Sentencia nº 73 de Suprema Corte de Justicia, del 22 de Diciembre de 2008.

Fecha de Resolución:22 de Diciembre de 2008
Emisor:Segunda Sala
 
CONTENIDO

Fecha: 22/12/2008

Materia: Correccional

Recurrente(s): J.F. de los Santos

Abogado(s): L.. G.M.P.

Recurrido(s):

Abogado(s):

Intrviniente(s):

Abogado(s):

Dios, Patria y Libertad

República Dominicana

En Nombre de la República, la Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia, regularmente constituida por los Jueces H.Á.V., Presidente; J.I.R., E.H.M., Dulce Ma. R. de G. y V.J.C.E., asistidos de la Secretaria General, en la Sala donde celebra sus audiencias, en la ciudad de Santo Domingo de G., Distrito Nacional, hoy 22 de diciembre de 2008, años 165° de la Independencia y 146° de la Restauración, dicta en audiencia pública, como Corte de Casación, la siguiente sentencia:

Sobre el recurso de casación interpuesto por J.F. de los Santos, dominicano, mayor de edad, cédula de identidad y electoral núm. 001-1665944-2, domiciliado y residente en la calle M.P. núm. 61 del municipio de Nagua, provincia M.T.S., imputado y civilmente demandado, contra la sentencia dictada por la Primera Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional el 14 de mayo de 2008, cuyo dispositivo se copia más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído a la Licda. I.P., en representación del L.. G.M.P., quien actúa a nombre del recurrente;

Oído el dictamen del Magistrado Procurador General de la República;

Visto el escrito motivado mediante el cual el recurrente J.F. de Los Santos, por intermedio de su abogado, el Lic. G.M.P., interpone el recurso de casación, depositado en la secretaría de la Corte a-qua, el 29 de mayo de 2008;

Visto la resolución de la Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia que declaró admisible en el aspecto civil el recurso de casación interpuesto por el recurrente, y fijó audiencia para conocerlo el 12 de noviembre de 2008;

Visto la Ley núm. 25 de 1991, modificada por la Ley núm. 156 de 1997;

La Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia después de haber deliberado, y vistos los artículos 49 numeral I, 65 de la Ley 241, sobre Tránsito de Vehículos; 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación, y 70, 418, 419, 420, 421, 422, 425, 426 y 427 del Código Procesal Penal;

Considerando, que en la decisión impugnada y en los documentos que en ella se refieren, son hechos constantes los siguientes: a) que el 20 de enero de 2003 ocurrió un accidente de tránsito en el Km. 22 de la autopista D., cuando el jeep marca C., conducido por J.F. de los Santos, atropelló a G.E.V., quien falleció a consecuencia del accidente: b) que para el conocimiento del fondo del asunto fue apoderada el Juzgado de Paz Especial de Tránsito del Distrito Nacional, S.I., el cual dictó sentencia el 14 de enero de 2005, cuyo dispositivo se encuentra copiado en el de la decisión impugnada; c) que con motivo del recurso de alzada interpuesto, intervino el fallo dictado por la Primera Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional, el 14 de mayo de 2008, y su dispositivo es el siguiente: “PRIMERO: Declara con lugar el recurso de apelación interpuesto por el Dr. J.L. de los Santos Suazo, actuando a nombre y represtación del imputado J.F. de los Santos y F. de los Santos o American Motors, S.A., en fecha veintinueve (29) del mes de abril del año dos mil cinco (2005), en contra de la sentencia marcada con el No. 012-2005, de fecha catorce (14) del mes de enero del año dos mil cinco (2005), dictada por la Segunda Sala del Juzgado de Paz Especial de Tránsito del Distrito Nacional, cuyo dispositivo es el siguiente: ‘Primero: Se pronuncia el defecto en contra del prevenido J.F. de los Santos, toda vez que fue citado como ordena la ley y éste no obtemperó a dicho requerimiento; Segundo: Declara al prevenido J.F. de los Santos, dominicano, mayor de edad, cédula de identidad y electoral núm. 001-1665944-2, según consta en el expediente, culpable haber incurrido en violación a los artículos 49 numeral 1, 61 y 65 de la Ley 241, sobre Tránsito de Vehículos, en consecuencia se le condena a cumplir una pena de dos (2) años de prisión correccional, y al pago de una multa de Ocho Mil Pesos (RD$8,000.00), se condena además al pago de las costas penales; Tercero: Se ordena la suspensión de la licencia de conducir marcada con el No. 4345571, emitida a favor del señor J.F. de los Santos, por un período de dos (2) años; Cuarto: Declara regular y válida, en cuanto a la forma la constitución en parte civil intentada por los señores Dulce M.V., en su calidad de madre de la señora G.E.V. (occisa) y Firo de la Rosa, en su calidad de padre y tutor de los menores R.R. y O.R., procreado con la señora G.E.V. (muerta en el accidente), a través de su abogado constituido y apoderado especial el Dr. E.R., en contra del señor J.F. de los Santos, en su calidad de conductor, F. de los Santos o American Motors, S.A., en su calidad de propietario del vehículo envuelto en el accidente, persona civilmente responsable y La Internacional, S.A., como aseguradora del vehiculo placa No. ENX-902, por haber sido hecha en tiempo hábil y de acuerdo a los reglamentos legales; Quinto: En cuanto al fondo de dicha constitución en parte civil, condena a los señores J. de los Santos y F. de los Santos o American Motors, S.A., en su indicada calidad, al pago de una indemnización por la suma de: a) Dos Millones de Pesos (RD$2,000,000.00), a favor y provecho del menor O.R. de la Rosa Viloria, como justa reparación por los daños morales y materiales sufrido a consecuencia de la muerte de su madre; b) Dos Millones de Pesos (RD$2,000,000.00), a favor y provecho del menor R.R. de la Rosa Viloria, como justa reparación por los daños morales y materiales sufrido a consecuencia de la muerte de su madre, pagadero en manos del señor F. de la Rosa, en su calidad de padre y tutor de los menores; c) Quinientos Mil Pesos (RD$500,000.00), a favor de la señora D.M.V., como justa reparación por los daños morales y materiales sufrido a consecuencia de la muerte de su hija; Sexto: Condena además a los señores J.F. de los Santos y F. de los Santos o American Motors, S.A., en su indicada calidad, al pago de los intereses legales de las sumas referidas en el párrafo anterior, a título de indemnización complementaria, contando a partir de la fecha de la presente sentencia; Séptimo: Condena a los señores J.F. de los Santos y F. de los Santos o American Motors, S.A., en su indicada calidad, al pago de las costas civiles del procedimiento a favor y provecho del Dr. E.R., quien afirma haberla avanzado en su totalidad; Octavo: Declara oponible la presente sentencia a la compañía La Internacional, S.A., en su calidad de entidad aseguradora del vehículo tipo jeep, marca C., modelo 86, de color azul, placa No. ENX-902, chasis No. 1JCWC7560GT0523, mediante póliza No. DSD-T014-F, la cual vence en fecha 26 de enero de 2003, al momento del accidente causante del mismo cubriendo su propia responsabilidad civil’; SEGUNDO: En cuanto al fondo, la Corte después de haber deliberado y obrando por propia autoridad, acoge parcialmente el recurso de apelación de que se trata, y en consecuencia, modifica los ordinales cuarto (4to.), quinto (5to.) y séptimo (7mo.) de la decisión recurrida, y en tal sentido se excluyen los nombres del señor F. de los Santos o Amercan Motors, S.A., por éstos no ser parte en el presente proceso; TERCERO: Deja sin efecto el ordinal sexto (6to.) de la sentencia recurrida, que condenó a los señores J.F. de los Santos y F. de los Santos o American Motors, S.A., al pago de los intereses legales, por los motivos precedentemente expuestos, y confirma en sus demás aspectos la misma; CUARTO: Se declaran de oficio las costas penales del procedimiento causadas en grado de apelación; QUINTO: Declara que la lectura de la presente decisión equivale a notificación para las partes presentes, una vez hayan recibido copia de la misma, entrega que procederá a hacer en lo inmediato la secretaria de este Tribunal a las partes que se encontraren presentes y/o representadas”;

Considerando, que el recurrente J.F. de los Santos, en su recurso de casación, establece lo siguiente: “Primer Medio: Violación del artículo 8 numeral 2 literal j de la Constitución, violación al artículo 8 numeral 1 de la Convención Interamericana de Derechos Humanos y violación al artículo 47 de la Constitución. El imputado fue condenado a cumplir una pena de dos años sin haber sido legalmente citado en el aspecto penal. Se le violó su derecho de defensa. La Corte confirma el defecto y si observamos el acto de emplazamiento al que hace alusión la Corte para ratificar el mismo, éste fue realizado a requerimiento de los actores civiles en cuanto a sus pretensiones y este no ponía en movimiento la acción penal; Segundo Medio: Indemnizaciones desproporcionadas. No existe prueba documental que avale el vínculo legal existente entre los reclamantes y la occisa, por lo que queda evidenciado que la indemnización carece de base legal”;

Considerando que en su recurso de casación el recurrente invoca en síntesis, lo siguiente: “I. manifiesta en la motivación de la sentencia. La Corte en el aspecto civil confirma el monto indemnizatorio de la condenación sin justificar causa y razón, siendo las sumas irrazonables”;

Considerando, que en relación a los medios invocados por el recurrente, se analizan en conjunto por la solución que se la dará al caso;

Considerando, que la Corte a-qua para confirmar la decisión de primer grado y condenar a J.F. de los Santos, al pago de una indemnización de Dos Millones de Pesos ($2,000,000.00), a favor de O.R. de la Rosa Viloria, por los daños y perjuicios morales recibidos a consecuencia de la pérdida de su madre; Dos Millones de Pesos (RD$2,000,000.00), a favor de R.R. de la Rosa, hijo de la occisa, pagadero en manos del señor F. de la Rosa, en su calidad de padre y tutor de los menores; y Quinientos Mil Pesos (RD$500,000.00), a favor de la señora D.M.V., como justa reparación por los daños morales sufridos a consecuencia de la muerte de su hija, dio por establecido que contrario a lo alegado por el impugnante, el fallo atacado contiene motivos de hecho y derecho que justifican su dispositivo, que en la decisión recurrida se consigna claramente que las indemnizaciones impuestas al imputado a favor de los menores hijos de la occisa son pagaderos en manos del señor F. de la Rosa, en su calidad de padre y tutor de los menores, y que el pago de la indemnización a que fue condenado también el imputado a favor y provecho de D.M.V., ha sido como justa reparación por los daños morales y materiales sufridos a consecuencia de la muerte de su hija; que los jueces del fondo son soberanos para fijar en cada caso particular el monto de las indemnizaciones a que tienen derecho las víctimas de un accidente por los daños y perjuicios que les sean ocasionados, a menos que las mismas sean desproporcionadas con el perjuicio sufrido, como ocurre en la especie, por lo que la Corte a-qua, al fallar como lo hizo, incurrió en falta de fundamentacion que justifique el dispositivo de la decisión atacada, por lo que procede declarar con lugar el presente recurso de casación y enviarlo a otro tribunal de la misma categoría a los fines de que se realice una nueva valoración del recurso de apelación en el aspecto civil;

Considerando, que cuando una sentencia es casada por una violación a las reglas cuya observancia esté a cargo de los jueces, las costas pueden ser compensadas.

Por tales motivos, Primero: Declara con lugar los recursos de casación interpuestos por J.F. de los Santos, contra la sentencia dictada por la Primera Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional el 14 de mayo de 2008, cuyo dispositivo aparece copiado en parte anterior del presente fallo; Segundo: Casa la referida sentencia y ordena el envío del proceso por ante la Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Santo Domingo, a los fines de que realice una nueva valoración del recurso de apelación en el aspecto civil; Tercero: Se compensan las costas.

Firmado: H.Á.V., J.I.R., E.H.M., Dulce M.R. de G., V.J.C.E., G.A., Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran en su encabezamiento, en la audiencia pública del día, mes y año en él expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.