Sentencia nº 29 de Suprema Corte de Justicia, del 13 de Abril de 2005.

Fecha de Resolución:13 de Abril de 2005
Emisor:Segunda Sala
 
CONTENIDO

Fecha: 13/4/2005

Materia: Criminal

Recurrente(s): Procurador General Adjunto de la Corte de Apelación de Santiago

Abogado(s):

Recurrido(s):

Abogado(s):

Intrviniente(s):

Abogado(s):

Dios, Patria y Libertad

República Dominicana

En Nombre de la República, la Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia, regularmente constituida por los Jueces H.Á.V., Presidente; J.I.R., E.H.M., Dulce Ma. R. de G. y V.J.C.E., asistidos de la Secretaria General, en la Sala donde celebra sus audiencias, en la ciudad de Santo Domingo de G., Distrito Nacional, hoy 13 de abril del 2005, años 162 de la Independencia y 142 de la Restauración, dicta en audiencia pública, como Corte de Casación, la siguiente sentencia: Sobre el recurso de casación interpuesto por el Lic. J.C.B.S., Procurador General Adjunto de la Corte de Apelación de Santiago, en nombre de la titular Dra. V.C., mediante escrito motivado depositado en la secretaría de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santiago, contra la sentencia dictada por la Cámara Penal de ese departamento judicial, el 12 de noviembre del 2004, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído a R.R.D., parte recurrida, quien inquirido por la Presidencia de esta Cámara sobre si tenía que hacer algún alegato, respondió: "No tengo nada que alegar";

Oído el dictamen del Magistrado Procurador General de la República;

Visto el escrito motivado mediante el cual se interpone el recurso de casación depositado por el Procurador General Adjunto ya mencionado, en el que se exponen los medios de casación que más adelante se analizarán;

Visto la notificación hecha a R.R.D. y a sus abogados, del recurso de casación que se trata; Visto el memorial de casación suscrito por el Lic. J.C.B.S., quien ratifica que actúa a nombre de la Procuradora General, Dra. V.C., depositado en la secretaría de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santiago, y que desarrolla los medios de casación que más adelante se analizarán;

Visto la Constitución de la República, los Tratados Internacionales suscritos por la República Dominicana; los artículos 381, 386, 393, 399, 418, 419, 425, 426 y 427 del Código Procesal Penal, y 2 y 14, párrafo 2do. de la Ley 278-04 sobre Implementación del Proceso Penal instituido por la Ley 76-02;

Vista la Ley No. 25 de 1991, modificada por la Ley No. 156 de 1997; La Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia después de haber deliberado, y vistos los artículos cuya violación se invoca, así como los artículos 1, 23 y 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación;

considerando, que del examen de la sentencia recurrida y de los documentos que en ella se hace referencia, se evidencian los siguientes hechos: a) que el imputado R.R.D. fue sometido a la acción de la justicia por violación de los artículos 265, 266, 147, 405 y 408 del Código Penal; b) que contra dicho imputado se emitieron nueve (9) mandamientos de prevención por los tres juzgados de instrucción del Distrito Judicial de Santiago, numeros: 249, 266, 269-Bis, 270, 271, 278, 297, y 298, todos con anteriodidad al 27 de septiembre del 2004, fecha de entrada en vigencia del Código Procesal Penal; c) que R.R.D. apoderó al Juez de la Primera Sala de la Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de Santiago de una acción constitucional de habeas corpus; d) que dicho tribunal desestimó dicha acción considerándola improcedente, mediante auto de fecha 26 de octubre del 2004, cuyo dispositivo es el siguiente: "PRIMERO: Se desestima por improcedente la solicitud de mandamiento de habeas corpus incoada por el ciudadano R.R.D.; SEGUNDO: Declara exenta del pago de impuesto, tasas valores, derechos cargos o tributos, la presente solicitud de habeas corpus"; e) que el mismo fue recurrido en apelación por el imputado, razón por la cual intervino la sentencia recurrida en casación dictada por la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santiago el 12 de noviembre del 2004, cuyo dispositivo es el siguiente: "PRIMERO: Declara con lugar el recurso de apelación de que se trata; SEGUNDO: Declara nulos por falta de motivos los mandamientos de prevención No. 249 de fecha 22 de octubre del 2003, emanado del Primer Juzgado de Instrucción de este Distrito Judicial de Santiago; mandamiento de prevención No. 266-2003, de fecha 31 de octubre del 2003, emanado del Tercer Juzgado de Instrucción de este Distrito Judicial de Santiago; mandamiento de prevención No. 269-2003, de fecha 7 de noviembre del 2003, emanado del Tercer Juzgado de Instrucción de este Distrito Judicial de Santiago; mandamiento de prevención No. 269-2003, de fecha 7 de noviembre del 2003, emanado del Segundo Juzgado de Instrucción de este Distrito Judicial de Santiago; mandamiento de prevención No. 270-2003 de fecha 7 de noviembre del 2003 emanado del Tercer Juzgado de Instrucción de este Distrito Judicial de Santiago; mandamiento de prevención No. 271-2003 de fecha 7 de noviembre del 2003 emanado del Tercer Juzgado de Instrucción de este Distrito Judicial de Santiago; mandamiento de prevención No. 278 de fecha 17 de noviembre del 2003, emanado del Tercer Juzgado de Instrucción de este Distrito Judicial de Santiago; mandamiento de prevención No. 298-2003 de fecha 9 de diciembre del 2003 emanado del Segundo Juzgado de Instrucción de este Distrito Judicial de Santiago; mandamiento de prevención 297-2003 de fecha 9 de diciembre del 2003, emanado del Segundo Juzgado de Instrucción de este Distrito Judicial de Santiago que disponen la puesta en estado de prisión definitiva de R.R.D. y/o R.R. y/o R.R. (a) R. (Sic); TERCERO: Ordena la puesta en libertad de R.R.D. y/o R.R. y/o R.R. (a) R. a no ser que se encuentre sirviendo prisión por otra causa; CUARTO: Declara el presente proceso exento de pago de todo impuesto, tasas, valores, derechos, cargos o tributos";

considerando, que el recurrente propone la casación de la sentencia invocando lo siguiente: "Primer Medio: Errónea aplicación de disposiciones de orden legal; Segundo Medio: Sentencia manifiestamente infundada";

considerando, que para revocar la sentencia dictada por el juez de primer grado, que denegó concederle la libertad a R.R.D., rechazando el mandamiento de habeas corpus, y por ende concediéndole su libertad, la corte acogió la tesis sustentada por el impetrante, en el sentido de que de conformidad al artículo 7 de la Ley sobre Implementación del Proceso Penal, su mandamiento de habeas corpus no estaba regido por la estructura liquidadora, puesto que a partir del 27 de septiembre del 2004, entró en vigencia el nuevo Código Procesal Penal que establece en sus artículos 381 y siguientes un nuevo procedimiento sobre habeas corpus, lo que a entender del recurrente, es erróneo, ya que todos los mandamientos de prevención, nueve en total, fueron expedidos antes del 27 de septiembre del 2004, por lo que este proceso debe instruirse conforme a los artículos 2 y 4 de la Ley 278-04 y no por el artículo 7 de la misma;

considerando, que ciertamente, tal y como lo sostiene el Procurador recurrente, la corte hizo una aplicación incorrecta al decidir que el proceso de habeas corpus que estaba conociendo estaba regido por el artículo 7 de la Ley 278-04 sobre Implementación del Proceso Penal, ya que los artículos 2 y 4 de dicha ley son claros y no admiten dudas al respecto, puesto que el caso de la especie debió regirse por la Ley de Habeas Corpus de 1914 y no por el nuevo Código Procesal Penal, en sus artículos 381 y 386, que no son aplicables en la especie; que la corte incurre en otro error al expresar "Que si bien este proceso encuentra su origen en un proceso que es competencia de la estructura liquidadora, no es menos cierto, que se trata de una acción autónoma que guarda independencia del proceso principal" lo que no es cierto, porque los artículos 2 y 4 de la mencionada Ley 278-04 no hacen esa distinción que la corte hizo, por todo lo cual procede acoger el medio propuesto sin necesidad de examinar el otro.

Por tales motivos, Primero: Casa la sentencia dictada por la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santiago el 12 de noviembre del 2004, cuyo dispositivo se copia en parte anterior de este fallo; Segundo: Envía el asunto por ante la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de La Vega; Tercero: Declara las costas de oficio.

Firmado: H.Á.V., J.I.R., E.H.M., Dulce M.R. de G., V.J.C.E., G.A., Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran en su encabezamiento, en la audiencia pública del día, mes y año en él expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.