real y atractivo para nuestros artistas.

PALABRAS CLAVES:

Marca, derecho de autor, composiciones musicales.

El emporio desarrollado por el artista norteamericano Jimmy Buffett en torno a su composición musical "Margaritaville" es un perfecto ejemplo de los beneficios económicos que pueden resultar de la explotación marcaria del título de una composición musical. En el año 1997, Jimmy Buffet compuso la citada canción, la cual popularizó cantándola en cada uno de sus conciertos, hasta convertir su suave melodía en una especie de himno del estilo de vida de los vacacionistas playero-isleños, con sus cócteles coloridos, donde cada atardecer es una fiesta y el nivel de estrés es menos diez. Entre una y otra cosa, Buffett ha vendido 14.5 millones de copias de álbumes que incluyen el tema "Margaritaville" y ha acuñado ese nombre como marca, inicialmente para restaurantes, desde 1985.

Hoy día, con el nombre Margaritaville se operan múltiples restaurantes en Key West, Florida; Las Vegas, Nevada; Myrtle Beach, South Carolina; New Orleans, Louisiana; Orlando, Florida; Montego Bay, Jamaica; Cozumel, México, y Sydney, Australia, entre otras ciudades. Asimismo, bajo la marca Margaritaville opera una estación de radio en Sirius XM Radio; se transmite el programa "Cuentos desde Margaritaville", una colección de cuentos cortos escritos por el mismo Buffet y se comercializan productos como Margaritaville Margarita Mix (elaborado por Mott's), Margaritaville Tequila, Margaritaville chips & salsa, alitas de pollo Margaritaville y, más aun, ropa de hombre y mujer, así como mobiliario para uso en casas de playa.

Para el 2007, ya el emporio Margaritaville dejaba a Buffett dividendos por US$ 100 millones. Así, pues, vemos cómo los músicos, que tradicionalmente se acogen al régimen de los derechos de autor, pueden entrar en una dimensión distinta y quizás hasta más lucrativa cuando incursionan en la explotación de entidades marcarias.

Ahora bien, no todos los títulos de composiciones musicales tienen vocación marcaria. Para poder funcionar como marca, el título debe ajustarse a la definición de este tipo de signo distintivo, al cual, la Oficina...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA