Sentencia nº 49 de Suprema Corte de Justicia, del 6 de Diciembre de 2006.

Fecha de Resolución: 6 de Diciembre de 2006
Emisor:Segunda Sala
 
CONTENIDO

Fecha: 6/12/2006

Materia: Correccional

Recurrente(s): P.C.L., compartes

Abogado(s): Dra. F.M.D. de A., L.. F.M.A.D., F.Y.A.D.

Recurrido(s):

Abogado(s): L.. R.P. de la Cruz, D.. J.F.M.M., José Manuel Rosario Cruz

Intrvniente(s):

Abogado(s):

Dios, Patria y Libertad

República Dominicana

En Nombre de la República, la Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia, regularmente constituida por los Jueces H.A.V., Presidente; J.I.R., E.H.M., Dulce M.R. de G. y V.J.C.E., asistidos de la Secretaria General, en la Sala donde celebra sus audiencias, en la ciudad de Santo Domingo de G., Distrito Nacional, hoy 6 de diciembre del 2006, años 163 de la Independencia y 144 de la Restauración, dicta en audiencia pública, como Corte de Casación, la siguiente sentencia:

Sobre los recursos de casación interpuestos por P.C.L., dominicano, mayor de edad, cédula de identidad y electoral No. 093-0028918-9, domiciliado y residente en calle C No. 7 del sector Piedra Blanca del municipio de Haina, imputado; Caribbean Vessels Service y/o R.S., tercero civilmente responsable y la Compañía de Seguros Magna, S.A., entidad aseguradora, contra la sentencia dictada por la Primera Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de San Cristóbal, el 31 de mayo del 2006, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído al Lic. R.A.P. de la Cruz, conjuntamente con los Dres. J.F.M.M. y J.M.R.C., en representación de C.V.F. y E.C.A., actores civiles;

Oído el dictamen del Magistrado Procurador General de la República, el 25 de octubre del 2006;

Visto el escrito motivado suscrito por la Dra. F.M.D. de A. y las Licdas. F.M.A.D. y F.Y.A.D., a nombre y representación de los recurrentes P.C.L., imputado; Caribbean Vessels Service y/o R.S., terceros civilmente demandados y Compañía de Seguros Magna, S. A, depositado el 12 de junio del 2006, en la Secretaría de la Primera Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de San Cristóbal, mediante el cual interpone dicho recurso de casación;

Visto el escrito de intervención interpuesto por los Dres. J.F.M.M., J.M.R.C. y R.A.P. de la Cruz, a nombre y representación de C.V.F. y E.C.A., depositado el 24 de julio del 2006, en la Secretaría de la Primera Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de San Cristóbal;

Visto la resolución de esta Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia que declaró admisible el recurso de casación de los recurrentes y fijó audiencia para conocer del mismo el 25 de octubre del 2006;

Visto la Ley No. 25 de 1991, modificada por la Ley No. 156 de 1997;

La Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia después de haber deliberado y, visto la Constitución de la República, los Tratados Internacionales sobre Derechos Humanos, de los cuales la República Dominicana es signataria, los artículos 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación; la ley 241 sobre Tránsito de Vehículos, modificada por la ley 114-99 y, 2 de la Ley No. 278-04 sobre Implementación del Proceso Penal, instituido por la Ley No. 76-02;

Considerando, que en la sentencia impugnada y en los documentos que en ella se refieren son hechos constantes los siguientes: a) que el 30 de agosto del 2000 ocurrió un accidente de tránsito cuando chocaron la motocicleta marca Honda 50, asegurada en la compañía seguros Atlanta Insurangel, propiedad de J. de Jesús Familia, conducido por C.V.F. y la camioneta marca Skoda, conducida por P.C.L., propiedad de Caribbean Vessels Service y/o R.S., asegurado con la compañía M., S.A., resultando el motorista y su acompañante con lesiones; b) que apoderado en sus atribuciones correccionales del conocimiento del fondo de la prevención el Juzgado de Paz de Haina, provincia S.C., dictó sentencia el 6 de diciembre del 2001, cuyo dispositivo dice así: APRIMERO: Pronunciar, como al efecto pronunciamos el defecto, en contra de los prevenidos P.C.L. y C.V.F., por no haber comparecido a la audiencia, no obstante estar legalmente citado; SEGUNDO: Declarar, como al efecto declaramos, al prevenido P.C., culpable de violación del artículo 65 de la Ley 241 sobre Tránsito de Vehículos de Motor, en consecuencia se le condena al pago de una multa de Doscientos Pesos (RD$200.00); TERCERO: Descargar, como al efecto descargamos, al señor C.V.F., por no haber violado la Ley 241, y en consecuencia que sean declaradas de oficio las costas penales; CUARTO: Declarar, como al efecto declaramos, buena y válida la constitución en parte civil hecha por E.C.A. y C.V.F., mediante el ministerio de su abogado en procura de indemnización por los daños morales y físicos recibidos a consecuencia del accidente de que se trata, por ser regular en la forma, y en cuanto al fondo, se condena al señor P.C.L., conjuntamente con Caribbean Vessels Service y/o R.S., en sus respectivas calidades, al pago de la siguientes indemnizaciones: Cuatrocientos Mil Pesos (RD$400,000.00), a favor y provecho del señor C.V.F. y Cuatrocientos Mil Pesos (RD$400,000.00), a la señora E.C.A., como justa reparación por los daños morales y materiales (lesiones físicas), ocasionados, todos a consecuencia del accidente de que trata; QUINTO: Condenar, como al efecto condenamos, a C.V.S. y/o R.S., al pago de los intereses legales, a partir de la fecha del accidente a título de indemnización suplementaria; SEXTO: Declarar, como al efecto declaramos, la presente sentencia común y oponible a la compañía de seguros M., S.A., por ser la entidad aseguradora del vehículo al momento del accidente; SÉPTIMO: Condenar como al efecto condenamos a Caribbean Vessels Service y/o R.S., al pago de las costas civiles del procedimiento en distracción y provecho del Dr. R.A.C.N., abogado quien afirma haberla avanzado en su totalidad; c) que dicha decisión fue recurrida en apelación por las partes, siendo apoderada la Primera Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de San Cristóbal, la cual dictó la decisión objeto del presente recurso de casación el 31 de mayo del 2006, y su dispositivo dice así: APRIMERO: Se ratifica el defecto pronunciado en audiencia en contra de C.V.F. y P.C.L., por no haber comparecido no obstante estar regular y válidamente citado; SEGUNDO: Se declara regular, bueno y válido el recurso de apelación intentado por la Dra. F.D. de A., en representación de P.C.L., Caribbean Vessels Service y/o R.S. y la Compañía de Seguros Magna, S.A., contra la sentencia No. 304-00-00468, del 6 de diciembre del 2001, dictada por el Juzgado de Paz de los Bajos de Haina, en sus atribuciones correccionales, por haberse hecho conforme a la ley y el derecho; TERCERO: En cuanto al fondo del referido recurso, la Primera Sala Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de San Cristóbal , obrando por su propia autoridad y conforme a la ley, modifica la sentencia apelada para que diga de la siguiente manera: Declara, como al efecto declaramos, al prevenido P.C.L., culpable de violación a los artículos 65 de la Ley 241 sobre Tránsito de Vehículos de Motor, en consecuencia, se le condena al pago de una multa de Doscientos Pesos (RD$200.00); CUARTO: Descargar como al efecto descargamos al señor C.V.F., por no haber violado la Ley 241 y, en consecuencia, que sean declaradas de oficio las costas; QUINTO: Declarar como al efecto declaramos, buena y válida la constitución en parte civil hecha por E.C.A. y C.V.F., mediante el ministerio de su abogado en procura de pago de indemnización por los daños morales y físicos recibidos a consecuencia del accidente de que se trata, por ser regular y en la forma, y en cuanto al fondo, se condena al señor P.C.L., conjuntamente con Caribbean Vessels y/o R.S., en sus respectivas calidades, a las siguientes indemnizaciones: a) Doscientos Cincuenta Mil Pesos (RD$250,000.00) , a favor y provecho del señor C.V.F., b) Doscientos cincuenta Mil Pesos (RD$250,000.00), a la señora E.C.A., como justa reparación por los daños morales y materiales (lesiones físicas) ocasionados, todo a consecuencia del accidente de que se trata; SEXTO: Condenar como al efecto condenamos a Caribbean Vessels Service y/o R.S., al pago de los intereses legales, a partir de la fecha del accidente a título de indemnización supletoria; SEPTIMO. Condena a T.B., S.A., en su calidad de persona civilmente responsable, al pago de los intereses de la anterior suma acordada a título de la indemnización complementaria, a favor de los reclamantes, a partir de la fecha de la demanda; OCTAVO: Condenar como al efecto condenamos a Caribbean Bessels Service y/o R.S., al pago de las costas civiles del procedimiento en distracción y provecho de los Dres. J.M.R.C. y J.F.M.M., quien afirma haberlas avanzado en su totalidad; NOVENO: Se declara la sentencia en el aspecto civil común y oponible a la compañía de seguros M. de Seguros, S.A., hasta la cobertura de la póliza; DECIMO: Condena a P.C.L., Caribbean Bessels Service y/o R.S., Transporte Beltre, S.A., y la compañía de Seguros Magna, S.A., al pago de las costas civiles del procedimiento con distracción a favor y provecho del abogado concluyente

Considerando, que los recurrentes proponen los siguientes medios contra la decisión impugnada: AAPrimer Motivo: Por inobservancia y errónea aplicación de las disposiciones de orden legal, constitucional y los tratados internacionales; Segundo Motivo: Sentencia manifiestamente infundada; Tercer Motivo: Violación al artículo 24 del Código Procesal Penal relativo al principio fundamental sobre la obligatoriedad de los jueces de motivar sus decisiones;

Considerando, que por la solución que se dará al caso, sólo se procederá a analizar el segundo medio planteado por los recurrentes;

Considerando, que en el desarrollo de su segundo medio, los recurrentes plantean: AQue la Juez al dictar su sentencia no valoró, ni ponderó, ni juzgó sobre el pedimento que le hiciera la Dra. F.D. de A. a nombre del imputado y demás partes que representa, cuando en el ordinal cuarto expresa: A.: Que la sentencia a intervenir no le sea oponible a la compañía de seguros Segna (Magna), por lo que, además, le pedimos que excluyais a dicha compañía, ya que en el expediente se encuentra depositada una certificación (depositada por la parte civil) de fecha 16/10/03 donde se certifica de que al momento del accidente la póliza estaba cancelada. Este fue el motivo para que el Dr. R.C., quien llevó el caso ante el Tribunal de Primer grado, no lo siguiera, ya que ni a él ni a las partes civiles la compañía les pagó;

Considerando, que tal y como lo alegan los recurrentes, estos, por medio de su abogada constituida, en sus conclusiones, expusieron al Tribunal a-quo lo antes señalado, ya que transcribe en su sentencia dichas conclusiones;

Considerando, que el examen del fallo impugnado y del análisis del caso ponen de manifiesto, que tal como alega los recurrentes, el Tribunal a-quo no decidió sobre este aspecto planteado por ellos, dejando de estatuir sobre algo que se le imponía resolver, dadas las circunstancias procesales bajo cuyo imperio se estaba debatiendo el caso; por todo lo cual procede acoger el medio propuesto sin necesidad de analizar los demás medios;

Considerando, que cuando una sentencia es casada por una violación a las reglas cuya observancia esté a cargo de los jueces, las costas pueden ser compensadas.

Por tales motivos, Primero: Admite como intervinientes a C.V.F. y E.C.A. en el recurso de casación incoado por P.C.L., Caribbean Vessels Service y/o R.S. y Compañía de Seguros Magna, S. A, contra la sentencia dictada por la Primera Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia del Distrito Judicial de San Cristóbal el 31 de marzo del 2006, cuyo dispositivo aparece copiado en parte anterior del presente fallo; Segundo: Declara con lugar dicho recurso; Tercero: Envía el asunto por ante la Segunda Cámara Penal del Juzgado de Primera Instancia de San Cristóbal para una nueva valoración del recurso de apelación; Cuarto: Compensa las costas.

Firmado: H.A.V., J.I.R., E.H.M., Dulce M.R. de G., V.J.C.E., G.A., Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran en su encabezamiento, en la audiencia pública del día, mes y año en él expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.