Sentencia nº 47 de Suprema Corte de Justicia, del 18 de Octubre de 2000.

Fecha de Resolución:18 de Octubre de 2000
Emisor:Segunda Sala
 
CONTENIDO

D., Patria y Libertad

República Dominicana

En Nombre de la República, la Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia, regularmente constituida por los Jueces H.A.V., V.J.C.E. y E.H.M., asistidos de la Secretaria General, en la Sala donde celebra sus audiencias, en la ciudad de Santo Domingo de G., Distrito Nacional, hoy 18 de octubre del 2000, años 157º de la Independencia y 138º de la Restauración, dicta en audiencia pública, como Corte de Casación, la siguiente sentencia:

Sobre el recurso de casación interpuesto por C.M.G.E., dominicano, mayor de edad, cédula de identidad y electoral No. 001-0317919-8, domiciliado y residente en la Avenida Francia No. 92, del sector de G., de esta ciudad, prevenido, contra la sentencia dictada por la Cuarta Cámara Penal del Juzgado de primera Instancia del Distrito Nacional, el 1ro. de octubre de 1998, en atribuciones correccionales, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído al Dr. A.J.G., en la lectura de sus conclusiones, como abogado del recurrente;

Oído al Dr. H.R.R., abogado de la parte interviniente, A.B.B., en la lectura de sus conclusiones;

Oído el dictamen del Magistrado Procurador General de la República;

Vista el acta del recurso de casación levantada en la secretaría de la Cuarta Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional, el 17 de noviembre de 1998, a requerimiento del recurrente, en la que no se indican cuáles son los vicios susceptibles de anular la sentencia recurrida;

Visto el memorial de casación articulado por los abogados del recurrente, D.. D.A.I.R. y A.J.G., en el que se exponen y desarrollan los medios de casación que se esgrimen contra la sentencia;

Visto el memorial de defensa suscrito por el abogado de la parte interviniente;

Vista la Ley No. 25 de 1991, modificada por la Ley No. 156 de 1997; La Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia, después de haber deliberado y visto el artículo 37 de la Ley 675, y los artículos 141 del Código de Procedimiento Civil y 1, 23 y 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación;

Considerando, que del examen de la sentencia, impugnada y de los documentos que en ella se mencionan se infieren como hechos ciertos los siguientes: a) que el 20 de noviembre de 1996, los Sres. J.B.R., inspector; A.. C.A., encargado de la sección de inspección y Arq. L.E.D., director de planeamiento urbano, todos del Ayuntamiento del Distrito Nacional, sometieron por ante el Fiscalizador del Juzgado de Paz para Asuntos Municipales del Distrito Nacional, a C.G., por haber violado la Ley 675; b) que el Juzgado de Paz para Asuntos Municipales de la Palo Hincado apoderado dictó su sentencia el 7 de abril de 1997, cuyo dispositivo aparece copiado en el de la sentencia objeto del presente recurso de casación proveniente de la Cuarta Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional; c) que ésta se produjo en virtud del recurso de alzada elevado por C.M.G.E., inconforme con el fallo de primer grado, y su dispositivo es el siguiente: "PRIMERO: Se declara bueno y válido el recurso de apelación interpuesto por el señor C.G., a través de sus abogados, D.. F.C.M. y la Dra. L.M.P., contra la sentencia No. 23-97 de fecha 7 de abril de 1997, dictada por el Juez de Paz para Asuntos Municipales de la Palo Hincado, cuyo dispositivo es el siguiente: 'Primero: Se declara culpable al señor C.G. de haber violado el artículo 17 de la Ley 687 que deroga el título de la Ley 675, modificada en su artículo 111 por la Ley 3509; Segundo: Se ordena la demolición de todas las anexidades y remodelaciones de la vivienda ubicada en la Av. Francia No. 92, G. de esta ciudad, 1ra. planta; Tercero: Se condena al pago de una multa de Mil Pesos (RD$1,000.00); Cuarto: Se declara buena y válida la constitución en parte civil hecha por el querellante A.B., por conducto de su abogado en contra de C.G., en cuanto a la forma, y en cuanto al fondo, se condena al señor C.G. a una indemnización de Veinticinco Mil Pesos (RD$25,000.00), a favor del señor A.B.; Quinto: Se condena al pago de las costas; Sexto: Se comisiona al ministerial F.V.S., para la notificación de la sentencia'; por haber sido hecho de conformidad con la ley; SEGUNDO: En cuanto al fondo, se varía el ordinal sexto y confirma en sus demás aspectos y ordinales la sentencia recurrida, la cual ha sido copiada precedentemente; TERCERO: Se comisiona al ministerial R.M.A., para la notificación de esta sentencia";

Considerando, que el recurrente, por órgano de su abogado invoca lo siguiente, contra la sentencia recurrida: "Primer Medio: Desnaturalización de los hechos; Segundo Medio: Falta de base legal";

Considerando, que en su segundo medio, examinado en primer lugar, por así convenir a la solución que se le da al caso, el recurrente esgrime que la sentencia contiene una exposición tan incompleta de los hechos que impide que la Suprema Corte de Justicia pueda ejercer su poder de verificación, en el sentido de si se hizo una correcta aplicación de la ley, incurriendo en el vicio de falta de base legal;

Considerando, que al tenor de lo que disponen los artículos 141 del Código de Procedimiento Civil y 23, numeral 5to., de la Ley sobre Procedimiento de Casación, los jueces deben motivar sus sentencias, a fin de que la Suprema Corte determine si se ha hecho una correcta y adecuada aplicación de la ley y el derecho, de manera tal que se salvaguarden las garantías que la Constitución y las leyes ofrecen a los justiciables, lo que no ha sucedido en la especie, ya que en el expediente sólo existe el dispositivo de la sentencia impugnada;

Considerando, que si bien es cierto que la sentencia de primer grado contiene sus motivos, los mismos no fueron adoptados por el juez de alzada, que de haberlo hecho, habría llenado el voto de la ley, pero al no adoptarlos procede casar la sentencia;

Considerando, que cuando una sentencia es casada por la inobservancia de reglas cuyo cumplimiento está a cargo de los jueces, las costas pueden ser compensadas.

Por tales motivos, Primero: Declara regular, en cuanto a la forma, el recurso de casación incoado por C.M.G.E., contra la sentencia dictada en atribuciones correccionales por la Cuarta Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional, del 1ro. de octubre de 1998, cuyo dispositivo se copia en parte anterior de esta sentencia; Segundo: Casa la sentencia y envía el asunto por ante la Novena Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Nacional; Tercero: Compensa las costas.

Firmado: H.A.V., V.J.C.E., E.H.M.. G.A., Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran en su encabezamiento, en la audiencia pública del día, mes y año en él expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifica.