Responsabilidad civil

 
EXTRACTO GRATUITO

Responsabilidad civil

Domingo Rafael Vásquez

Personas consideradas: En República Dominicana muchas instituciones dedicadas a ofrecer estos servicios existen como tales, y ofrecen de manera continua y habitual servicios de esta naturaleza, que denominamos servicios turísticos, de recreación y de diversión, que comprenden todo servicio dado por una institución de las que se dedican a la formación, ejecución y mantenimiento físico del cuerpo humano, así como de diversión recreación y esparcimiento que contribuyen al desarrollo del espíritu humano, como por ejemplo: los gimnasios, hoteles, restaurantes, centros deportivos, clubes deportivos y de recreación u otras instituciones afines que puedan comprender esos servicios.

El desarrollo turístico experimentado por la República Dominicana en los últimos treinta años ha favorecido, a su vez, el desarrollo y crecimiento de estos tipos de servicios y de aquellas instituciones que dan al público esa clase de servicios, y con ese desarrollo de modo simultáneo, el desarrollo de relaciones jurídicas entre los usuarios de estos servicios (clientes) y los prestadores de los mismos, en ocasión de la prestación de esos servicios; y se le aplicará en la medida que la naturaleza de esos servicios lo permitan, la responsabilidad de derecho común, que puede ser de naturaleza contractual o puede ser extracontractual (delictual y cuasidelictual).

Naturaleza de la obligación: La obligación resultante de esa clase de servicios cuando el mismo es prestado a cargo del deudor de la misma, es en primer término, según la jurisprudencia, una obligación de medio de prudencia y diligencias que consiste en una obligación de seguridad, la de rendir sano y salvo al usuario del servicio, al término de la prestación del mismo, así como también en cuanto a la obtención de los fines perseguidos de diversión, recreación y esparcimiento; en estos dos aspectos, el establecimiento se obliga a emplear todos los

medios a su alcance y manejarse en su empleo, con la debida prudencia y diligencia; en segundo término asume una obligación

de resultado en cuanto al estado de los locales, material y medios utilizados por la intervención del personal empleado (Civ. Ira.,

Feb. 28, 1995. D.95.IR.90), y por analogía, por el empleo de todo medio utilizado en la consecución del fin perseguido. En las hipótesis en las cuales la jurisprudencia retiene que se asume esa obligación de seguridad que es a la vez una obligación de medios, la misma debía aparecer como una obligación de resultados, que en otras hipótesis distintas esta obligación será de resultados; nosotros sin embargo vemos en la actitud de la jurisprudencia al retener esa obligación como de prudencia y diligencia, una forma de no atentar contra el desarrollo de una actividad de primer orden, tanto en lo social como en lo económico, atenuando dentro de lo posible la responsabilidad civil del agente, tomando en cuenta que se trata por un lado, de alguien en contra de quien se retiene una falta profesional, asimilable al dolo, lo que ya agrava su responsabilidad...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA