El Gobernador rompe el silencio Hector Valdez Albizu habla sobre los fraudes bancarios

 
EXTRACTO GRATUITO

El Gobernador rompe el silencio Héctor Valdez Albizu habla sobre los fraudes bancarios

José Luis Taveras

Hacerlo reír es un esfuerzo ocioso; atrapar su aguda atención una tarea bastante fácil. Su personalidad es una excéntrica simbiosis de sobriedad con jovialidad; de reciedumbre con amabilidad. Esta difusa mezcla de dones encontrados hace de su conversación una experiencia inédita. Héctor Valdez Albizu, responsable de las políticas monetarias y financieras del Estado dominicano, abre las puertas de su despacho a Gaceta Judicial. Esta vez no lo hace para hablar de cifras macroeconómicas que con tanto orgullo avalan su exitoso desempeño, sino para quebrar el silencio sobre un tema que por sana prudencia había confinado al mutismo: los fraudes bancarios. Llegó el momento de hablar y al hacerlo apela al sentido más enérgico y firme de las palabras, como quien quiere dejar constancia solemne de su testimonio. No pudimos disimular nuestro entusiasmo por haber privilegiado este medio para hacerlo, por lo que, al momento de nuestra despedida, la expresión de gratitud no se hizo esperar.

Recibir un déficit monstruoso en las finanzas públicascomo consecuencia del colapso bancario más grande de la historia dominicana requería, además de coraje, determinación. Lo que se asumía no era para perder tiempo ni para transferir responsabilidades, sino para actuar con firmeza. Por eso, Valdez Albizu no consintió en distracciones ni en responder a presiones provenientes de diversas latitudes de su propio gobierno. Para empezar, el abogado defensor del principal acusado del caso Baninter, se instalaba en la propia casa de gobierno como asesor presidencial y como el más admirado líder político del presidente, quien llegó a afirmar que después de “boschista” era “vinchista”. Estas intrincadas sinrazones del poder, no amilanaron la decisión de un gobernador del Banco Central sereno e inmutable en sus propósitos.

Luego, en un entorno cada vez más constreñido y hostil, su nombre es anatematizado en el Listín Diario, medio de prensa escrita, que después de entregado por el gobierno a la familia Báez Romano, no demoró en convertirse en el Granma de los intereses del exbanquero Ramón Báez Figueroa, acusado de una estafa superior a los 55 mil millones de pesos. Las detracciones y acusaciones del consejo de defensa del señor Báez Figueroa han tenido como respuesta el silencio prudencial del gobernador del Banco Central. Hoy, Valdez Albizu se decide hablar con la propiedad y precisión del acostumbrado lenguaje estadístico, pero con la clara convicción del hombre comprometido.

Conociendo que su interés más absorbente es la situación económica del país, no desperdiciamos la ocasión para inquirirle sobre el tema, así que iniciamos este encuentro con una pregunta obligada:

Las cifras que revelan la estabilidad macroeconómica dominicana: ¿son reales, maquilladas o ilusas?

Las cifras que revelan la estabilidad macroeconómica de nuestro país son reales. El Banco Central, en cumplimiento al artículo 22 de la Ley Monetaria y Financiera No. 183-02 elabora y publica las estadísticas e indicadores económicos, monetarios y financieros de la República Dominicana, en base a manuales de estadísticas internacionales, catálogos de cuentas acordes con estándares internacionales, y tomando los insumos de información recibidos de las personas físicas y jurídicas que deben remitir informaciones al Banco Central para fines estadísticos, todo lo cual se efectúa bajo estrictos controles de calidad. El Banco Central no hace ni inventa cifras, las procesa y las pone a disposición de los agentes económicos y el público en general.

Estas cifras que genera el Banco Central son sometidas a un escrutinio periódico por parte de diferentes organismos internacionales que han verificado y avalado públicamente la veracidad de las mismas, tales como el FMI, la CEPAL, el Banco Mundial y el BID, entre otros.

¿Cómo el Banco Central va a enfrentar el déficit cuasi fiscal? ¿Es tan grande ese monstruo?

Con un plan concreto, coherente y viable que se ha venido ejecutando por etapas, desde septiembre del 2004, en vista de que se trata de un problema cuya solución es de largo plazo. Ciertamente es un flagelo de grandes magnitudes, si se compara el déficit cuasi fiscal del 2004 producto del salvamento bancario, que llegó a representar un 4% del PBI, con los niveles registrados históricamente por el Banco Central, los cuales rondaban el 0.6% del PBI en promedio.

No obstante este gran contraste en términos de magnitudes, se han logrado resultados satisfactorios con la implementación del citado Plan de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA