Un reto del nuevo siglo

 
EXTRACTO GRATUITO

"Un reto del nuevo siglo"

Orlando Jorge Mera.

Nos gustaría que usted, como conocedor de la materia y con una visión completa del Continente, nos comentara sobre sus experiencias al analizar legislaciones latinoamericanas sobre protección de la propiedad industrial.

La propiedad industrial es un instrumento de desarrollo. Como cualquier otra política, se expresa en una ley o en un cuerpo normativo de orden jurídico, pero es, en el fondo, una política de Estado.

Lo que tenemos que conocer es qué persigue la propiedad industrial y la respuesta primera y evidente es que la propiedad industrial persigue objetivos, coordinados más o menos en mi mismo espacio de la siguiente naturaleza.

El primero de ellos, por ser tal vez el más evidente, aunque creo que no el más importante, es el de crear un marco de posibilidad jurídica a los poseedores de invenciones, de tal modo que estos se vean incentivados a continuar adelante con su labor creativa, y por otra parte, pueden resarcirse económicamente de las invenciones que han tenido que llevar adelante o realizar para desarrollar sus inventos.

Esto es aparentemente lo más obvio, pero paralelamente con esto está el hecho de que la seguridad que un país ofrezca en cuanto a protección a la inventiva es un elemento que el inversionista nacional y extranjero, y sobre todo el extranjero, va a tener en consideración al momento de invertir.

Quien posee conocimientos tecnológicos y tiene propietarios de tales conocimientos va a tener ese factor en cuenta al momento de transferirlos, porque no querrá el inversionista ni el inventor que esos conocimiento les sean estropeados. Ese es el segundo elemento de esta política de Estado que es la propiedad industrial y está expresada en la ley.

El tercer elemento, y lo nombro en último lugar, pero en mi opinión es el más importante, es que la promoción de la inventiva no está dirigida solamente a las empresas, o a las entidades comerciales organizadas, sino que está dirigida también a las personas.

En un momento determinado el Estado tiene que entender que dentro de sus políticas de desarrollo lo más importante probablemente no sean las inversiones inmediatas o las transferencias de tecnologías concretas que puedan realizarse en una circunstancia determinada, sino que el factor permanente con el cual siempre deberá contar y el más importante de los fines de una estrategia de desarrollo es el factor humano.

Y la propiedad intelectual en general e industrial en particular tienen como finalidadpromover esa inventiva en el talento creador de los seres humanos, desarrollar su talento, hacerlos dueños de su inventiva, saber que lo que piensan, lo que imaginan, lo que construyen en su interior tiene un valor económico.

En la medida en que una población entera se sienta dueña de esos conocimiento y de esos valores, va a poder participar activamente en el desarrollo y no como sucede en la actualidad en la América Latina, que la mayor parte de la población está excluida del desarrollo.

¿Cómo distinguir las legislaciones fuertes de las débiles en término de la protección a la propiedad industrial?

Las leyes fuertes en esta materia corresponden a aquellos países y Estados que han visto estos objetivos con claridad y saben que no pueden pertenecer a una economía global sin tener un esquema de propiedad intelectual que logre materializar estos objetivos que señalo: la promoción de la inventiva, la remuneración o recompensa del inventor, la atracción de inversiones y tecnologías.

Hay algunos países que no han entendido aún o que no han definido cúal es su lugar en un mundo global en donde las fronteras tienden a desaparecer, y todavía vacilan entre unas legislaciones de protección a sectores que copian en el interior del país y el rechazo a lo que es una protección de la patente, porque lo ven como una imposición que les viene de afuera y no una necesidad de desarrollo propio que ellos mismos tienen la responsabilidad de promulgar.

Nuestro país, en el área de las patentes de invención tiene una ley que data del año 1911 y establece períodos de protección de patentes de cinco, diez y quince años.

¿Usted cree que ese período de protección de las patentes nos convierte en una legislación débil con relación a otros países?

No estoy seguro. El período parece incluso más corto que el que se dan la legislaciones modernas, que normalmente es de dieciocho o veinte años. No creo que el período de la patente, o la duración de la patente sea el principal elemento para medir la fuerza o debilidad de un régimen de propiedad industrial o una ley de patentes.

La ley de 1911 primero es una ley de depósito, en el sentido de que no garantiza laefectividad del derecho que confiere, sino que dice (aquí nos han depositado algo que se dice que es una invento y presumo la buena fe de quien así lo dice, por tanto extiendo el certificado correspondiente) , sin garantizar el Estado que un invento de esos efectivamente lo es. De todos modos es un mecanismo de depósito y eso le resta seguridad al sector.

Otro elemento que le resta seguridad al sistema es la patente de reválida o de confirmación, y sobre todo la forma en que se ha utilizado en el sentido no tanto de que sean malas, sino que se puede introducir tanto la patente solicitada en Estados Unidos y que ha sido un éxito económico allí, como la patente obtenida y concebida en un país de menor desarrollo relativo. No quiero mencionar ningún nombre, que no tiene ningún aporte tecnológico, que también puede llegar par la misma vía a la República Dominicana y desde ese punto de vista crea una cierta inseguridad.

Tal vez donde más inseguridad ofrece la ley del 1911 es que yo creo que no se aplica en República Dominicana. El problema de aquí no es que la ley sea buena o mala, es un poco antigua y efectivamente ha habido algunos cambios tecnológicos desde 1911 para acá.

Esa ley tiene que ser actualizada, pero lo que veo más dramático es que no se aplica, de tal modo que deja desprotegido a los sectores que son dueños de tecnología y que quieren hacer valer sus derechos sobre sus inventos. Ese creo que es el principal aspecto y espero que la reforma judicial no solamente modernice la ley sino que sobre todo logre que se aplique.

Aun cuando la población en general entiende que estos temas son más propios de sociedades altamente industrializadas. ¿Cómo nos explica usted el fenómeno de que muchos países de América Latina estén involucradas en el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA