Sentencia nº 74 de Suprema Corte de Justicia, del 6 de Octubre de 2006.

Fecha de Resolución: 6 de Octubre de 2006
Emisor:Segunda Sala
 
CONTENIDO

Fecha: 6/10/2006

Materia: Correccional

Recurrente(s): J.R.S., Corporación Avícola Ganadera Jarabacoa.

Abogado(s): L.. H.L.B..

Recurrido(s):

Abogado(s): D.. F.R.S.R., R.O.S.R..

Intrvniente(s):

Abogado(s):

Dios, Patria y Libertad

República Dominicana

En Nombre de la República, la Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia, regularmente constituida por los Jueces H.Á.V., Presidente; J.I.R., D.R. de G. y V.J.C.E., asistidos de la Secretaria General, en la Sala donde celebra sus audiencias, en la ciudad de Santo Domingo de G., Distrito Nacional, hoy 6 de octubre del 2006, años 163 de la Independencia y 144 de la Restauración, dicta en audiencia pública, como Corte de Casación, la siguiente sentencia:

Sobre el recurso de casación interpuesto por J.R.S., dominicano, mayor de edad, cédula de identidad y electoral No. 095-0007851-5, domiciliado y residente en la calle Primera casa No. 5, Residencial Aurora del sector de Arroyo Hondo de esta ciudad, y la Corporación Avícola Ganadera Jarabacoa, entidad comercial formada acorde con las leyes de la República, con su domicilio establecido en el municipio Santo Domingo Norte, de la provincia Santo Domingo, contra la sentencia dictada por la Primera Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional el 23 de mayo del 2006, cuyo dispositivo aparece copiado más adelante;

Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;

Oído el dictamen del Magistrado Procurador General de la República;

Visto el escrito del L.. H.L.B., depositado en secretaría de la Corte a-qua el 26 de mayo del 2006, mediante el cual interpone dicho recurso, actuando a nombre y representación de los recurrentes;

Visto el escrito de contestación al recurso de casación depositado por los Dres. F.R.S.R. y R.O.S.R., actuando a nombre y representación de C.R.S., agraviado y actor civil;

Visto la resolución de la Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia que declaró admisible el recurso de casación interpuesto por los recurrentes, y fijó audiencia para conocerlo el 25 de agosto del 2006;

Visto la Ley No. 25 de 1991, modificada por la Ley No. 156 de 1997;

La Cámara Penal de la Suprema Corte de Justicia después de haber deliberado y, vistos los artículos 2 de la Ley No. 278-04 sobre Implementación del Proceso Penal instituido por la Ley 76-02; 418, 419, 420, 421, 422, 425, 426 y 427 del Código Procesal Penal y, 1 y 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación;

Considerando, que en la sentencia impugnada y en los documentos a que ella se refiere, son hechos constantes los siguientes: a) que con motivo de un accidente ocurrido el 9 de julio del 2002 cuando el camión Mitsubishi, conducido por J.F.S., atropelló a C.R.S., quien estaba reparando un vehículo en el área de despacho de la compañía Bakery Industrial, produciéndole graves lesiones; b) que como consecuencia de este hecho, fue interpuesta una demanda en daños y perjuicios en fecha 28 de febrero del 2003 y apoderado el Juzgado de Paz Especial de Tránsito del Distrito Nacional, S.I., falló el asunto el 29 de noviembre del 2005, y su dispositivo aparece copiado en el de la decisión impugnada; c) que recurrida en apelación esta sentencia, fue apoderada la Primera Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional, la cual pronunció su fallo el 23 de mayo del 2006, cuyo dispositivo dice así: APRIMERO: Declara con lugar el recurso de apelación interpuesto por: a) El Lic. H.L.B., actuando a nombre y representación de J.F.S., Corporación Avícola Ganadera Jarabacoa y la Superintendencia de Seguros, interventora de seguros Segna, en fecha ocho (8) del mes de marzo del año dos mil seis (2006); b) El Licdo. S.R.M.R. y O.A.M., actuando a nombre y representación de la Corporación Avícola y Ganadera, Superintendencia de Seguros, S.A., y el señor J.A.F.S., en fecha veintidós (22) de marzo del año dos mil seis (2006); ambos en contra de la sentencia marcada con el número 531-2005 de fecha veintinueve (29) del mes de noviembre del año dos mil cinco (2005), dictada por el Juzgado de Paz Especial de Tránsito del Distrito Nacional, S.I., por haber sido hecho en tiempo hábil y conforme a la ley; sentencia cuyo dispositivo es el siguiente: >Primero: Declarar, como al efecto declaramos el defecto en contra de los señores J.F.S. y C.R.S. (Sic), por no comparecer no obstante estar debidamente citados; Segundo: Declarar, como al efecto declaramos, al señor J.F.S., dominicano, mayor de edad, portador de la cédula de identidad y electoral No. 095-0007851-5, domiciliado y residente en la calle Primera No. 5, residencial Aurora, A.H., D.N.; culpable de violar las disposiciones de la Ley 241, sobre Tránsito de Vehículos; muy especialmente los artículos 46-c, 65 y 74 de la Ley 241, sobre Tránsito de Vehículos y sus modificaciones; en consecuencia, se le condena al pago de una multa de Dos Mil Pesos (RD$2,000.00), así como al pago de las costas penales del proceso, acogiendo a su favor circunstancias atenuantes; Tercero: Declarar, como al efecto declaramos, al señor C.R.S. (Sic), dominicano, mayor de edad, portador de la cédula de identidad y electoral No. 001-12045356, domiciliado y residente en la calle el Sol, No. 47, Palma Real, D.N., no culpable de violar las disposiciones de la Ley 241, sobre Tránsito de Vehículos, modificada por la Ley 114-99, en consecuencia se le descarga de toda responsabilidad penal, declarando las costas penales de oficio a su favor, por haber sido descargado; Cuarto: Declarar, como al efecto declaramos, buena y válida en cuanto a la forma, la constitución en parte civil realizada por el señor C.R.S., en calidad de agraviado, a través de sus abogados D.. R.O.S.R. y F.R.S., en contra del señor J.F.S., por su hecho personal y la compañía Avícola y Ganadera Jarabacoa, C. por A. (Pollo Cibao) como entidad civilmente responsable y beneficiario de póliza del vehículo placa No. LC-9574, chasis No. FE535BA00149; Quinto: En cuanto al fondo de dicha constitución en parte civil, condenar, como al efecto condenamos a J.F.S. y solidariamente con la compañía Avícola y Ganadera ]arabocoa, C. por A., en su indicada calidad, al pago de la suma de Cien Mil Pesos (RD$100,000.00) a favor del señor C.R.S., como justa reparación por los daños morales, lesiones físicas sufridas por ella a consecuencia del accidente de que se trata; Sexto: Condenar, como al efecto condenamos, a J.A.F.S. y solidariamente con Corporación Avícola y G.J., en su indicada calidad, al pago de un uno por ciento (1%) de interés mensual, de la sumas arriba indicadas, a título de indemnización complementaria, contados a partir de la fecha de la presente sentencia; Séptimo: Condenar, como al efecto condenamos a J.A.F.S. y solidariamente con Corporación Avícola y G.J., en su indicada calidad, al pago de las costas civiles del procedimiento, a favor y provecho de los Dres. R.O.S. y F.R.S., abogados de la parte civil constituida, quienes afirman haberlas avanzado en su totalidad; Octavo: Declarar, como al efecto declaramos, la presente sentencia común y oponible a la compañía Segna, S.A., por ser la entidad aseguradora del vehículo causante del accidente=; SEGUNDO: En cuanto al fondo, la Corte después de haber deliberado y obrando por propia autoridad, modifica los ordinales sexto y octavo de la sentencia recurrida, en tal sentido: TERCERO: Revoca el pago de uno por ciento (01 %) por concepto de intereses legales a favor del recurrido C.R.S. (Sic), por las razones expuestas en el cuerpo de esta sentencia; CUARTO: Excluye del presente proceso a la Compañía Nacional de Seguros (Segna, S. A.), toda vez que no se estableció su condición de aseguradora del vehículo causante del accidente; QUINTO: Confirma los demás aspectos de la sentencia recurrida; SEXTO: Compensa las costas del procedimiento; SÉPTIMO: La presente sentencia vale notificación para las partes, quienes quedaron citados mediante sentencia en la audiencia de fecha 8 del mes de mayo del 2006;

Considerando, que en sus motivos, el abogado de los recurrentes, fundamenta su recurso alegando, en síntesis, lo siguiente: A.M.: Cuando la sentencia de la Corte de Apelación sea contradictoria con un fallo anterior de ese mismo Tribunal o la Suprema Corte de Justicia; que la Corte no ponderó ni decidió lo contenido en los motivos del recurso de apelación, específicamente lo referente a la inaplicabilidad de la Ley 241, en razón de lo establecido en su artículo 1 y lo decidido por la jurisprudencia de la Suprema Corte de Justicia, estableciendo que los accidentes ocurridos dentro de una propiedad privada, la Ley 241 es inaplicable, por lo que no puede haber condena contra el recurrente; Segundo Motivo: Cuando la sentencia sea manifiestamente infundada; que la Corte estaba en la obligación de examinar, no solo el aspecto penal, sino también hacer una comprobación de cada uno de los medios probatorios que solicitamos en nuestro recurso de apelación, que expusimos, tanto en la instancia como en el plenario, las contradicciones cometidas por la Magistrado de primer grado, y que consistió en el hecho de que acoge un acto hecho valer por la parte civil, el día del conocimiento del fondo, cuya fecha es anterior a la fecha en que se redactó el acta policial, es decir cuando el Tribunal ni siquiera estaba apoderado para conocer del caso, y más aun de que este acto emplaza a las partes a comparecer cuando el acta policial no existía; lo cual demuestra que el Tribunal no estaba apoderado de esta demanda, toda vez de que el acta policial es una de las piezas por la cual el ministerio público o la parte demandante apodera al Tribunal para conocer el hecho; que la Corte a-qua no respondió lo planteado referente al objeto de la demanda, en razón de que no se tenía un documento base, como el acta policial, para poder entablar una demanda por la vía penal; que el Tribunal a-quo establece que el accidente ocurre en el área de despacho de la razón social Bakery Industrial y que la Corte estaba en la obligación de estudiar y responder este aspecto planteado, pues no puede haber aplicación de violación a la Ley 241 dentro de una propiedad privada y no puede haber sanción contra el recurrente;

Considerando, que tal como exponen los recurrentes, el tribunal de primer grado estaba apoderado de una demanda en daños y perjuicios, y que como estaba mal encausada por la vía penal y no civil como correspondía, se vieron en la necesidad de proveerse la prueba que le diera base en el aspecto penal, de lo cual no estaba apoderado el Tribunal, que por tanto, siendo erróneo el apoderamiento y el encausamiento de la demanda, al ser recurrida en apelación la Corte a-qua debió revocar la misma por falta de competencia del tribunal de primer grado, situación ésta de orden público, sin embargo no lo hizo así y en cambio solo se limitó a modificarla en cuanto al interés legal y a la exclusión de la compañía aseguradora del proceso y confirmar en los demás aspectos; por lo que procede anular la sentencia recurrida, por ser la competencia una cuestión de orden público que puede ser invocada en todo estado de causa;

Considerando, que cuando una sentencia es casada por una violación a las reglas cuya observancia esté a cargo de los jueces, las costas pueden ser compensadas.

Por tales motivos, Primero: Declara con lugar el recurso de casación interpuesto por J.R.S. y Corporación Avícola Ganadera Jarabacoa, contra la sentencia dictada por la Primera Sala de la Cámara Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional el 23 de mayo del 2006, cuyo dispositivo se copia en parte anterior de este fallo; Segundo: Casa sin envío la referida decisión al no quedar nada por juzgar; Tercero: Compensa las costas.

Firmado: H.Á.V., J.I.R., D.R. de G., V.J.C.E., G.A., Secretaria General.

La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran en su encabezamiento, en la audiencia pública del día, mes y año en él expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.