La regla res inter alios acta y la venta de lo ajeno en el derecho civil dominicano

 
EXTRACTO GRATUITO

"La regla res inter alios acta y la venta de lo ajeno en el derecho civil dominicano"

Édynson Alarcón

Magistrado de la Cámara Civil y Comercial de la Corte de Apelación del D. N.; profesor de Procedimiento Civil UNIBE, UCE, PUCMM y ENJ; máster en Propiedad Intelectual de la Universidad Carlos III de Madrid.

RESUMEN:

La puesta en venta de lo ajeno es un fenómeno peliagudo que muchas veces motiva a quienes se consideran verdaderos propietarios a pedir ante los tribunales de justicia la anulación de tales conciertos en que ellos no han sido partes. El presente artículo trata de concienciar y alertar sobre la improcedencia de esa demanda, el real alcance del artículo 1599 del Código Civil e identificar la acción que sí correspondería ejercer, a fin de obtener el reconocimiento de la titularidad desdeñada.

PALABRAS CLAVES:

Compraventa, contrato, res inter alios acta, cosa ajena, Código Civil, interés, nulidad, penitus extranei (terceros), propietario, tradición, evicción, acción reivindicatoria, derecho civil, República Dominicana.

El cotejo de los artículos 1165 y 1599 del Código Civil plantea interesantes interrogantes. El primero recoge la versión en castellano del brocardo latino res inter alios acta o, lo que es igual, el efecto relativo de las convenciones privadas. El segundo proclama la proverbial nulidad de la venta de la cosa ajena. A la vista de ambos textos, nada más oportuno que cuestionarse sobre el alcance de dicha nulidad y la legitimación para pedirla ante la autoridad competente, es decir si podría el verdadero propietrio requerir la anulación del contrato de venta con base en la redacción amplia y aparentemente omnicomprensiva que presenta el indicado artículo 1599, a pesar de no haber participado, a ningún título, en esa negociación.

Reiteradamente cursan en nuestros tribunales demandas de este tipo: esposas que al verse defraudadas accionan en nulidad en contra de quienes han comprado a sus maridos, probablemente de buena fe, activos pertenecientes a la comunidad; hermanos que también defraudados requieren la anulación de ventas consentidas en menoscabo de sus derechos sucesororios por alguno o algunos de sus pares; legatarios que irrumpen en los juzgados y exigen lo propio, esta vez con relación a actos de disposición llevados a cabo por causahabientes regulares que, ignorando la existencia de un testamento, consienten compraventas a favor de terceros, las cuales afectan bienes comprendidos en el legado; y así sucesivamente… La lista es larga...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA