Sentencia nº 17 de Suprema Corte de Justicia, del 11 de Marzo de 1999.

Fecha de Resolución:11 de Marzo de 1999
Emisor:Segunda Sala
 
CONTENIDO

D., Patria y Libertad

República Dominicana

En Nombre de la República, la Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia, regularmente constituida por los Jueces H.A.V., V.J.C.E., E.H.M. y Dulce M.R. de G., asistidos de la Secretaria General, en la Sala donde celebra sus audiencias, en la ciudad de Santo Domingo de G., Distrito Nacional, hoy 11 de marzo de 1999, años 156º de la Independencia y 136º de la Restauración, dicta en audiencia pública, como Corte de Casación, la siguiente sentencia:

Sobre el recurso de casación interpuesto por F.P. (a) R., dominicano, mayor de edad, soltero, obrero, cédula de identificación personal No. 14776, serie 12, domiciliado y residente en la calle A.L.N. 23, atrás, del ensanche Buena Vista, de la ciudad de San Juan de la Maguana, contra la sentencia dictada en atribuciones correccionales por la Corte de Apelación del Departamento Judicial de San Juan de la Maguana, el 26 de septiembre de 1996, cuyo dispositivo se copia mas adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído el dictamen del Magistrado Procurador General de la República;

Vista el acta del recurso de casación levantada por la Lda. F.Z.M., secretaria de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de San Juan de la Maguana, el 28 de noviembre de 1996, a requerimiento del Dr. L.O. de la Rosa, en representación de F.P., en la cual no invoca ningún medio de casación contra la sentencia;

Visto el memorial de casación del recurrente F.P., suscrito por su abogado L.O. de la Rosa, en el que se expresan los medios de casación contra la sentencia impugnada y que más adelante se examinarán;

Visto el escrito de defensa de la parte interviniente Ing. R.G.P., articulado por sus abogados D.. S.V. y L.E.A.;

Vista la Ley No. 25 de 1991, modificada por la Ley No. 156 de 1997; La Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia, después de haber deliberado y visto los artículos 1, 37 y 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación;

Considerando, que en la sentencia impugnada y en los documentos a que ella se refiere, consta lo siguiente: a) que el 3 de febrero de 1995, el señor F.P. (a) R., presentó formal querella por ante el Magistrado Procurador Fiscal del Distrito Judicial de San Juan de la Maguana, en contra del ingeniero G.P. por violación a la Ley No. 3143 de 1951 sobre trabajos pagados y no realizados; que apoderada la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de San Juan de la Maguana para conocer el fondo de la inculpación, el 13 de marzo de 1996 dictó en atribuciones correccionales la sentencia marcada con el No. 94, cuyo dispositivo es el siguiente: "Primero: Se declara al nombrado ingeniero R.G.P., no culpable de los hechos que se le acusan en perjuicio de F.P. (a) R., por no haberlos cometido; Segundo: Se rechaza la presente constitución en parte civil hecha por el señor F.P. (a) R., por intermedio de su abogado, por ser la misma carente de base legal y no reposar en derecho; Tercero: Las costas del presente proceso se declaran de oficio"; c) que sobre el recurso de apelación interpuesto, intervino el fallo ahora impugnado, cuyo dispositivo dice así: "PRIMERO: Declara regular y válido en cuanto a la forma, el recurso de apelación interpuesto en fecha 18 del mes de marzo del año 1996, por el Dr. L.O. de la Rosa, abogado, actuando a nombre y representación del señor F.P. (a) R., contra sentencia correccional No. 94 de fecha 13 de marzo del año 1996, dictada por la Cámara Penal del Distrito Judicial de San Juan de la Maguana, cuyo dispositivo se copia en otra parte de la presente sentencia, por haber sido hecho dentro de los plazos y demás formalidades legales; SEGUNDO: Esta Corte omite pronunciarse en cuanto al aspecto penal, por haber el mismo adquirido la autenticidad de la cosa irrevocablemente juzgada, al no ser la Corte apoderada por el recurso del ministerio público, ni del prevenido I.. R.G.P.; TERCERO: En el aspecto civil declara regular y válida en cuanto a la forma la constitución en parte civil hecha por el señor F.P. (a) R. a través de su abogado constituido y apoderado especial Dr. L.O. de la Rosa, y en cuanto al fondo, confirma la sentencia recurrida en parte civil, por ser la misma carente de base legal y no reposar en derecho; CUARTO: Declara las costas penales del procedimiento de alzada de oficio y omite pronunciarse sobre las civiles, por no haberlas solicitado el abogado de la defensa Dr. S.V."; En cuanto al recurso de casación interpuesto por F.P. (a) R., parte civil constituida:

Considerando, que el único recurrente, F.P. (a) R., en su preindicada calidad de parte civil constituida, sólo expresa en su memorial de casación lo siguiente: " Por cuanto a que la Corte de Apelación para dar su sentencia se basó en unos recibos y sobres de pago que el ingeniero G.P. presentó, los cuales nuestro representado no había firmado, sólo tenía una cruz, seña que éste había negado en todo momento. Por cuanto: a que dicho recibo no estaba registrado para ser válido en justicia; por cuanto: a que la Corte, también para dar su fallo se valió en que la Ley 3113 estaba derogada, cosa ésta que en primera instancia concluimos en virtud del artículo 211 del Código Penal y la Ley 3113 la cual está modificada por el código laboral no derogada; por cuanto: a que el señor G.P., en un encuentro amigable había ofrecido una suma de dinero porque sabía la injusticia que había cometido con este anciano de 70 años en la excavación de zanja en rocas a RD$150.00 el metro cúbico y después lo quería pagar a RD$30.00 ante lo expuesto y por lo que vos pondréis de oficio os concluimos de la manera siguiente?";

Considerando, que el recurrente, como se aprecia, no plantea ni desarrolla ningún medio, tampoco señala la normativa legal que se ha violentado en la decisión impugnada, lo que no permite a esta Suprema Corte de Justicia, en funciones de Corte de Casación, determinar si la referida decisión de la Corte a-qua adolece de algún vicio o violación que la hiciera pasible de ser casada;

Considerando, que no basta recurrir en casación e indicar que la sentencia debe ser casada, sino que debe señalarse en que consistió la violación a la ley y de que manera el tribunal la cometió, al tenor de lo que prescribe el artículo 37 de la Ley sobre Procedimiento de Casación; que al no hacerlo así, el recurso deber ser declarado nulo, puesto que esta ausencia de motivación en el memorial se asimila a la inexistencia del mismo.

Por tales motivos, Primero: Declara nulo el recurso de casación interpuesto por F.P. (a) R., contra la sentencia dictada en atribuciones correccionales por la Corte de Apelación del Departamento Judicial de San Juan de la Maguana, el 26 de septiembre de 1996, cuyo dispositivo se encuentra copiado en parte anterior del presente fallo; Segundo: Condena al recurrente al pago de las costas penales y civiles, ordenando que éstas últimas sean distraídas en provecho de los abogados S.V. y L.E.A., quienes afirman haberlas avanzado en su mayor parte.

Firmado: H.A.V., V.J.C.E., E.H.M., Dulce M.R. de G.. G.A., Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran en su encabezamiento, en la audiencia pública del día, mes y año en él expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifica.