Sentencia nº 24 de Suprema Corte de Justicia, del 22 de Enero de 2003.

Fecha de Resolución:22 de Enero de 2003
Emisor:Segunda Sala
 
CONTENIDO

D., Patria y Libertad

República Dominicana

En Nombre de la República, la Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia, regularmente constituida por los Jueces H.Á.V., E.H.M., J.I.R., Dulce M.R. de G. y V.J.C.E., asistidos de la Secretaria General, en la Sala donde celebra sus audiencias, en la ciudad de Santo Domingo de G., Distrito Nacional, hoy 22 de enero del 2003, años 159º de la Independencia y 140º de la Restauración, dicta en audiencia pública, como Corte de Casación, la siguiente sentencia:

Sobre los recursos de casación interpuestos por J.I.M., en representación de su hijo F.A.F.; M.N.G. viuda F., por sí y por sus hijos menores J.A. y S.A.F.G.; M.Á.A., L.O.C.A. y B.C., S.A., partes civiles constituidas; G.M., dominicano, mayor de edad, soltero, chofer, cédula de identidad y electoral No. 037-0020413-8, domiciliado y residente en el Malecón No. 6, de la ciudad de Puerto Plata, prevenido y persona civilmente responsable; Proyecto de Ingeniería, S. A. (PRODEINSA), persona civilmente responsable, y Seguros América, C. por A., entidad aseguradora, contra la sentencia de fondo dictada en atribuciones correccionales por la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de San Cristóbal el 28 de diciembre de 1999; así como los recursos de casación interpuestos por estos tres últimos contra las sentencias incidentales dictadas en fechas 20 de septiembre y 25 de octubre de 1999, por la mencionada corte de apelación, cuyos dispositivos se copian más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído al Dr. A.B.H. en la lectura de sus conclusiones en su calidad de abogado de los recurrentes;

Oído al Dr. D.L. en la lectura de sus conclusiones, como abogado de las partes intervinientes J.I.M., F.A.F., M.N.G., por sí y por sus hijos J.A. y S.A.F.G., B.C., S.A., M.A. y L.O.C.A.;

Oído el dictamen del Magistrado Procurador General de la República;

Vista el acta del recurso de casación levantada en la secretaría de la Corte a-qua el 13 de octubre de 1999 a requerimiento del Dr. A.B.H., a nombre y representación de G.M., Proyectos de Ingeniería, S.A. y Seguros América, C. por A., contra la sentencia incidental dictada por dicha corte de apelación el 20 de septiembre de 1999;

Vista el acta del recurso de casación levantada en la secretaría de la Corte a-qua el 4 de noviembre de 1999 a requerimiento del Dr. A.B.H., actuando a nombre y representación de G.M., Proyecto de Ingeniería, S. A. (PRODEINSA) y Seguros América, C. por A., contra la sentencia incidental dictada por dicha corte el 25 de octubre de 1999, en la que no se invocan medios de casación contra la sentencia impugnada;

Vista el acta del recurso de casación levantada en la secretaría de la Corte a-qua el 29 de diciembre de 1999 a requerimiento de la Dra. S.T. de B., por sí y por el Dr. A.B.H., actuando a nombre y representación del prevenido G.M., Proyecto de Ingeniería, S. A. (PRODEINSA) y Seguros América, C. por A., en la que no se invoca ningún medio de casación contra la sentencia impugnada;

Vista el acta del recurso de casación levantada en la secretaría de la Corte a-qua el 30 de diciembre de 1999 a requerimiento del Dr. D.R.L.A. actuando a nombre y representación de J.I.M., en representación de su hijo F.A.F.; M.N.G.V.. F., por sí y por sus hijos J.A. y S.A.F.G.; M.Á.A., L.O.C.A. y B.C., S. A.;

Vista el acta del recurso de casación levantada en la secretaría de la Corte-a qua el 11 de enero del 2000 a requerimiento del L.. J.R. actuando a nombre y representación del prevenido G.M., Proyecto de Ingeniería, S. A. (PRODEINSA) y Seguros América, C. por A., en la cual no se exponen medios de casación contra la sentencia impugnada;

Visto el memorial de casación depositado por el Dr. A.B.H. en la secretaría de la Suprema Corte de Justicia, en el que se desarrollan los medios de casación que se esgrimen contra la sentencia, que se examinarán más adelante;

Visto el escrito ampliatorio de las conclusiones de audiencia depositado por el Dr. Donaldo Luna en la secretaría de la Suprema Corte de Justicia, en su calidad de abogado de los intervinientes y recurrentes limitados, que contiene el medio que se examinará más adelante;

Vista la Ley No. 25 de 1991, modificada por la Ley No. 156 de 1997; La Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia después de haber deliberado, y vistos los artículos 141 del Código de Procedimiento Civil; 1382, 1383 y 1384 del Código Civil; 49, numeral I y 65 de la Ley 241 sobre Tránsito de Vehículos; 10 de la Ley 4117 sobre Seguro Obligatorio contra Daños Ocasionados por Vehículos de Motor y 1, 37 y 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación;

Considerando, que del examen de la sentencia y de los documentos que en ella se mencionan, son hechos que constan los siguientes: a) que el 20 de marzo de 1996 ocurrió un triple choque entre un vehículo conducido por G.M., propiedad de Proyecto de Ingeniería, S. A. (PRODEINSA), asegurado con Seguros América, C. por A., otro conducido por A. de los Santos, y el último conducido por F.A.F.G., quien resultó muerto en el mismo y con lesiones corporales M.A. y L.O.C.A.; b) que apoderado el Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Azua, su titular dictó una sentencia sobre el fondo el 4 de noviembre de 1998, cuyo dispositivo aparece copiado en el de la Corte a-qua, que es la recurrida en casación; c) que ésta se produce en razón de los recursos de alzada elevados por el prevenido G.M., Proyecto de Ingeniería, S. A. (PRODEINSA), persona civilmente responsable puesta en causa, Seguros América, C. por A., y todas las partes civiles constituidas, y su dispositivo es el siguiente: "PRIMERO: Se declaran regulares y válidos, en cuanto a la forma, los recursos de apelación interpuestos: a) en fecha 4 de noviembre de 1998, por el Lic. A.B.H., a nombre y representación de la compañía Seguros América, C. por A.; b) en fecha 4 de noviembre de 1998, por el Lic. J.R., a nombre y representación de los Dres. R.Q. y M.B., quienes a su vez representan a la compañía PRODEINSA (Proyectos de Ingeniería, S. A.) y al señor G.M.; c) en fecha 18 de noviembre de 1998, por el Dr. A.B.H., a nombre y representación de la compañía Seguros América, C. por A., del coprevenido G.M. y del Proyecto de Ingeniería, S. A. (PRODEINSA); d) en fecha 18 de diciembre de noviembre de 1998, por el Dr. J.A.C.M., a nombre y representación de la compañía Seguros Patria, S.A.; d) en fecha 26 de noviembre de 1998, por el Dr. D.L., a nombre y representación de la parte civil constituida; todos contra la sentencia No. 106, dictada en atribuciones correccionales, por el Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Azua, en fecha 4 de noviembre de 1998, por haber sido incoado conforme a la ley, y cuyo dispositivo se transcribe a continuación: 'Primero: Ratifica el defecto pronunciado en audiencia en contra de G.M., por no haber comparecido a la audiencia del día 4 de septiembre de 1998, a las 9:00 horas de la mañana, no obstante estar debidamente citado; Segundo: Declara culpable al prevenido G.M., de los delitos de golpes y heridas involuntarios, mediante la conducción de vehículo de motor, conducción a alta velocidad de un camión volteo en zona de construcción de carretera, conducción temeraria y abandono de las víctimas, violación a los artículos 49, letra c, inciso 1; 50, letras a y c; 61 y 65 de la Ley 241, en agravio del L.. F.A.F.G., M.A. (fallecido), L.C.A. y A. de los Santos, en tal virtud se condena a sufrir la pena de dos (2) años de prisión, y al pago de una multa de Dos Mil Pesos (RD$2,000.00), más al pago de las costas; Tercero: Se suspende la licencia de conducir del señor G.M., por un período de un (1) año, a partir del fallo definitivo; Cuarto: Declara no culpable al coprevenido A. de los Santos, del delito de golpes y heridas involuntarios, mediante la conducción de vehículo de motor, violación al artículo 49 de la Ley 241, en agravio del L.. F.A.F.G. y compartes, por no haberlo cometido; en cuanto a él, se declaran las costas de oficio; Quinto: En cuanto a la constitución en parte civil, hecha por J.I.M., en su calidad de madre y tutora legal de F.A.F., procreado con el fallecido L.. F.A.F.G., a través de su abogado constituido y apoderado especial el Dr. D.L., así como la constitución en parte civil hecha por M.N.G. viuda F., en su calidad de cónyuge, superviviente común en bienes del finado, y en representación de sus hijos menores procreados con el finado, J.A. y S.A.F.G.; constitución en parte civil hecha por M.A. y L.O.C.A. y B.C., S.A., en calidad de agraviados, a través de su abogado, en contra de: Proyecto de Ingeniería, S. A. (PRODEINSA), Edificaciones y Carreteras (EDIFICA), R.O.D., G.M. y A. de los Santos, con oponibilidad de la sentencia a Seguros América, C. por A. y Seguros Patria, S.A., las mismas se declaran regulares y válidas en la forma, por haber sido hecha conforme a la ley; Sexto: Declara regular y válida la presente constitución en parte civil, hecha por A. de los Santos y R.O.D., a través de su abogado, Dr. M.G.H., y en contra de G.M. y PRODEINSA, y oponibilidad al fallo contra Seguros América, C. por A., por haber sido hecha conforme a la ley en la forma; Séptimo: En cuanto al fondo de las constituciones en parte civil, hecha por J.I.M., en representación de en ese entonces, su hijo menor, F.A.F.M.; M.N.G. viuda F., en calidad de esposa común en bienes del finado y madre y tutora legal de los hijos menores procreados con el finado cónyuge; M.A., L.O.C.A. y B.C., S.A., se condena a G.M. y Proyectos de Ingeniería, S. A. (PRODEINSA), al pago solidario de las indemnizaciones siguientes: a) a favor de F.A.F.M., representado por J.I.M., la suma de Un Millón de Pesos (RD$1,000,000.00), como justa reparación a los daños materiales y morales por el sufridos, a consecuencia de la pérdida de su padre; b) a favor de M.N.G. viuda F. y de sus hijos menores, J.A. y S.A.F.A., representado por su madre, la suma de Siete Millones de Pesos (RD$7,000,000.00), como justa reparación a los daños materiales y morales por ellos sufridos, a consecuencia de la muerte de su esposo y padre respectivamente; c) a favor de M.A. y L.O.C.A., la suma de Cien Mil Pesos (RD$100,000.00), a cada uno, como justa reparación por los daños físicos y morales por ellos sufridos, a consecuencia del accidente; d) a favor de B.C., S.A., la suma de Setenta y Cinco Mil Pesos (RD$75,000.00), como reparación al daño material sufrido por ella a consecuencia del accidente, más al pago de los intereses legales a título de indemnización suplementaria a partir de la demanda en justicia y hasta el fallo definitivo; Octavo: Declara común y oponible las condenaciones del ordinal séptimo de la compañía Seguros América, C. por A., entidad aseguradora del camión causante del accidente; Noveno: Condena al Proyecto de Ingeniería, S. A. (PRODEINSA) y G.M., en cuanto al fondo solidariamente, a pagarle a R.O.D. y A. de los Santos, respectivamente, la suma de Cien Mil Pesos (RD$100,000.00) a cada uno, como justa reparación por los daños materiales y morales por ellos sufridos a consecuencia del accidente; así como al pago de los intereses legales de dicha suma a título de indemnización complementaria, a partir de la demanda en justicia y hasta el fallo definitivo; Declara común y oponible la presente sentencia a la compañía Seguros América, C. por A., entidad aseguradora del camión causante del accidente; Décimo: Condena a G.M. y Proyectos de Ingeniería, S. A. (PRODEINSA), al pago de las costas civiles, ordenando su distracción en provecho del Dr. D.L., en cuanto sus representados, y a los Dres. M.G.H. y H.E.M.S., quienes afirman haberlas avanzado en su mayor parte; Undécimo: Rechaza las constituciones en parte civil hecha por J.I.M., M.N.G., M.A., L.O.C.A., B.C., S.A., R.O.D. y A. de los Santos, en contra de Construcciones y Carreteras, S. A. (EDIFICA), por ser improcedentes, mal fundadas y carentes de base legal; compensa las costas en cuanto a éstos'; SEGUNDO: Se pronuncia el defecto en contra del señor G.M., en su calidad de prevenido, dominicano, mayor de edad, soltero, chofer, cédula de identidad y electoral No. 037-0020413-8, domiciliado y residente en el Malecón 6, Puerto Plata, R.D., por no haber comparecido a la audiencia no obstante estar legalmente citado; TERCERO: Se declara al prevenido G.M., culpable de violar los artículos 49, letras c y e, inciso 1; 50, letras a y c; 61 y 65 de la Ley 241, en agravio del L.. F.A.F.G., M.A. (fallecido), L.O.C.A. y A. de los Santos, en tal virtud se condena a sufrir la pena de dos (2) años de prisión, y al pago de una multa de Dos Mil Pesos (RD$2,000.00) y la suspensión de la licencia de conducir por un año, a partir del fallo definitivo, más al pago de las costas penales, confirmándose el aspecto penal de la sentencia recurrida; CUARTO: Se declara regular y válido, en cuanto a la forma, las constituciones en parte civil incoadas por los señores: a) J.I.M., en su calidad de madre y tutora legal de F.A.F.G.; b) M.N.G. viuda F., en su doble calidad de esposa superviviente común en bienes con dicho occiso, y de madre y tutora legal de sus hijos menores J.A. y S.A.F.G., procreados durante el matrimonio; M.Á.A. y L.O.C.A., lesionados en el presente accidente; y por B.C., S.A., ésta en calidad de propietario de muebles (mesas billar) dañada en el accidente, hecha dicha constitución en parte civil, en contra de G.M., Proyectos de Ingeniería, S. A. (PRODEINSA), A. de los Santos y

R.O.D., por haber sido incoada conforme a la ley; QUINTO: En cuanto al fondo de la precitada constitución en parte civil, hecha por los señores J.I.M., en su calidad de madre y tutora legal de los menores J.A. y S.A.F.G.; M.Á.A., L.O.C.A. y B.C., S.A., en su enunciada calidad, en contra de G.M., por su hecho personal y Proyectos de Ingeniería, S. A. (PRODEINSA), como persona civilmente responsable, se declara justa; y en consecuencia, se condenan a pagar solidariamente las indemnizaciones siguientes: a) a J.I.M., en su indicada calidad, la suma de Trescientos Mil Pesos (RD$300,000.00); b) a M.N.G. viuda F., en su indicada calidad, la suma de Un Millón de Pesos (RD$1,000,000.00); c) a M.Á.A., en sus aludidas calidades, la suma de Veinte Mil Pesos (RD$20,000.00); d) a L.O.C.A., en su indicada calidad, la suma de Cincuenta Mil Pesos (RD$50,000.00), todos por conceptos de los daños y perjuicios morales y materiales sufridos por ellos a consecuencia del presente accidente, y e) a B.C., S.A., en su indicada calidad, la suma de Setenta y Cinco Mil Pesos (RD$75,000.00), por los daños materiales experimentados en el accidente de que se trata; SEXTO: Se rechaza en cuanto al fondo la constitución en parte civil en contra de A. de los Santos y R.O.D., por improcedente y mal fundada; SÉPTIMO: Se declara regular y válida en cuanto a la forma la constitución en parte civil incoada por A. de los Santos (lesionado) y R.O.D., este en su calidad de propietario del montacarga marca Toyota, chasis 2FD3510137, envuelto en el accidente, en contra de G.M., por su hecho personal y Proyectos de Ingeniería, S. A. (PRODEINSA), ésta en su calidad de persona civilmente responsable, por haber sido hecha, conforme a la ley; y en cuanto al fondo de la referida constitución en parte civil, se condena solidariamente a G.M. y Proyecto de Ingienería, S. A. (PRODEINSA), a pagar las indemnizaciones siguiente a favor de: a) a A. de los Santos, lesionado, la suma de Veinte Mil Pesos (RD$20,000.00); y b) R.O.D., la suma de Cien Mil Pesos (RD$100,000.00), por concepto de las lesiones sufridas por el primero y los daños materiales experimentados por el segundo, en sus indicadas calidades; OCTAVO: Se condena a G.M., Proyecto de Ingeniería, S. A. (PRODEINSA), en sus dichas calidades al pago de los intereses legales de las sumas acordadas a título de indemnización supletoria, a partir de la fecha de la demanda; NOVENO: Se condena a G.M., Proyecto de Ingeniería, S. A. (PRODEINSA), al pago de las costas civiles, con distracción de las mismas en provecho del Dr. D.L., en sus dichas calidades, quien afirma haberlas avanzado en su totalidad; DÉCIMO: Se declara común y oponible a la compañía Seguros América, C. por A., la presente sentencia conforme a la ley, por ser la entidad aseguradora del vehículo generador del daño"; En cuanto a los recursos de casación interpuestos por el Dr. A.B.H., a nombre de la persona civilmente responsable, contra las sentencias incidentales de fecha 20 de septiembre y 25 de octubre de 1999:

Considerando, que el Dr. A.B.H. planteó a la Corte a-qua un primer incidente solicitando el aplazamiento de la audiencia que se celebraba, con el objeto de aportar piezas provenientes de la Secretaría de Estado de Trabajo, lo cual fue rechazado por dicha corte mediante sentencia del 20 de septiembre de 1999, aduciendo que dichos documentos eran innecesarios en razón de que los jueces estaban suficientemente edificados con las demás pruebas sometidas al debate;

Considerando, que asimismo el Dr. B.H. durante la audiencia que se celebró el 25 de octubre de 1999 solicitó el aplazamiento del conocimiento de la misma hasta tanto la Suprema Corte de Justicia fallara lo relativo al recurso contra la sentencia incidental antes mencionada;

Considerando, que la Corte a-qua rechazó este segundo incidente amparándose en lo que dispone la Ley No. 3723, la cual en su artículo 1ro. establece que ni los recursos ordinarios, ni los extraordinarios hacen suspensivo el conocimiento del fondo de los asuntos;

Considerando, que los recurrentes, al no haber depositado un memorial de casación que sustente los agravios contra ambas sentencias incidentales, y al no haber formulado motivación alguna al momento de interponer los recursos contra ambas sentencias, tal como lo establece el artículo 37 de la Ley sobre Procedimiento de Casación a pena de nulidad, dichos recursos están afectados de nulidad; En cuanto al recurso interpuesto contra la sentencia de fondo del 28 de diciembre de 1999:

Considerando, que los recurrentes G.M., Proyectos de Ingeniería, S. A. (PRODEINSA) y Seguros América, C. por A., proponen como medios de casación los siguientes: "Primer Medio: Falta de motivos. Violación del artículo 141 del Código de Procedimiento Civil; Segundo Medio: Falta de base legal; Tercer Medio: Desnaturalización de los hechos";

Considerando, que en sus tres medios, examinados en conjunto por estar estrechamente vinculados, los recurrentes sostienen en síntesis, que la Corte a-qua no ha dado motivos que justifiquen la decisión adoptada, ni en el aspecto penal, ni mucho menos para sustentar las elevadas indemnizaciones otorgadas a las diferentes partes civiles, lo que no permite a la Suprema Corte de Justicia determinar si la ley ha sido correctamente aplicada; además alegan los recurrentes, que la Corte a-qua incurre en el vicio de falta de base legal, en razón de que no se establece de modo fehaciente en qué elementos probatorios se basó la sentencia para justificar las condenaciones impuestas, y por último, los recurrentes sostienen que se han desnaturalizado los hechos y circunstancias del proceso, al atribuirle a los mismos un alcance y un sentido del cual carecen, pero;

Considerando, que para proceder en la forma que lo hicieron, los jueces dijeron haber dado por establecido, mediante las pruebas que le fueron ofrecidas en el plenario, que G.M., conduciendo un camión volteo propiedad de Proyectos de Ingeniería, S. A. (PRODEINSA), transitaba a una velocidad inusual e inadecuada, hasta el grado de que perdió el control del camión, chocando por detrás al que venía conduciendo A. de los Santos, al que hizo volcar, y siguiendo su desenfrenada carrera aplastó mortalmente al vehículo que conducía el Lic. F.F., no obstante los esfuerzos que hizo éste de irse al paseo de la carretera, para dejarle libre el pavimento;

Considerando, que al comprobarse mediante prueba fehaciente, que Proyectos de Ingeniería, S. A. (PRODEINSA), es la propietaria del vehículo causante del accidente, así como que G.M. estaba bajo la subordinación y dependencia de esa entidad, en virtud de los artículos 1382 y 1384 del Código Civil, condenó a la misma al pago de las indemnizaciones en favor de la distintas partes civiles que figuran en el dispositivo de la sentencia, las cuales no son irrazonables, habida cuenta la pérdida de una vida humana y las graves lesiones sufridas por las otras víctimas;

Considerando, que la Corte a-qua no sólo dio motivos justos y pertinentes para justificar su decisión, sino que le dio a los hechos examinados la real connotación que ellos tienen, conforme se ha indicado antes, por lo que tampoco existe falta de base legal, ni desnaturalización de los hechos, por lo que procede rechazar los medios propuestos en el aspecto civil; En cuanto al recurso de G.M., prevenido:

Considerando, que de acuerdo con el artículo 36 de la Ley sobre Procedimiento de Casación, los condenados a una pena que exceda de seis (6) meses de prisión correccional, no podrán recurrir en casación si no estuvieren presos, o en libertad provisional bajo fianza de la jurisdicción de que se trata, lo que se comprobará, según el caso, por una constancia del ministerio público; que en la especie, G.M. fue condenado a dos (2) años de prisión correccional y no se ha comprobado que esté en prisión o en libertad provisional bajo fianza de la Corte a-qua, por lo que su recurso se encuentra afectado de inadmisibilidad; En cuanto al recurso de las partes civiles:

Considerando, que éstas sostienen que la Corte a-qua no ofreció motivos para reducir las indemnizaciones que le fueron otorgadas en primera instancia, por lo que en ese aspecto procede casar la sentencia, pero;

Considerando, que los jueces son soberanos para apreciar la correlación que existe en cada caso, entre la gravedad de los daños materiales y morales recibidos por las víctimas y las indemnizaciones fijadas para ser reparados, lo que no puede ser objeto de casación por parte de la Suprema Corte de Justicia, salvo irrazonabilidad en su cuantía, lo que no ha ocurrido en la especie; por lo cual procede desestimar el medio propuesto.

Por tales motivos, Primero: Admite como intervinientes a F.A.F.M., representado por J.I.M.; M.N.G. viuda F., por sí y por sus hijos menores J.A. y S.A.F.G.; M.A., L.O.C.A. y B.C., S.A., en los recursos de casación incoados por G.M., Proyectos de Ingeniería, S. A. (PRODEINSA) y Seguros América, C. por A., contra la sentencia dictada en atribuciones correccionales por la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de San Cristóbal en fecha 28 de diciembre de 1999, cuyo dispositivo se copia en parte anterior de este fallo; Segundo: Declara nulos los recursos incoados contra las sentencias incidentales del 20 de septiembre y 25 de octubre de 1999; Tercero: Declara inadmisible el recurso de G.M.; Cuarto: Rechaza el recurso de Proyectos de Ingeniería, S. A. (PRODEINSA) y Seguros América, C. por A.; Quinto: Rechaza los recursos incoados por las partes civiles constituidas; Sexto: Condena a G.M. y Proyectos de Ingeniería, S. A. (PRODEINSA), al pago de las costas, con distracción de las mismas en provecho del Dr. D.L., quien afirma haberlas avanzado en su totalidad.

Firmado: H.Á.V., E.H.M., J.I.R., Dulce M.R. de G., V.J.C.E.. G.A., Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran en su encabezamiento, en la audiencia pública del día, mes y año en él expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.